SEMANA NEGRA

Taibo: En esta feria cabe todo excepto la censura y las presiones comerciales

10.07.2008 | 18:11

Lleva 21 años al frente de la Semana Negra de Gijón, pero el escritor "astur-mexicano" Paco Ignacio Taibo II no se cansa de dirigir esta mezcla de feria popular y cumbre literaria que comienza mañana porque en ella no cabe ni la censura ni las presiones comerciales, pero sí "toda la locura imaginable".

"Es muy divertido hacer un festival así, donde no hay censura, donde no aceptas imposiciones y puedes ir al límite de la locura", resume Taibo, que hoy presenta en la delegación del Príncipado de Asturias en Madrid la Semana Negra para salir al día siguiente con los escritores en tren hacia Gijón.

El festival tuvo hace 21 años 73.000 asistentes, el año pasado se acercó al millón y este año "seguro" que superan esa cifra. "Es que no hay más remedio porque por ahí tiene que pasar todo el mundo", explica riéndose el director, que ha tenido que instalar "sus" 500 carpas en la playa de Poniente para sortear las protestas por el ruido.

"Ya está solucionado todo. Es que esto -razona- es un inmenso escenario en el que se crea de la noche a la mañana una pequeña ciudad que no existía", con 190 actividades programadas en nueve días.

Participan 133 autores, en su mayoría del género negro, pero también de ciencia ficción, novela histórica y cómic. Proceden de España (91), de México (7), Estados Unidos (7), Argentina (6), Cuba (6), Inglaterra (5), Francia (4), Colombia (3), Uruguay, Chile, Canadá y Perú (1 cada uno).

En esta edición, para la que el comité de selección se ha leído más de 500 libros, "la revelación" viene de América Latina.

"Este año hemos ido detrás de esa lista de los que nadie se esperaba y eso me gusta muchísimo. La Semana apuesta por los autores y terminan teniendo el reconocimiento que merecen", presume Taibo.

Las "estrellas" son el norteamericano Georges RR Martin, el español Jorge Semprún, el mexicano José Emilio Pacheco "y otros que, por distintas razones, aún no han tenido el eco que merecen", como el canadiense Scott Bakker.

En el género negro, aclara, "el lector necesita ser sacudido cuando lee, y yo me he quedado con la boca abierta con Bakker", al que Timun Mas ha publicado la trilogía "Príncipe de Nada" en una colección juvenil, "un gran error reconocido por su editor" que espera que empiece a "subsanarse" a partir de Gijón.

"A lo largo de todos estos años han estado los imprescindibles, pero es verdad que hay dos o tres nombres que se nos escapan porque viven en invierno en Europa y en verano en Estados Unidos". Son, desvela, John Le Carré y Henning Mankell.

En literatura fantástica, "hay un cartel súper interesante" y cita a Juan Miguel Aguilera, Rafael Marín, Rodolfo Martínez y José Carlos Somoza, pero en novela histórica critica "que en España 8 de cada 10 libros son ilegibles", una "burbuja" de la que hay que rescatar a Alfonso Mateo Sagasta, Juan Ramón Biedma, Julio Murillo, Javier Negrete o León Arsenal.

La Semana, redunda Taibo, "no puede permitir que el festival lo diseñe la industria editorial, las modas o las presiones comerciales, aunque a veces se da la grata casualidad de que traes a un autor como George RR Martin y es un fenómeno de ventas".

El festival rendirá homenaje al poeta Ángel González con la voz de Joaquín Sabina y Luis García Montero, y el testigo a sus 12 años ininterrumpidos de lecturas lo tomará "uno de los mejores poetas del mundo", José Emilio Pacheco.

En una ciudad como Gijón, en la que por cada librería hay 200 bares, según sus cálculos, la Semana ofrece en esta edición una proporción de 34 a 36 a favor de los últimos.

"Lo que no puedes es cambiar una sociedad a fuerza de decir vamos a eliminar los bares de la feria. ¿En nombre de quién? ¿De uno que no lee y que solo critica eso para tocarnos los cojones? Me río como un loco de ellos", replica.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga