Estudio

La música dirige al cliente en tiendas y bares

11.07.2008 | 15:55

Al igual que el Flautista de Hamelín se deshizo de una plaga de ratas al compás de su flauta, las conductas humanas son dirigidas por la música, de la que se sabe, por investigaciones, que incita a la compra de determinados productos en el supermercado o al consumo de ciertas comidas o bebidas en un bar.

Así lo explicó en una entrevista con Efe, el profesor Adrian North, de la Universidad Heriot Watt (Edimburgo), quien recientemente publicó un estudio realizado junto con el productor de vinos chileno Aurelio Montes, en el que se demostraba cómo influye la música en la degustación del vino; esta semana el experto británico se encuentra en Madrid, invitado por Bodegas Bilbaínas, para presentar el nuevo vino Rioja Viña Zaco.

Distintos estudios han confirmado conductas humanas claramente ligadas a la música, como, por ejemplo, una disposición a determinada celeridad o lentitud a la hora de comprar en una tienda, o de disfrutar de una cena en un restaurante, en función de la melodía que se escuche de fondo, dependiendo de si es más o menos movida, según North.

El experto añadió que también se puede incitar mediante la música a un cliente a que se decida a continuar andando en una tienda o a subir hasta plantas superiores de un recinto comercial, a partir de ritmos alegres, populares, modernos.

Con músicas más sensuales o excitantes, por ejemplo, "los clientes suelen comprar productos más divertidos o frívolos", precisó North, pese a que no dio detalles sobre los mismos.

Se ha demostrado, agregó, que una persona acompañada de música clásica puede gastar "hasta un 20 por ciento más por un mismo producto y en una misma tienda".

Otras de las experiencias a las que se refirió el experto para ilustrar este efecto embriagador de la música respecto a las conductas humanas, similar al del "Flautista de Hamelín" con las ratas, tienen que ver con estudios a partir de máquinas automáticas de bebidas.

Así, se ha visto, por ejemplo, que cuando esos aparatos de bebidas son acompañados de música francesa de fondo, el cliente compra productos galos, mientras que con melodías alemanas, el usuario opta por artículos germanos, como cerveza; y lo mismo ocurre si lo que suena es estadounidense, cuando se incrementan las ventas de bebidas como Coca Cola.

Aparte de en humanos, según North, también se han hecho estudios con vacas, un tipo de animal que el experto calificó de muy "sensible", y que en caso de estrés severo, un problema que se aliviaría con música, reduce la cantidad de leche producida, e incluso podría fallecer.

Se ha demostrado una reducción en torno al 4 por ciento de la producción lechera en caso de estrés del ganado vacuno; "aunque inicialmente esa cantidad puede parecer escasa, si se suman las vacas de todo el mundo, la cifra es enorme", explicó el experto.

Una próxima investigación, continuó, se centrará en comprobar en un supermercado hacia dónde miran las personas, en concreto a qué productos en concreto, dependiendo de la música que escuchan.

Para ello, se les facilitarán gafas especiales con las que se podrá seguir la vista de los voluntarios, para saber así, por ejemplo, si una persona se decanta por pasta u otros productos italianos, en caso de que la música que escuchen sea de ese país.

También se quiere investigar qué matices podría tener el agua en el paladar de las personas, de acuerdo a la música que escuchen, y si su cualidad de insípida tendría matizaciones dependiendo de la música de fondo que se escuche (clásica, rock, pop, etc).

Dicha investigación sobre el agua daría continuidad a la recientemente presentada en Londres sobre la vinculación de la música y el vino, cuyas conclusiones han desvelado que las personas cambian en un 60 por ciento su percepción del sabor del caldo que degustan dependiendo del tipo de música que en ese momento escuchan.

"Las empresas son cada vez más conscientes del poder de la música en las decisiones de los clientes", señaló el experto, tras añadir que "las distintas melodías afectan a las emociones y éstas a su vez ejercen gran poder en los comportamientos".

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga