Sanidad

La cirugía estética hace furor este verano entre adolescentes del sur de China

24.07.2008 | 09:37

Los hospitales y clínicas de la provincia sureña china de Cantón en los que se ofrecen servicios de cirugía estética están recibiendo en julio la visita de muchos adolescentes que, aprovechando los meses de vacaciones estivales, pretenden mejorar su aspecto físico.

Así lo aseguró al diario "Nanfang Daily" Chen Jianfei, médico del departamento de Cirugía Plástica del hospital de la Policía Armada de Cantón, en el sur del país, quien subrayó que el paciente más joven atendido hasta la fecha ha sido una joven estudiante de 13 años.

Según indicó Chen, la bleparoplastia (operación que permite levantar el párpado y modifica el aspecto de los ojos y los hace parecer menos rasgados), el aumento de pechos y la liposucción son las intervenciones más demandadas por los jóvenes, aún en edad escolar.

Entre los estudiantes que se someten a este tipo de operaciones, muy pocos presentan "malformaciones congénitas", agregó Chen, y recurren a estas intervenciones para mejorar su apariencia, ganar confianza de cara a su ingreso en nuevos centros educativos y ser más competitivos socialmente.

Estas prácticas no son sólo solicitadas por las jóvenes, ya que, según explicaron fuentes del departamento de Cirugía Plástica del hospital Moderno de Cantón, cerca del 20 por ciento de todos sus pacientes son hombres, algunos adolescentes entre ellos.

Con todo, los especialistas desaconsejan estas operaciones a los adolescentes, puesto que se encuentran aún inmersos en pleno crecimiento.

Wang Shusheng, médico especialista del hospital afiliado al departamento de Cirugía Plástica del Instituto Médico de Cantón, destacó que en su centro no recomiendan este tipo de intervenciones a menores de 16 años.

Los adolescentes se hallan en fase de desarrollo y partes de sus cuerpos transformadas por la cirugía plástica son modificadas nuevamente por el tiempo al alcanzar la madurez, agregó Wang.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga