Conflicto en Siria

Asad advierte que armar a los rebeldes creará más terrorismo

Alerta de que la pobreza de Siria acabará afectando a la economía europea, que perderá un mercado

18.06.2013 | 09:16

El presidente sirio Bachar al Asad ha advertido de que Europa "pagará el precio" de armar a los rebeldes, ya que considera que ello provocará más pobreza y azuzará el terrorismo en el viejo continente.

"Si los europeos suministran armas (a los grupos rebeldes), el patio trasero de Europa se volverá terrorista y Europa pagará el precio por ello", argumentó Asad en una entrevista difundida hoy por el "Frankfurter Allgemeine Zeitung", tras avanzarla ayer mínimamente.

"El terrorismo significa aquí caos, el caos lleva a la pobreza, y la pobreza significa que Europa pierde un importante mercado. La segunda consecuencia sería la exportación directa del terrorismo a Europa", añadió.

A juicio de Asad, el envío de armamento a los grupos opositores mejorará la formación en combate de unos terroristas que, en algún momento, volverán la vista a Europa para cometer allí atentados.

El presidente sirio diferenció entre los países como Francia y Reino Unido, que mantienen una "postura hostil frente a Siria" y quieren "enviar armar a los terroristas" y países como Alemania, que se hacen "preguntas racionales" a este respecto.

El presidente sirio negó asimismo las acusaciones de EEUU, Reino Unido y Francia de que sus tropas han empleado armas químicas en la lucha con los rebeldes.

"Si París, Londres y Washington tuviesen una sola prueba de sus acusaciones, la habrían presentado ya por todo el mundo", retó Asad.

Considera que las denuncias sobre el empleo de armas químicas por parte de algunos países occidentales esconde la intención de intervenir militarmente en su país.

"Todo lo que se ha dicho sobre el empleo de armas químicas es la continuación de las mentiras sobre Siria. Es un intento de justificar una mayor intervención militar", afirmó Asad.

La dimisión antes del final de su mandato en 2014 no es un posibilidad, subraya el presidente sirio, que se muestra convencido de que "el presidente no es el problema".

"Otros Estados quieren que el presidente renuncie a favor de uno de sus lacayos", señaló despectivo.

El dictador, que justificó el apoyo militar y diplomático que le prestan Rusia e Irán, aseguró que los "terroristas rebeldes" cargan en exclusiva con toda la responsabilidad por la escalada de violencia en la guerra civil siria.

Tras más de dos años de guerra civil, al menos 94.000 personas han muerto, según los cálculos de las Naciones Unidas, y centenares de miles han debido abandonar sus hogares por los combates.

Enlaces recomendados: Premios Cine