Salud

El trasplantado de cara da las gracias a la familia del donante

Rafael siente el tacto, distingue el calor del frío y hablará con cierta normalidad dentro de un año

05.05.2010 | 07:00
Rafael, junto al director de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Plástica y Grandes Quemados del Hospital Universitario Virgen del Rocío, Tomás Gómez Cía.
Rafael, junto al director de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Plástica y Grandes Quemados del Hospital Universitario Virgen del Rocío, Tomás Gómez Cía.

Rafael, primer trasplantado de tejido facial en Andalucía, expresó ayer, al obtener el alta médica, su agradecimiento a la familia del donante y al equipo médico que realizó esta intervención en el complejo hospitalario Virgen del Rocío de Sevilla, y ha animado a que haya más donantes de este tipo.
Rafael, quien el 25 y 26 de enero pasados fue intervenido en Sevilla en el segundo trasplante de tejido facial compuesto que se realizaba en España y el noveno mundial, ha pedido a los medios informativos, pese a sus problemas de dicción, que respeten su intimidad y le permitan recuperar ahora su vida habitual.
"Felicidad" y "alegría" han sido dos de las palabras pronunciadas más claramente por Rafael, aunque su emoción y agradecimiento han quedado patentes al despedirse del equipo médico del Virgen del Rocío que le ha atendido de manera intensiva durante los tres últimos meses y que comenzó a tratarlo hace varios años.
Rafael, quien se incorporó junto a su madre, Juana, y a su hermana, Belén, al final de una multitudinaria rueda de prensa del equipo médico que lo ha atendido, quiso testimoniar su agradecimiento a la familia del donante y animó a que haya más donaciones de tejido facial.
El doctor Tomás Gómez Cía, director de la Unidad de Cirugía Plástica y Grandes Quemados del Virgen del Rocío, explicó mediante una reconstrucción virtual esta compleja intervención quirúrgica, que se prolongó durante treinta horas y en la que participaron de forma directa e indirecta más de cien médicos y sanitarios de quince servicios hospitalarios diferentes.
Rafael siente el tacto, distingue el calor del frío e incluso ha comenzado a afeitarse ya que antes carecía de vello facial a consecuencia de su enfermedad, añadió el doctor González Padilla. En su opinión, podrá hablar con cierta normalidad dentro de un año y también le desaparecerá en este periodo la actual inflamación que padece en el rostro.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga