Reconocimiento

Las pinturas rupestres del norte español ya son Patrimonio de la Humanidad

08.07.2008 | 12:57
Fotografía de archivo en la que un visitante pasa ante una reproduccion de la Cueva de Tito Bustillo de Ribadesella durante la inauguración del Parque de la Prehistoria de Teverga. .
Fotografía de archivo en la que un visitante pasa ante una reproduccion de la Cueva de Tito Bustillo de Ribadesella durante la inauguración del Parque de la Prehistoria de Teverga. .

Las cuevas de arte rupestre paleolítico de la cornisa cantábrica han pasado el examen de la UNESCO y han sido declaradas Patrimonio Mundial por este organismo, que, en una apretada agenda, también ha incluido en la lista de tesoros de la humanidad otros lugares de diferentes continentes.

El Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, reunido en la ciudad canadiense de Québec, en el marco de su XXXII reunión anual, dio así su visto bueno a la candidatura española, formada por diecisiete cuevas de Cantabria, Asturias y el País Vasco.

En su larga jornada de sesiones, el Comité también aprobó la inclusión en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO nuevos sitios en Cuba, Malasia, Papúa Nueva Guinea, Croacia, Francia, Alemania, Italia, San Marino y Eslovaquia.

Papúa Nueva Guinea y San Marino entran por primera vez en la Lista del Patrimonio Mundial, según la UNESCO.

La propuesta española, que fue seleccionada el pasado 20 de junio en París, fue elegida hace dos años por España para entregarla como ampliación de la declaración como Patrimonio Mundial obtenida en 1985 por la Cueva de Altamira.

En enero de 2007 fue presentada la candidatura, formada inicialmente por catorce cuevas: las de Tito Bustillo, la Peña de Candamo, Llonín y el Pindal, en Asturias; Chufín, Hornos de la Peña, El Castillo, La Pasiega, Las Monedas, el Pendo, La Garma y Covalanas, en Cantabria; y Santimamiñe y Ekain, en el País Vasco.

En febrero pasado, el consejo que asesora a la UNESCO en materia de patrimonio sugirió a las tres comunidades que incluyeran otros tres yacimientos en su propuesta: las cuevas de Covaciella, en Asturias; Las Chimeneas, en Cantabria; y Altxerri, en el País Vasco.

Las grutas de la cornisa cantábrica recién convertidas en Patrimonio de la Humanidad se suman a los otros tres enclaves con arte rupestre que ya gozan de esta distinción en España: la Cueva de Altamira, las pinturas prehistóricas del Arco Mediterráneo, y Atapuerca, que cuenta con uno de los mejores conjuntos de arte rupestre de la prehistoria en su Galería del Sílex.

Hasta el momento, España contaba con 40 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad, 35 de los cuales son de carácter cultural, tres de ámbito natural y dos están considerados como mixtos.

Las comunidades pretendieron que, bajo la denominación de Arte Rupestre Paleolítico de la Cornisa Cantábrica, se unieran a Altamira en la inscripción como Bien Cultural un conjunto de cuevas que, a su juicio, reunían "condiciones de excelencia" comparables a las de la llamada "capilla sixtina" del arte parietal.

La propuesta se basaba en el número y la densidad de las cavernas decoradas que pueden encontrarse en esta zona del norte de España, su buen estado de conservación, su rico repertorio iconográfico, la diversidad de técnicas y estilos que reúnen y la antigüedad de unas pinturas que convierten la Cornisa Cantábrica en uno de los lugares donde tuvo lugar el nacimiento del arte.

En cuanto a las otras decisiones que tomó hoy la UNESCO en relación a las candidaturas de otros países, el organismo concedió el título de Patrimonio de la Humanidad a las localidades malayas de Melaka y George Town, en el estrecho de Malacca.

En Papúa Nueva Guinea, la UNESCO aprobó Kuk, cuna de uno de los primeros emplazamientos agrícolas de la historia de la humanidad.

En Croacia, el nuevo lugar aprobado es la meseta Stari Grad, situada en la isla Hvar, y en Francia, UNESCO ha aceptado la inclusión de 14 localidades que contienen la obra del ingeniero militar Vauban, quien revolucionó en el siglo XVII la construcción de ciudadelas y fortificaciones en Europa y Estados Unidos.

La UNESCO también incluyó los bloques de viviendas modernistas de Berlín (de entre 1910 y 1933), las ciudades italianas de Mantua y Sabbionetta, el centro histórico de San Marino y Monte Titano y las iglesias de madera de la parte eslovaca de los Cárpatos.

En Latinoamérica, la UNESCO ha aprobado la candidatura de Cuba para el centro histórico de Camagüey.

En total, la UNESCO tomará en consideración 47 solicitudes de designación de Patrimonio de la Humanidad Cultural y Natural.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga