Cierre de la Administración

´No elevar el techo de deuda sería como una bomba´

Los republicanos exigen ahora a Obama la reducción del gasto público, medida que disgusta al presidente de EEUU

09.10.2013 | 10:52
´No elevar el techo de deuda sería como una bomba´

El presidente de EEUU, Barack Obama, dijo este martes que un desacuerdo que impidiera aumentar a tiempo el techo de la deuda nacional sería "caótico" y tendría los efectos de una "bomba nuclear".

En una rueda de prensa, el presidente utilizó las palabras del inversor Warren Buffett y comparó la falta de acuerdo para subir el techo de endeudamiento con "una bomba nuclear, un arma demasiado horrible para ser usada".

Si no se aumenta ese límite para pagar obligaciones ya contraídas antes del 17 de octubre, "será mucho peor" que la actual paralización de Administración federal.

Obama, insistió en que estaría "feliz de hablar" con los líderes republicanos de la Cámara de Representantes sobre el presupuesto, pero sin que "penda la amenaza del caos económico" sobre los ciudadanos.

"Dejemos estas amenazas lejos de nuestras familias y nuestros negocios, y empecemos a trabajar", dijo el presidente en la rueda de prensa, en la que acusó de nuevo a una facción radical republicana de haber buscado la paralización de la Administración desde el principio.

El país no puede "hacer de la extorsión una rutina" de la democracia en relación a la estrategia de la oposición republicana, que no ha permitido aprobar una ley de presupuesto temporal que evitara la paralización de la administración.

Obama se refirió de ese modo, en una conferencia de prensa, a los repetidos intentos de los congresistas republicanos de incluir en la ley presupuestaria una disposición que eliminara los fondos para la reforma sanitaria promulgada por el presidente en 2010.

Paralelamente al cierre parcial del Gobierno federal, el país se aproxima a la fecha en la que alcanzará el límite de su capacidad autorizada de endeudamiento, cuyo techo debe ser elevado por los congresistas para no caer en la suspensión de pagos, por primera vez en la historia del país.

Boehner, abierto a negociar

El presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, John Boehner, dijo hoy que el aumento del techo de endeudamiento del país debe estar sujeto a una negociación sobre la reducción del gasto público, pese a que el presidente Barack Obama se ha negado a ello.

El líder republicano defendió la legitimidad de condicionar una cosa a la otra, pese a que, si no se eleva el techo antes del 17 de octubre, el país podría caer por primera vez en la suspensión de pagos, y recordó que hay decenas de precedentes de este tipo de negociaciones.

Por su lado, Obama insistió hoy en que el aumento de límite de deuda no es negociable y que el Congreso lo debe aumentar sin condiciones adicionales para evitar una "catastrófica" suspensión de pagos.

17 de octubre, fecha límite

Estados Unidos llegará al límite de su capacidad de endeudamiento el próximo 17 de octubre, e incurriría en suspensión de pagos si no se eleva a tiempo ese techo.

La Casa Blanca explicó en un comunicado que "el presidente está dispuesto a negociar con los republicanos -después de que se retire el cierre de la Administración y la amenaza de la suspensión de pagos- sobre todas las políticas que consideren que fortalecerían al país".

Según la nota, Obama también reiteró a Boehner su disposición a negociar sobre las prioridades que los republicanos consideran básicas para mejorar la situación económica, el apoyo a la creación de empleo del sector privado y la mejora de la competitividad empresarial, así como para fortalecer la reforma sanitaria y seguir reduciendo el déficit, que supera el 8 %.

Además, Obama instó de nuevo al líder republicano a que someta a voto la propuesta de financiación temporal del Gobierno sin ninguna disposición adicional a fin de poder acabar con la paralización de la Administración cuanto antes.

El presidente estadounidense se refirió también a la propuesta del Senado de ampliar un año el límite de la deuda federal, y pidió a Boehner que permita que se someta a voto "sin ataduras ideológicas".

Obama recordó al líder republicano que sólo el Congreso tiene la autoridad para elevar el techo de la deuda y que, de no hacerlo, "podría haber graves consecuencias para las familias de clase media y para la economía estadounidense en su conjunto".

La paralización de la Administración estadounidense se debe a la falta de acuerdo en el Congreso para aprobar una ley de financiación temporal de la Administración antes del 1 de octubre, día en que comenzó el nuevo año fiscal.

Los republicanos, fundamentalmente su ala más conservadora, el Tea Party, querían condicionar esa financiación a retrasar la aplicación o dejar sin fondos la reforma sanitaria promulgada en 2010 y considerada uno de los mayores logros del mandato de Obama.

Enlaces recomendados: Premios Cine