Cultura

La comedia regresa a las calles de Rincón

10.07.2008 | 00:00
Uno de los números de la compañía madrileña Circo Escuela Carampa. Uno de los números de la compañía madrileña Circo Escuela Carampa.

El Festival veraniego ofrecerá 16 funciones de diversas disciplinas, desde teatro y circo hasta cabaret y música

Por quinto año consecutivo, el Ayuntamiento de Rincón de la Victoria, con la colaboración de la Diputación de Málaga, pone en marcha el Festival de la Comedia, una cita ineludible para los amantes del teatro que congregará a importantes figuras del escenario entre los días 22 y 29 de julio.
Los asistentes podrán disfrutar del teatro clásico, el circo, el cabaret, los títeres, la danza, así como de conciertos de jazz, flamenco, soul y música étnica. En total, 16 funciones de siete disciplinas diferentes, con 13 compañías y en 9 escenarios diferentes. Y con un atractivo añadido: todos los espectáculos, que se desarrollarán en diferentes escenarios del municipio, son gratuitos, a excepción de los que tendrán lugar en la Sala Las Musas (con una entrada de 3 euros) y en el patio del Colegio Laza Palacio (7 euros).
Según señaló el diputado provincial de Cultura, Fernando Centeno, este festival posee una programación "muy completa, variada y de alta calidad, con la que se pretende acercar la cultura al pueblo". Para ello, el festival se desarrollará en diferentes escenarios del municipio.

Programa. La compañía madrileña Circo Escuela Carampa abrirá el festival, el 22 de julio, con la obra ´El tiempo de los abrazos´. El día siguiente será el turno de Al Fresquito Producciones, que acude con el espectáculo ´Ay hafa drim´. Ese mismo día actuará el grupo de soul Dry Martina.
El espectáculo ´Amor con humor´, de Mercedes Abellán hará su presentación el 24 de julio, día en el que Laura Román ofrecerá un recital flamenco. La clausura de este certamen, el 29 de julio, la llevará a cabo la compañía sevillana El Velador, que representará ´Las gracias mohosas´.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga