Gran referente

Mandela recibe en su casa a más de 500 invitados para celebrar sus 90 años

19.07.2008 | 20:31

Nelson Mandela recibió hoy en la aldea de Qunu, en la provincia del Cabo Oriental, a más de quinientos invitados de todas las esferas de la sociedad sudafricana para celebrar su nonagésimo cumpleaños.

Bajo una gran carpa blanca, situada junto a su casa y decorada con los colores naranja y azul de la tribu xhosa, de la que forma parte el clan Mandiba, al que pertenece Mandela, el líder de la lucha contra el "apartheid" y su familia recibieron hoy a sus invitados.

Ataviado con una de sus llamativas camisas en tonos marrones, Mandela se encontró con su sucesor en la Presidencia de Sudáfrica, Thabo Mbeki, en una fiesta a la que no pudieron acceder cientos de personas que se habían congregado a la puerta para homenajear al que fue el primer presidente negro de Sudáfrica.

También llegó Jacob Zuma, actual líder del Congreso Nacional Africano (CNA), el partido de Mandela, que es el favorito para los comicios presidenciales que se celebrarán el próximo año en Sudáfrica y que dijo que la celebración es un homenaje al "constructor de la nación y al estadista".

Zuma, que calificó a Mandela de "padre, camarada y guerrero", además de considerarlo "un símbolo de sacrificio, unidad y liberación", dijo que su legado es "un llamamiento a defender la democracia y evitar siempre la discriminación".

Además de otros muchos amigos, Mandela ha invitado a su fiesta al también Premio Nobel de la Paz sudafricano Desmond Tutu y al ex presidente de Zambia, Kenneth Kaunda, quien se arrojó a abrazarlo al llegar al lugar de la celebración.

Uno de los invitados más especiales fue el antiguo abogado de Mandela, George Bizos, que lo defendió junto a otros dirigentes de la lucha contra el "apartheid", por la que fue acusado de alta traición y condenado a cadena perpetua en 1964.

Muchos de los asistentes y de las personas que rodearon el lugar de la fiesta, protegido por un fuerte contingente de policías, llevaban camisetas con el nombre de Mandela, algunas de ellas con el lema de "nuestro héroe".

Otros muchos vestían ropas tradicionales africanas y casi todos -personas de distintas razas, edades y condiciones- llevaron regalos a Mandela, que se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica tras estar en prisión desde 1964 a 1990 por su defensa de un régimen de no discriminación racial.

Mientras una orquesta amenizaba la fiesta dentro de la gran carpa montada para los invitados, fuera sonaban los tambores que tocaban numerosos jóvenes que se habían situado en las cercanías del lugar para ser escuchados por su líder y héroe.

En diversos lugares de Sudáfrica se celebran hoy conciertos y competiciones deportivas con motivo del cumpleaños del veterano líder y en la Plaza Mandela, en Johannesburgo, se ha colocado su automóvil, un Mercedes de color rojo, para que la gente pueda tomarse fotos con el vehículo frente a la estatua suya que domina el lugar.

La fecha del cumpleaños de Mandela, que fue ayer, coincidió también con la del décimo aniversario de su tercer matrimonio, con Graca Machel.

Mandela ofreció también ayer una entrevista a un reducido número de periodistas, la primera en cuatro años, en la que insto a los ricos de Sudáfrica a "compartir su riqueza con aquellos que no han sido tan afortunados y no pueden salir de la pobreza".

Tras 27 años en prisión, Mandela fue puesto en libertad en 1990, lideró las conversaciones para acabar con el régimen segregacionista del "apartheid" en Sudáfrica, recibió el Premio Nobel de la Paz en 1993 y, en 1994, se convirtió en el primer presidente negro sudafricano.

Tras su retirada de la vida pública en el 2004, Mandela se ha dedicado a actividades privadas, aunque no ha dejado de participar en proyectos sociales, especialmente destinados a la lucha contra el sida, que en Sudáfrica se calcula que afecta a 5,5 millones de personas, un 19 por ciento de la población adulta.

Su nonagésimo cumpleaños se ha convertido en un motivo más para recaudar fondos para la lucha contra el sida con la campaña "46664", el número que Mandela tenía como preso en la cárcel de Isla Robben, con actos y conciertos llevados a cabo en todo el mundo.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga