Protestas contra el régimen

Mueren un niño y un manifestante por disparos en Siria

Las fuerzas de seguridad siguen reprimiendo con dureza las protestas contra el régimen de Bashar al Asad

16.07.2011 | 16:44

Un niño de seis meses de edad y al menos un manifestante murieron hoy por los disparos de las fuerzas de seguridad en los alrededores de Damasco y en la provincia de Deir el Zour (este), según informaron las redes opositoras sirias.

El bebé, identificado como Mohamed Sabura, falleció por las heridas de los disparos, que también hirieron de gravedad a su madre, que ahora reposa en la unidad de cuidados intensivos de un hospital en la localidad de Qatana, indicaron los Comités de la Coordinación Local de Siria.

Asimismo, un grupo señaló que un joven perdió la vida por "los intensos e indiscriminados disparos de las fuerzas de seguridad" en la ciudad de Albu Kamal, ubicada en la provincia de Deir el Zour, aunque la red opositora Sham eleva la cifra de víctimas a dos muertos y cuatro heridos en esa misma localidad.

Los Comités de Coordinación Local de Siria afirmaron también que los habitantes de Edleb, norte de Siria, anunciaron hoy un paro general para mañana, domingo. en protesta por las "feroces detenciones de jóvenes, la tortura y el brutal trato que reciben los presos en las cárceles del régimen", indica la red.

El mismo grupo, denunció que se escuchan intensas ráfagas de disparos en los barrios de Al Jalediya y Al Bayada en la ciudad de Homs, que permanecen vacías de gente.

Al menos 32 personas murieron el viernes en diversas provincias de Siria y más de cien resultaron heridas por los disparos de las fuerzas de seguridad durante la jornada de protestas bautizada como "Viernes de los cautivos por la libertad", según informaron hoy grupos opositores.

Por otra parte, varios artistas, detenidos con violencia cuando participaban el pasado miércoles en una manifestación de intelectuales, actores, escritores y periodistas en el centro Damasco, fueron liberados hoy.

Entre ellos destaca la actriz Muna Eskaf, quien en declaraciones a televisiones árabes denunció el maltrato que ella y los otros liberados sufrieron durante la detención.

"Pido al Gobierno que nos proteja de los matones. Yo tengo el derecho de manifestarme pacíficamente. He sido tratada de manera humillante, aunque los jóvenes varones fueron los más golpeados", relató.

Según informan los grupos opositores, Eskaf, junto a otros intelectuales que también fueron detenidos, permanecen cercados por los matones del régimen dentro de un café adonde llegaron tras ser liberados, en el centro de Damasco.

Enlaces recomendados: Premios Cine