Sociedad

Un baño de relax y salud

21.07.2008 | 13:55
Un baño de relax y salud
Un baño de relax y salud

El turismo de salud se ha convertido en una apuesta fuerte en la Costa del Sol. Los empresarios ya empiezan a aprovechar el recurso más saludable, el agua de mar.

Aunque las antiguas civilizaciones ya conocían los beneficios del agua del mar, no ha sido hasta hace pocos años cuando el fenómeno de los centros de talasoterapia han comenzado a expandirse en la Costa del Sol. El nombre tiene su origen en el vocablo griego ´thalassa´, que significa mar, y ´therapeia´ que significa curación. Por tanto, la talasoterapia es la curación mediante el agua del mar.

Precisamente del turismo de salud saben muy bien en Estepona, donde en los cinco últimos años han abierto sus puertas dos de los centros de talasoterapia más importantes de Andalucía, además de varios spas.

De todos es conocido que el agua del mar es buena para nuestro cuerpo. Potenciar esos beneficios es, precisamente, de lo que se encargan los centros de talasoterapia. Por tanto, es muy importante que se encuentren en primera línea de costa para que de esta forma se pueda aprovechar el aire marino.

Aunque es desconocido para la mayoría, en este tipo de centros se tratan una extensa gama de patologías, como la artrosis, la artritis, varices, bronquitis, asma, dermatitis y un largo etcétera. Es por ello que desde la sociedad nacional de talasoterapia insisten en que éstos son centros de salud y no sólo de relax.

Tecnología y bienestar. Tomando como referencia los antiguos baños árabes y romanos, los modernos centros de hoy en día aplican la más novedosas tecnologías al servicio del bienestar. Un ejemplo de ello lo tenemos en la única bañera siesta de España con la que cuenta el talaso del hotel Selenza de Estepona. Se trata de un programa sensitivo, utilizando la cromoterapia, la aromaterapia y la musicoterapia para conseguir efectos terapéuticos y para sumir al paciente en el más absoluto relax. Pero para los que buscan soluciones más económicas, por unos 30 euros, se pueden beneficiar de las propiedades del agua de mar en las piscinas dinámicas, las saunas, las camas calientes, los baños turcos o en las duchas de contrastes. Todo ello en unos circuitos que pueden durar hasta tres horas.

Y es que con este abanico de posibilidades la elección es fácil. Invertir en salud está a un paso de nuestra casa y al alcance de todos los bolsillos.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga