Grecia

Perfil: Tsipras, el líder que se quedó a medio camino

El ya ex primer ministro griego, de larga trayectoria en la izquierda, no ha podido culminar todas sus promesas

21.08.2015 | 18:08
Tsipras, durante una sesión en el Parlamento.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha sacudido de nuevo el panorama político heleno al anunciar su dimisión y la proposición de nuevas elecciones para el 20 de septiembre. Tsipras ha presentado su renuncia sin poder cumplir todas sus promesas.

Tsipras ha reconocido que el acuerdo alcanzado con los acreedores no es el mejor ni lo que él quería, pero ha defendido que sí logró algunas cosas, como la reestructuración de la deuda. "Tengo la conciencia tranquila y estoy orgulloso de la batalla que he dado", ha aseverado.

"Sé que no logramos todo lo que prometimos al pueblo griego pero hemos salvado al país", ha subrayado, defendiendo que con su actuación, desde Grecia "hemos dado el mensaje a Europa de que tenemos que acabar con la austeridad".

Tras insistir en que hizo "todo lo que pudo" en la negociación frente a una "correlación de fuerzas adversa en Europa", ha dejado claro que ahora hay que cumplir con lo pactado aunque habrá que trabajar para "minimizar las consecuencias negativas".

Biografía

Tsipras nació el 28 de julio de 1974, cuatro días después del final de la 'dictadura de los coroneles' en Grecia. A pesar de que su familia parecía no tener especial interés en la política, ya desde la adolescencia, la vida del líder de Syriza ha estado marcada por el inconformismo ante la autoridad.

El arranque de esta rebelión llega en 1991, cuando una reforma educativa impulsada por el Gobierno de centro-derecha genera una ola de protestas en institutos. En un centro de Atenas, un entonces desconocido Tsipras lideraba la ocupación, en el marco de la cual los alumnos comían y dormían en sus propias clases.

Este primer contacto con los movimientos sociales y políticos -que incluso le llevó a defender en televisión sus ideas siendo menor de edad- terminó de germinar en la universidad, donde además de estudiar ingeniería civil se adhirió a juntas estudiantiles y a formaciones de izquierdas.

Una breve etapa en el mundo de las obras públicas dio paso a una vida dedicada cien por cien a la política. Su primer cargo de responsabilidad en un partido le llegó en 1999, cuando fue elegido al frente de las juventudes de Synaspismos, formación en la que ascendió progresivamente hasta llegar un lustro más tarde al comité central.

Entre medias, siguió tomando parte activamente de movilizaciones, como cuando en 2001 acudió a Génova para intentar participar en una manifestación del movimiento antiglobalización con motivo de la reunión del G-8.

El auge de Syriza

Para las elecciones parlamentarias de 2004, Synaspismos intentó sumar fuerzas con una amalgama de partidos minoritarios para conformar una alianza -Syriza- que estuvo marcada en sus inicios por los disensos entre los distintos grupos. A esta coalición se adhirieron más de una decena de grupos y mezclaba desde comunistas a ecologistas pasando por movimientos más moderados.

Tras unas primeras citas electorales con abiertas discrepancias en el seno de Syriza, en 2006 llegaron las elecciones locales de la esperanza. Un por entonces desconocido Alexis Tsipras, de 30 años, fue propuesto como candidato a la alcaldía de Atenas en un intento por sumar a las generaciones más jóvenes a la nueva izquierda que la coalición intentaba aglutinar.

Tsipras quedó tercero tras obtener un sorprendente 10,5 por ciento de los votos, por detrás de Nueva Democracia y del Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK), pero se consolidó como una figura en alza y, en 2008, Synaspismos le eligió en un congreso interno como nuevo presidente del partido.

En 2009, Tsipras entró en el Consejo de los Helenos, el nombre oficial de un Parlamento que, desde entonces, no ha abandonado. Una imagen más desenfadada que la del político tradicional y una campaña feroz contra las impopulares medidas de austeridad promovidas por Nueva Democracia y PASOK le han convertido ahora en alternativa.

En junio de 2012, Syriza ya se quedó a sólo tres puntos del partido del primer ministro, Antonis Samarás, que tuvo que aliarse con el PASOK, su otrora contrapunto político, en un frente común en pro de las reformas que pedían el Banco Central Europeo (BCE), la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En el terreno personal, Tsipras comparte su vida con Peristera Batziana, a la que conoció en el instituto y junto a quien formó parte en su juventud de las juventudes comunistas. Ambos tienen dos hijos, uno de los cuales lleva por nombre Ernesto en homenaje a uno de los ídolos de su padre, Ernesto 'Che' Guevara.

Amante del fútbol y del Panathinaikos, poco se sabe de Tsipras más allá de la imagen que él mismo proyecta ante los focos, donde suele aparecer sin corbata y con un discurso que mezcla el desenfado con la beligerancia, siendo el rescate económico y sus condiciones el tema al que más minutos ha dedicado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine