oriente próximo.

Crece la tensión entre Hamás y la ANP tras graves tiroteos

01.06.2009 | 00:30
Choques. Policías palestinos inspeccionan el lugar del tiroteo.
Choques. Policías palestinos inspeccionan el lugar del tiroteo.

Los enfrentamientos en Cisjordania dejan seis muertos. El movimiento islámico amenaza con romper el diálogo de reconciliación interpalestino

La tensión entre Hamás y la Autoridad Nacional Palestina (ANP) regresó ayer a niveles desconocidos desde hace meses tras un enfrentamiento armado que causó seis muertos en la ciudad cisjordana de Kalkilia.
Tras este enfrentamiento, Hamás amenazó con romper el diálogo de reconciliación interpalestino que se lleva a cabo con mediación de El Cairo.
La violencia estalló poco después de la medianoche, cuando dos milicianos abrieron fuego contra policías palestinos que hacían la ronda nocturna, se refugiaron en un edificio, "les lanzaron granadas y explosivos, y se negaron a rendirse", según el portavoz de la seguridad palestina, Adnan al Dameiri.
El canal de televisión de Hamás, Al Aksa, informó poco después de que las fuerzas del orden leales al presidente de la ANP y líder de Al Fatah, Mahmud Abás, estaban intentando arrestar a dos miembros de las Brigadas de Azedín al Kasam, el brazo armado del movimiento islamista.
Los policías pidieron entonces ayuda a una unidad conjunta de los servicios de seguridad palestinos que comenzó un tiroteo "que duró varias horas", en palabras de un testigo de los hechos.
Las fuerzas de seguridad trajeron incluso a las familias de los milicianos para intentar en vano convencerles de que se entregasen. Las fuerzas de la ANP entraron en el inmueble tras asegurarse de que los miembros de Hamás habían perecido en el intercambio de fuego.
Tres agentes de policía, dos milicianos islamistas y el dueño del edificio donde se refugiaron los hombres armados de Hamás son las víctimas mortales del choque, el más violento desde los seis días de enfrentamientos en junio de 2007.
Tensión. El incidente de ayer, elevó notablemente la tensión entre Hamás y Al Fatah, que deberían alcanzar un acuerdo de reconciliación en El Cairo antes del próximo 7 de julio, según la fecha tope que marcó el mediador, Egipto, tras meses de negociaciones fallidas.
Desde Hamás atribuyeron a Abás la responsabilidad personal del asesinato de sus "santos luchadores". "Tampoco excusamos a los líderes de Al Fatah de su responsabilidad", matizaron.
Ihab al Ghusein, portavoz del Ministerio de Interior del Gobierno de Hamás en Gaza, calificó lo sucedido de acto de "alta traición" contra la resistencia palestina ante la ocupación israelí.
Por su parte, Abás advirtió de que su aparato de seguridad "golpeará con puño de hierro a cualquiera que trate de perturbar la estabilidad en Cisjordania".

Enlaces recomendados: Premios Cine