Mirando atrás

Pedro Portillo Franquelo: Recuerdos de la cerveza exquisita

Pedro Portillo Franquelo, que nació hace 77 años en la fábrica de cervezas Victoria, cuenta las aventuras de este negocio familiar que durante siglos fue una tonelería hasta que la crisis transformó la empresa en los años 20 en una famosa cervecería

 05:00  
Luis Franquelo posa en lo alto de una máquina importada de Alemania para la nueva fábrica de cerveza, abierta en 1928.
Luis Franquelo posa en lo alto de una máquina importada de Alemania para la nueva fábrica de cerveza, abierta en 1928.  Archivo Pedro Portillo

Alfonso Vázquez. málaga
A Pedro Portillo Franquelo nunca se le irá de la cabeza el olor de cocción de la malta, no en vano nació en la calle de Don Íñigo en plena fábrica de cervezas Victoria, pues su tío y padrino era Luis Franquelo, el creador de este negocio que surgió en 1928.
Aunque mejor hay que decir transformado, porque los Franquelo, una familia de origen genovés, llegaron a Málaga a finales del XVIII y hacia 1810 ya eran toneleros. Mucho sabe don Pedro de la tonelería, pues ha escrito un libro, todavía buscando editor, sobre la historia de estos negocios tan boyantes en el XIX. «Básicamente los toneles eran para vino y para aceite. La tonelería estuvo en el mismo sitio, donde hoy están los eucaliptos, ese era el patio de la tonelería», explica. Uno de estos eucaliptos, frente el Corte Inglés y la fuente de las Gitanillas, lo plantó él mismo en 1943, siendo un niño.
La empresa de los toneles vivió su última época durante la I Guerra Mundial, fabricando barriles de cerveza para Alemania, encargo que duró hasta 1920, pero los toneles no tenían futuro y la actividad cesa en 1926 y es entonces cuando dos años más tarde nace la fábrica de Cervezas Victoria. Aunque en las instalaciones quedarán algunas máquinas de la tonelería el grueso de la maquinaria llegará de Alemania.

El cierre de la frontera
En 1943, Luis Franquelo, el accionista principal de la fábrica, realiza la primera ampliación. «La maquinaria que vino de Alemania fue la última que pasó antes de que cerraran la frontera francesa», recuerda don Pedro.
Una de las máquinas, cuenta, era una moderna (y grande) lavadora de botellas porque cuando era pequeño, después de salir del colegio de los Agustinos, se iba a lavar botellas a la fábrica ayudando al portero. «Había una máquina para lavar de 12 en 12, pero si se quedaban sucias porque la gente las usaba para el aceite o el carbón, había que lavarlas a mano». Por esta labor se ponía a la cola todos los sábados por la tarde, cuando sonaba el pitido de la fábrica, y recibía con el resto de los trabajadores su paga. En su caso 2 pesetas. El sobrino de Luis Franquelo estudió perito industrial, armamento y construcción militar (estuvo cuatro años en el Sahara) y Económicas (de hecho tiene dos cátedras). El caso es que, con su formación, no había nadie mejor para una operación de altura: la fábrica de la calle Don Íñigo había que cerrarla porque por allí pasaba la futura Prolongación de la Alameda.
«La fábrica antigua hubo que trasladarla al polígono Guadalhorce, fue en el 68, yo fui parte del proyecto de aquello y lo hice físicamente». La vieja fábrica se echó abajo, algo que lamenta don Pedro: «Es una pena que la echaran abajo porque las calderas eran de cobre, había máquinas de vapor, el tren de embotellado, las bodegas y aquello se vendió como chatarra». Él profesor malagueño está convencido de que «si se hubiese conservado ese núcleo, hoy sería una auténtica exposición porque sería arqueología industrial».
Pero la vieja instalación desapareció y la nueva se construyó mientras se realizaba el traslado de una gigantesca caldera de cocimiento por toda Málaga, un paso del que don Pedro guarda numerosas fotografías.
Fallecido en 1947 su tío Luis Franquelo, la dueña de la fábrica era en esos finales de los 60 su prima hermana María. Pero el cambio no fue una buena idea. «La fábrica estuvo en funcionamiento hasta 1972 porque no era viable, aunque se hizo para 500.000 hectolitros no se hicieron nunca más de 100.000», cuenta.
Entre las razones de este final, la tremenda competencia. «Antes no podían entrar las marcas», aclara. Y aparte, el interés entonces excesivamente alto de los bancos. «Con aquello se entró en los bancos y los bancos se lo comieron», concluye.
Sin embargo, Pedro Portillo Franquelo sostiene que no fue un caso aislado. «Prueba de ello es que todas las pequeñas fábricas desaparecieron de Europa».
A partir de ahí, las Cervezas Victoria realizan un desfile por distintos propietarios, primero con Cruz Blanca, luego con Santander, Cruzcampo y en nuestros días, en el grupo Damm. Pero el resultado no satisface a don Pedro: «Hoy día se hace en Murcia y es muy mala, la Cerveza Victoria tenía un sabor especial porque estaba muy bien hecha». Eso sí, a don Pedro no le gusta tomarla pero sí verla todavía por Málaga. Sin duda es la cerveza de su vida.

  HEMEROTECA

 

Serpientes y otras molestias en Churriana

Línea directa | La asociación de vecinos denuncia la situación de abandono de un solar, en la calle Doctor Castañón
+ El Ayuntamiento hará el paso de peatones frente a la calle Emerencia | Tú decides qué es noticia

El aeropuerto crece

Primeros vuelos hacia la segunda pista

Acompañamos al primer avión que aterriza en la nueva pista del aeropuerto de Málaga - Costa del Sol, y al despegue desde el aeroclub Leoni Benabú de Vélez Málaga

¿Has visto Málaga a vista de pájaro?



Consultoría jurídica

 

Consultorio sobre Derecho de Familia

Mónica Fernández- Mejía, miembro de Roji Abogados, responderá  el miércoles, 23 de mayo.

  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Historias de la Costa....


En 1972 el Nobel viajó hacia la Costa para participar en un encuentro literario. Su interés no estaba en la playa, en el cine y, ni siquiera, en las suecas. Estaba en Cela.| Lucas Martín

Repasa la Semana Santa


Vive la Semana Grande de Málaga en imágenes. Visita las galerías de imágenes de La Opinión: cofradía por cofradía

Toda la información de la Semana Santa de Málaga


laopiniondemalaga.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondemalaga.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otras publicaciones del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya