Festival Grec

La compañía de Teatro Español aterriza en el Grec con el clásico ´Las troyanas´

21.07.2008 | 19:19

La tragedia clásica "Las troyanas" de Eurípides, en una producción del Teatro Español de Madrid, dirigida por Mario Gas, aterriza hoy en Barcelona, en el marco del Festival Grec, después de su estreno en el Festival de Mérida, que inauguró el pasado día 3 de julio.

Acompañado por la mayor parte del elenco de actores y por Ramón Irigoyen, encargado de la adaptación de la obra, Mario Gas se ha reafirmado este mediodía en rueda de prensa, después de horas de ensayo y poco dormir, en que el público podrá conocer "un texto de ayer que parece escrito hoy, monumental, descomunal, una absoluta maravilla".

"Las troyanas", que se representaron por primera vez en la primavera del 415 a.C, relata el día después de la derrota de los troyanos frente a los griegos y de lo que supone, especialmente para las mujeres, este hecho.

Con Troya conquistada y los troyanos aniquilados, llega la hora del pillaje y de la violación de las mujeres, que serán, tras ser sorteadas, las esclavas y las concubinas de los griegos.

Antes de entrar a explicar cómo ha enfocado el montaje a partir de esta historia, Mario Gas ha tenido unas palabras de homenaje para el recientemente fallecido periodista Gonzalo Pérez de Oleguer, quien "por primera vez en cuarenta y tantos años no está aquí".

El director catalán ha recordado que este espectáculo ya se ha podido ver en Mérida y que en Barcelona ofrecerán cuatro representaciones, antes de recalar en el Teatro Español de Madrid.

La actriz Gloria Muñoz (Hécuba) encabeza el reparto, en el que también participan Carles Canut (Poseidón), Ángel Pavlovsky (Palas Atenea), Anna Ycobalzeta (Casandra), Mia Esteve (Andrómaca), Clara Sanchis (Helena), Ricardo Moya (Taltibio), Antonio Valero (Menelao) y el niño de siete años Luis Jiménez que interpreta a Astianacte, el hijo de Casandra, una de las mayores víctimas de esta historia.

Además, en escena aparece un coro de una quincena de personas y ocho soldados.

Durante una hora y cuarenta y cinco minutos, los asistentes al espectáculo podrán escuchar un texto "muy profundo" en el que se reflexiona sobre las guerras, sobre el papel de los vencedores, sobre cómo quedan los vencidos y, básicamente, el colectivo de las mujeres.

En este caso, la reina Hécuba, quien lo pierde todo; Casandra, que se queda sin su marido Héctor y que perderá a su hijo Astianacte, a quien los griegos precipitarán desde una muralla; Andrómaca, y Helena, que es la mala "entre comillas" de la tragedia.

Mario Gas ha querido relatar lo que significan las guerras para las personas, con un lenguaje que, a su juicio, "debe ser directo, cotidiano y entendible".

En el mismo sentido se ha pronunciado Ramón Irigoyen, encargado de la adaptación del texto, quien, parafraseando a Gil de Biedma, ha mantenido que se debe ser "extremadamente claro, fresco y de registro coloquial".

Además, Gas ha señalado que ha buscado la denominada "verdad escénica, huyendo de la lágrima", en un "espectáculo esencial y austero, en el que todos los personajes están al límite de sus posibilidades".

La actriz Gloria Muñoz, quien este año ha recibido un premio Max, ha hablado de la complejidad de su personaje, a quien "parece que no le puede pasar nada más malo, pero a la que le van ocurriendo muchísimas cosas a lo largo de la representación".

El trabajo con el director ha consistido "en sacar todo eso fuera, todas sus contradicciones y su gran ansia de venganza" y ha agregado que "es un personaje difícil, pero un regalo que me ha hecho Mario Gas".

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga