Estados Unidos

Fracasa la reunión para levantar el bloqueo en EEUU

Demócratas y republicanos mantienen sus posiciones divergentes pese a la amenaza de suspensión de pagos

03.10.2013 | 17:11
Fracasa la reunión para levantar el bloqueo en EEUU

¿Qué supone el cierre del Gobierno?

  • La falta de acuerdo para pactar un presupuesto entre republicanos y demócratas en Estados Unidos ha llevado a una paralización parcial de la administración, pero las repercusiones pueden ser mayores. Estas son algunas de las claves.
  • ¿Por qué se ha llegado a esta situación?

    El año fiscal en EEUU arranca el 1 de octubre, y es necesario aprobar los presupuestos porque no se prorrogan de un año para otro. Las cuentas requieren de un acuerdo entre republicanos y demócratas que no se ha podido alcanzar porque los primeros rechazan determinadas partidas para financiar la reforma sanitaria de Obama, que estaba previsto que se comenzasen a asignar desde este mes.
  • ¿Qué supone el cierre parcial de la administración federal?

    El bloqueo deja sin sueldo a 800.000 funcionarios, que dejarán de trabajar, entre otros los encargados de símbolos como la Estatua de la Libertad y el Memorial Lincoln. No afecta a las Fuerzas Armadas. La administración federal tiene un volumen relativamente reducido, por el menor peso del sector público en EEUU y las amplias competencias de los Estados.
  • ¿Ha pasado alguna vez más?

    Sí. El último caso sucedió bajo la presidencia de Bill Clinton, entre diciembre de 1995 y enero de 1996. Y fue el cierre más largo en la historia del país.
  • ¿Qué pasa si no hay acuerdo?

    Si la falta de acuerdo persiste, Estados Unidos se enfrenta a un problema aún mayor que el del cierre parcial de la administración. El país se expone a un modo de bancarrota a mediados de mes, cuando se alcanzará el límite de deuda que tiene permitido, fijado actualmente en 16,7 billones de dólares. En EEUU solo el poder legislativo puede decidir cuánto se puede endeudar el país, y no el Ejecutivo.

    Demócratas y republicanos están condenados a entenderse, como ya sucedió en enero. Entonces, el país se vio abocado a un "abismo fiscal" (o "precipicio fiscal"), cuando la falta de acuerdo entre ambos partidos estuvo a punto de provocar la entrada en vigor de un fuerte aumento de impuestos y un drástico recorte del gasto público.

El primer encuentro entre el presidente de EEUU, Barack Obama, y los líderes del Congreso desde que se produjo el cierre de la Administración federal acabó este miércoles sin perspectivas de resolver la crisis, ante la negativa de ambos partidos a dar su brazo a torcer.

Obama se reunió durante más de una hora con los principales líderes republicanos y demócratas del Congreso, que manifestaron a la salida la falta de avances para resolver la crisis que mantiene a la Administración parcialmente cerrada por falta de fondos desde la madrugada del martes.

"No quieren negociar. Hemos tenido una conversación agradable, pero en algún momento vamos a tener que permitir que el proceso avance", dijo el presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, el republicano John Boehner, el primero en salir de la reunión.

En efecto, Obama "expresó a los líderes que no va a negociar sobre la necesidad de que el Congreso actúe para reabrir el Gobierno o para incrementar el techo de la deuda", que se alcanzará el próximo 17 de octubre, según indicó la Casa Blanca en un comunicado.

"El presidente sigue confiando en que prevalecerá el sentido común y que el Congreso no sólo hará su trabajo para reabrir el Gobierno, sino que también actuará para (...) evitar una devastadora suspensión de pagos" por falta de acuerdo en torno al techo de la deuda, agregó la residencia presidencial.

En la reunión, calificada no obstante de "útil" por la Casa Blanca, los republicanos se mantuvieron firmes en su demanda de convocar una negociación bicameral y los demócratas respondieron que sólo lo harán cuando los republicanos permitan la reapertura de la Administración, y que no tolerarán ninguna amenaza a la reforma sanitaria.

"Todo esto está centrado en (la reforma sanitaria) Obamacare. Pero no vamos a movernos respecto a Obamacare", advirtió en tono severo el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid.

El ala más conservadora de los republicanos, fundamentalmente el movimiento Tea Party, sigue condicionando la financiación del Gobierno a retrasos en la aplicación de la reforma sanitaria, algo que rechazan los demócratas y la Casa Blanca.

Obama reconoció este jueves que está "exasperado" por la falta de acuerdo, por considerar que es "totalmente innecesario".

"Estoy exasperado con la idea de que, a no ser que yo diga a 20 millones de personas que no pueden tener cobertura sanitaria, esta gente no reabrirá el Gobierno", señaló en una entrevista con la cadena CNBC.

"Lo único que está impidiendo (que se resuelva esta situación) es que John Boehner no ha sido capaz de decir 'no' a una facción del partido republicano que está dispuesta a quemar la casa por una obsesión con mi iniciativa de salud", lamentó.

Obama advirtió además de que esa misma facción está dispuesta a permitir que el país entre en suspensión de pagos, por lo que Wall Street, avisó, "debería estar preocupado" por los efectos económicos de la crisis.

La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, alertó también de que una combinación del cierre del Gobierno con la suspensión de pagos sería "más que catastrófica", y pidió llegar a un acuerdo al menos en el techo de la deuda.

Los republicanos en la Cámara de Representantes han propuesto un proyecto de ley que, en caso de ser refrendado por el Senado y la Casa Blanca, devolvería los fondos al Gobierno del Distrito de Columbia, los Parques Nacionales y los Institutos Nacionales de Salud (NIH), cuyos cierres están entre los que han despertado más quejas.

Los demócratas se niegan a aceptar una reapertura de los servicios públicos "a trozos".

Mientras, la crisis presupuestaria ya ha provocado que Obama cancelara hoy parte de la gira por Asia que realizará a partir de este sábado.

Enlaces recomendados: Premios Cine