Arquitectura

Gehry se estrena en Londres con la Serpentine Gallery

21.07.2008 | 21:58

El arquitecto estadounidense Frank Gehry, famoso por su diseño del Museo Guggenheim de Bilbao, se estrena en Inglaterra con una estructura adyacente a la Serpentine Gallery londinense que tiene los días contados, ya que se desmantelará en tres meses.

Aquellos que deseaban que el afamado autor dejara su firma en Londres tendrán que darse prisa para admirar su creación, porque su debut en la capital consiste en el diseño y construcción del Serpentine Gallery Pavilion, una iniciativa que cada año promueve esa galería coincidiendo con la temporada estival.

La estructura, que se presentó hoy a la prensa, posee la firma geométrica característica de Gehry -Premio Pritzker 1989-, que en esta ocasión ha utilizado vigas de madera, cristal y acero para que los visitantes de los jardines reales de Kensington puedan descansar o refugiarse del clima incierto de Londres.

Pero, además, está concebido como un anfiteatro en el que se celebrarán debates, proyecciones de películas y conciertos, entre ellos los eventos nocturnos pertenecientes a las "Park Nights".

El pabellón, de 526 metros cuadrados y forma rectangular, se levanta sobre cuatro grandes vigas de madera y sólo está cubierto por un techo de láminas de acero y cristal a modo de toldos, que protegen del viento y la lluvia pero dejan pasar el tímido sol londinense.

A juzgar por las impresiones del día de su presentación, con personas que se quedaron dormidas en las gradas disfrutando de un día soleado, algunas leyendo y otras reflexionando, su cometido de refugio en el parque se ha cumplido.

Aparte de las peculiaridades de su carácter temporal y de ser la primera obra en Inglaterra, este proyecto es especial porque se construyó en menos de tres meses y porque se trata de la primera colaboración entre Frank Gehry y su hijo, Samuel.

El pabellón parece el espacio perfecto para un desfile de moda: no tiene paredes, tan sólo dos filas de gradas alrededor de un pasillo de piedra, dos miradores de cristal y un pequeño cuartito que sirve de cafetería.

El techo, lo más impresionante de la obra, es laminado e irregular, plagado de ángulos.

El estudio de arquitectos explica en un comunicado que se ha inspirado en la catapultas de madera diseñadas por Leonardo da Vinci y en las paredes rayadas de las casetas de playa para crear esta estructura, que estará en pie hasta el próximo 19 de octubre.

La obra sirve de recepción a la Serpentine Gallery, ya que une los jardines reales con esta casita construida en 1934 como pabellón de té y que en la actualidad es una galería de arte.

La Serpentine puso en marcha hace nueve años la iniciativa en la que un arquitecto reconocido construye un pabellón de verano al lado de la galería, con las condiciones de que sea temporal y de que el artista no haya trabajado en suelo inglés.

Desde el año 2000, arquitectos de la talla de Zaha Hadid, Óscar Niemeyer, Olafur Eliasson y Kjetil Thorsen, autores de la edición de 2007, han participado en este proyecto, que se financia con donaciones de compañías y particulares.

La pretensión de la Serpentine es que audiencias amplias se familiaricen con la obra de importantes arquitectos, algo que ocurrirá porque esta galería se encuentra en los jardines de Kensington, que colindan con Hyde Park, uno de los lugares más visitados de Londres.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga