Elecciones en EEUU

Propaganda, luces, dinero y rock & roll

Las campañas en EEUU aúnan como en ningún sitio política, espectáculo y negocio multimillonario

31.07.2016 | 05:00

Como estrellas de rock, los aspirantes a la Presidencia de EE UU suben a los escenarios entre el griterío de sus seguidores y luminosos mensajes propagandísticos, que siguen apelando a los valores tradicionales de familia, igualitarismo y capitalismo, pero que ahora toman nuevas formas. «El gran cambio en el mundo de la propaganda ha sido internet», afirma Jim Warlick, un apasionado de la comunicación política que ha fabricado las chapas y las pegatinas de 13 aspirantes a la Casa Blanca, entre ellos el presidente Bill Clinton (1993-2000) y su vicepresidente y candidato para sucederle, Al Gore.

Desde su oficina al lado de la Casa Blanca, Warlick repasa las ingeniosas formas que ha tomado la publicidad a lo largo del tiempo: desde una tetera de Ronald Reagan hasta una chapa de John F. Kennedy con un sol y un arcoíris, que presenta a todos los individuos como iguales bajo el astro rey. «A los rockeros y a los candidatos a la Presidencia, la gente los conoce por la televisión. Parte del país ama el entretenimiento. Ven la política y las elecciones como entretenimiento. No es una coincidencia que Ronald Reagan fuese un actor o que Donald Trump sea un ´showman´», considera.

Nadie como los estadounidenses para convertir las elecciones en una forma de hacer negocio y en un espectáculo. Sea al ritmo que sea, para Warlick, el dinero ha sido desde hace mucho tiempo uno de los componentes principales de las campañas políticas en Estados Unidos. «Es increíble la cantidad de dinero que mucha gente pone en la carrera presidencial. El dinero y la influencia del dinero ha sido tremendo», ssubraya. Y destaca el protagonismo de los grupos de acción política, conocidos como SuperPAC y que permiten a grupos independientes recaudar dinero para los candidatos.

Anthony Corrado, profesor de Política en el Colby College de Maine, estimó que éstas serán las elecciones presidenciales con el mayor gasto en propaganda de la historia. Según sus cálculos, al final de estos comicios los candidatos del Partido Demócrata y del Republicano habrán gastado solo en publicidad 4.500 millones de dólares, significativamente más que en 2012, cuando el presupuesto fue de 3.800 millones.

La mayor parte de estos fondos se destina a los anuncios televisivos, muy caros y diseñados tanto para dar una nueva imagen a candidatos como Hillary Clinton, como para atacar a los contrincantes, como hizo Trump con el senador Ted Cruz. Según Corrado, los candidatos necesitan la televisión para poder llegar a una amplia base de votantes que no suele implicarse en la vida política, aunque cada vez están utilizando con mayor frecuencia Twitter y Facebook, redes sociales que el presidente Barack Obama convirtió en elementos clave de sus campañas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine