Sociedad

´Baby boom´ inmigrante

04.07.2008 | 17:40
En estado. La natalidad en España no está en crisis, sobre todo gracias a las madres inmigrantes. En estado. La natalidad en España no está en crisis, sobre todo gracias a las madres inmigrantes.

Los nacimientos de madres extranjeras han aumentado un 16,4%, lo que ha hecho subir la tasa de natalidad en España a su nivel más alto desde 1990

La inmigración ha hecho subir la tasa de natalidad en España a su nivel más alto desde 1990. El indicador coyuntural de fertilidad en España, que mide el número medio de hijos por mujer en edad fértil, alcanzó en 2007 su valor más alto desde 1990, elevándose hasta el 1.39, según indica último barómetro del Instituto Nacional de Estadística (INE). Ceuta (20,56 por ciento), Melilla (19,49) y Murcia (13,37) presentaron las tasas más elevadas.

Así, durante el año 2007 hubo 491.183 nacimientos, 8.226 más que los registrados en el año anterior. Por tanto, la tasa bruta de la natalidad, es decir, la que refleja el número de nacimientos por cada 1.000 habitantes, se situó en 10.95. Los nacimientos de madres extranjeras aumentaron un 16,4 por ciento y alcanzaron los 92.992; una cifra que supone el 18.9 por ciento del total de nacimientos de 2007. De entre las distintas nacionalidades, destacan las mujeres marroquíes, que fueron las que más hijos tuvieron (20.058), lo que supuso el 21,6 por ciento del total de nacimientos de madres extranjeras.

Con estos datos, España se sitúa a mitad de tabla en relación a los países de la Unión Europea, donde Francia, Irlanda y Suecia presentan el indicador coyuntural de fertilidad más elevado, frente a Eslovaquia, Bélgica e Italia, situados a la cola de la UE, según los últimos datos del Eurostat correspondientes a 2006.

Sin embargo, el crecimiento vegetativo de la población, es decir, la diferencia entre el número de nacimientos el de muertes, es inferior en 2007 respecto al año anterior, ya que ha pasado de 111.479 en 2006 a 106.741 habitantes el año pasado. Así, en Madrid, Cataluña y Andalucía fue superior que en el resto de España, en términos absolutos, durante 2007, con 32.751 habitantes, 23.410 y 30.929, respectivamente. Por el contrario, Galicia, Castilla y León y Asturias registraron los crecimientos vegetativos negativos más notorios.

Mortalidad. También aumenta la tasa de mortalidad en España, según el informe del INE, que en el año 2007 registró 384.442 fallecimientos, es decir, 12.964 más que en 2006. Asimismo, la tasa bruta -número de muertes por cada 1.000 habitantes- ascendió hasta situarse en 8,57 frente al 8,43 del año 2006.

El número de fallecimientos de ciudadanos extranjeros fue de 10.460 y supuso el 2,7 por ciento del total de defunciones. De entre ellos, el 72,7 por ciento de los fallecimientos de extranjeros corresponde a ciudadanos de países miembros de la Unión Europea, residentes de España y de edades avanzadas.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga