Historias de la Costa

Onassis, Churchill y el fantasma de Mr. Marshall

En septiembre de 1958 el político británico atracó frente al puerto de Málaga en compañía de Aristóteles Onassis

 01:34  
El yate Cristina, propiedad de Aristóteles Onassis, atracó en las aguas de la Costa del Sol en numerosas ocasiones. El millonario, que en el viaje con Churchill decidió no pisar tierra, tuvo tiempo, sin embargo, de conocer a fondo los saraos y circuitos predilectos de la provincia. En 1967, como ya recordó esta sección, asistió a Villa Margarita, la casa de los Rostschild, en compañía de María Callas. El viaje de 1958, sin embargo, lo hizo junto a su primera mujer, Athina, y otro hombre relacionado con la provincia, Winston Churchill. Ambos sí pusieron pie en Tenerife en esa misma travesía.
El yate Cristina, propiedad de Aristóteles Onassis, atracó en las aguas de la Costa del Sol en numerosas ocasiones. El millonario, que en el viaje con Churchill decidió no pisar tierra, tuvo tiempo, sin embargo, de conocer a fondo los saraos y circuitos predilectos de la provincia. En 1967, como ya recordó esta sección, asistió a Villa Margarita, la casa de los Rostschild, en compañía de María Callas. El viaje de 1958, sin embargo, lo hizo junto a su primera mujer, Athina, y otro hombre relacionado con la provincia, Winston Churchill. Ambos sí pusieron pie en Tenerife en esa misma travesía.  La Opinión

La llegada de la pareja, al bordo del Cristina, excitó a los curiosos y a la prensa, que se quedó sin la foto; los famosos decidieron permanecer en el yate. Sus mujeres, en cambio, bajaron

Lucas Martín ue antes de los veleros y de las cámaras de bolsillo. Un rumor blanco recorría las comisuras del puerto; los pasos, primero sigilosos, luego desinhibidos, cigarrillos armados mientras se deshacen los últimos chorros de oscuridad en el horizonte. Aquella madrugada fue casi de dulzura infantil, decenas de periodistas, de curiosos, arracimados frente al mar en espera del desembarco de los dos nobles, Onassis y Churchill, con su habitual promesa de oro.
Era septiembre de 1958, el verano se jalaba a sí mismo en su prolongación templada. El anuncio de la visita corría por toda la ciudad, salido como un arroyuelo desde el centro de las redacciones. La Costa del Sol se preparaba para lo que significó su Bienvenido Mr. Marshall, con un giro de timón discreto, despanzurrado.
Onassis y Churchill le dieron el plante a la provincia. Quizá por el murmullo que cloqueaba tierra adentro, donde ya había apuestas sobre la hora de llegada. Puede, sin embargo, que fuera algo mucho más sencillo e ingenuo; el millonario y el Nobel fondearon lejos del puerto y entre las conjeturas también está la más saludable; la de la permanencia voluntaria en cubierta, con la torre cuarteada de la catedral mirando desde lejos.

El anclaje y la decepción. La historia oficial dice que no llegaron a la provincia, aunque nadie puede asegurar que no dieran esquinazo a la recepción y aparecieran, de incógnito, en algún punto de la Costa. El político sin su bombín, con gafas de sol y camisa de verano; el magnate con barba, señalando en un bancal de arena de Mijas o de Manilva hacia las sardinas metidas en ascuas. Lo único es que a las diez de la mañana el público y los reporteros empezaron a desesperar; no fue hasta las diez y media cuando el Cristina de Onassis se dibujó al fondo de la pantalla del Mediterráneo; el barco que daba la impresión de agigantarse y reducirse al mismo tiempo, zarandeado por un movimiento que no acababa de definirse. La decepción se extendía en la boca del puerto; poco después ya no había duda, el yate de las divisas, de los reyes de turno, estaba anclado, congelado, detenido. Hubo, incluso, quien sugirió la posibilidad de navegar hasta el Cristina, al más puro estilo pirata. El oro quieto como el sol, encima del barco, del agua.

De sirens y peces gordos. La sombra españolísima de Bienvenido Mr. Marshall, de pie sobre el grupo, hasta que llegó otro barco, mucho más modesto, el de unos pescadores que juraban haber visto una lancha descender de la máquina del millonario. No les faltaba razón. Justo en el momento en el que la prensa comenzaba a titubear, una comitiva se echaba al agua en su carroza marítima, los flashes estaban erguidos, las libretas en alto. Todo el mundo buscaba la silueta impecable del estratega, el cogote de purpurina de Onassis, pero ni rastro de los peces gordos. Solo sirenas, algunas de ellas veteranas.

La alabanza de la primera dama. En la lancha viajaban las mujeres de Churchill y Onassis, acompañadas del secretario del político y de un matrimonio. Las dos señoras gráciles y elegantes, la una anciana, la otra canónicamente rubia, tomando un taxi hacia el Centro mientras sus parejas se doraban el talle a pocos kilómetros de la playa. Fueron directamente a la Catedral, que inspeccionaron como si se tratara de un documento de Estado, se habla de la antigua primera dama frente a las obras de Pedro de Mena, elogiando sin reparo la colección de pinturas y retablos. Después pusieron rumbo a la Alcazaba y Gibralfaro, donde quizá pudieron divisar el yate resoplando en la costa.

La discreta huida de los famosos. La expedición del Cristina aún tuvo tiempo de recorrer en taxi la Costa del Sol, el mismo escenario que sería testigo de los amoríos del propio Onassis con María Callas. Las mujeres con su rumor de alharacas en Torremolinos, los caballeros con parsimonia marítima, acaso hundiendo en copas de cristal los secretos de la política y de las finanzas. En el puerto se dispersaba el comité. Los más rezagados contemplaban el yate esta vez en movimiento, aunque de retirada. Cerca de la medianoche Marshall dio la vuelta sin necesidad de esconderse tras los cristales encriptados; el día convertido en una marca de agua.

  HEMEROTECA

La UNIA reivindica el valor de los libros en la sociedad

Fernando Arcas ha presentado las novedades editoriales de la Universidad Internacional de Andalucía en el marco de la Feria del Libro de Málaga... (leer más)  


La UNIA celebra unas Jornadas sobre la nueva Ley de cooperativas andaluzas


Su objetivo es reflexionar sobre las modificaciones más significativas introducidas en la Ley y sus efectos más inmediatos en las sociedades cooperativas andaluzas... (leer más) 

La UNIA crea un taller de mapping en Málaga

Más de 30 profesionales, en su mayoría procedentes del ámbito de la comunicación participaron en el taller (leer más)  

Historias de la Costa....


En septiembre de 1958 el británico atracó frente al puerto de Málaga en compañía de Aristóteles Onassis.| Lucas Martín


Consultoría jurídica

 

"El impago de la pensión de alimentos tiene relevancia penal"

Mónica Fernández- Mejía, miembro de Roji Abogados, ha contestado las preguntas de los lectores
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

laopiniondemalaga.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondemalaga.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otras publicaciones del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya