BARÓMETRO sanitario

La mayoría de los españoles prefiere la sanidad pública a la privada

09.07.2008 | 18:42
El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria hoy durante la presentación del Barómetro Sanitario 2007, un informe que realiza este departamento desde hace quince años para retratar la opinión de los españoles sobre el funcionamiento del sistema nacional de salud.
El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria hoy durante la presentación del Barómetro Sanitario 2007, un informe que realiza este departamento desde hace quince años para retratar la opinión de los españoles sobre el funcionamiento del sistema nacional de salud.

Más de la mitad de los ciudadanos piensa que no se respeta la ley antitabaco, en vigor desde hace más de dos años, y cuatro de cada diez cree que esta norma debería endurecerse, según el Barómetro Sanitario de 2007, que refleja que para la mayoría de los españoles la medida no está dando el resultado que desearían.

"Me preocupa la percepción de que la ley no se está no se está cumpliendo", ha destacado el ministro de Sanidad, Bernat Soria, en la presentación de esta encuesta que analiza lo que opinan los ciudadanos sobre el funcionamiento del Sistema Nacional de Salud.

Soria ha destacado que en 2007 "hay más españoles que piensan que no se está respetando la ley" (53,3%) respecto al barómetro del año pasado (47,9%) y que ha aumentado el porcentaje de los que consideran que se fuma menos (52,1% frente al 54,1% de 2006).

También crece el número de españoles que cree que se debe endurecer la norma, una modificación que defienden el 41,7 por ciento, lo que supone 7,7 puntos más que en 2006 (34%).

En este línea, el ministro ha recordado que los resultados de la ley en términos generales son "buenos" y que la normativa tiene todavía "margen de trabajo", tras lo cual ha subrayado que "cuando esté más rodada se verá si es pertinente una posible modificación".

Con todo, ha apuntado que España está siendo "testigo" de un cambio que se está produciendo en toda Europa y que leyes como la italiana, más restrictiva que la nuestra y que se está aplicando con éxito, suponen "un indicador de las medidas que podamos tomar cuando la ley tenga más recorrido y sea aplicada bien en todo el territorio".

Respecto a la valoración de los españoles acerca del funcionamiento del SNS, el barómetro, elaborado por el Ministerio en colaboración con el Centro de Investigaciones Sociológicas, concluye que siete de cada diez encuestados está satisfecho y considera que la sanidad pública funciona "bastante bien o bien con necesidad de algunos cambios".

Las mujeres se muestran un poco más críticas, el 65 por ciento considera que el SNS funciona bien frente al 69,3 por ciento de los hombres y, en una escala de uno a diez la nota media otorgada al sistema sanitario es un 6,3, siendo los asturianos los que ponen la calificación más alta (7,43) y los canarios la menor (5,15).

Los entrevistados se inclinan por la atención sanitaria pública más que en años anteriores ya que desde 2003 la opción privada crecía paulatinamente y en esta edición se aprecia un punto de ruptura al descender en dos puntos la preferencia a la privada respecto a la pública.

Así, más del 60 por ciento dice que prefiere un servicio público, especialmente en urgencias (62,6% frente a 29,6% que optaría por al privada) y atención primaria (61,7% frente a 32,3%), mientras que las preferencias se equiparan más en las consultas de atención especializada (49,8% frente al 42,7%).

Respecto a las urgencias el 79,4 por ciento de los que las utilizaron en el último año reconoce que les atendieron "muy bien o bien" y las razones esgrimidas para acudir a este servicio son la no coincidencia con el horario del médico de familia y la existencia de más medios.

En opinión del ministro hay que reflexionar sobre estos datos y trabajar en la educación sanitaria de los ciudadanos a fin de que no se produzca saturación en los servicios de urgencias y de que "cada patología entre donde tiene que entrar".

Del uno al diez de nota en los servicios públicos, la cercanía de los centros (7,6); la tecnología y equipamiento de los hospitales (7,6), y el trato recibido y la confianza en el médico (7,3) son los aspectos con mejor cualificación frente al suspenso que otorgan a las demoras para el ingreso no urgente (4,53) o para pruebas diagnósticas (4,7).

Tanto para consultas como para hospitalización, la mitad de los encuestados cree que la situación de las listas de espera no ha cambiado y un tercio opina que las autoridades sanitarias no están haciendo los esfuerzos suficientes para solucionar el problema.

Por último, los datos del barómetro señalan que la mayoría de los encuestados considera que el sistema sanitario público es "equitativo" en el acceso a las prestaciones con independencia del sexo, edad, nivel social o nacionalidad, y un 85,8 por ciento cree "necesario" que las comunidades autónomas coordinen la oferta de nuevos servicios.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga