EN DIRECTO
Debate sobre el estado de la ciudad

Análisis de las intervenciones

 11:54  
Intervención del alcalde, seguida con atención por el resto de concejales de su grupo y desde la oposición.
Intervención del alcalde, seguida con atención por el resto de concejales de su grupo y desde la oposición.  Carlos Criado

FRANCISCO DE LA TORRE (PP)
Sin autocrítica, pero sin caer en las reiteraciones de otros debates

Tras escuchar la intervención del alcalde de Málaga –más de una hora de tono lineal–, uno se pregunta si no hubiera sido más acertado centrar su discurso en las personas y en los problemas de presente y de futuro. Sin ser tan reiterativo en la enumeración de datos de debates pasados, el alcalde centró parte de su intervención en un repaso de cada área, cuantificando viviendas, museos y los servicios que ofrece el Ayuntamiento de Málaga. ¿Y las personas dónde se vieron reflejadas en su discurso?

Hubo pocas referencias. La crisis, la larga y ruinosa crisis, parece que ha sumido a nuestros políticos en un bucle del que es difícil salir. De la Torre anduvo mal de reflejos y se notó cierta falta de ideas o de propuestas ya que quiso contrarrestar los problemas de hoy con soluciones de ayer. En este época de dificultades es notable la idea de que el Ayuntamiento de Málaga sea una de las administraciones locales que en menos tiempo paga a los proveedores. Esta es una de las ideas más repetidas por el alcalde, con razón, pero una gran ciudad no debe escudarse sólo en la solvencia de las arcas municipales, pues también es sabido que es uno de los que más deuda acumula. Su intervención, sin ser tan prolija en datos como antes, estuvo en cambio desprovista de la pasión y el calor del que De la Torre hizo gala en otros debates. Usó tópicos como los de la «atractiva oferta cultural» o el de «estamos trabajando mucho y bien...», pero extrañó que se alargara tanto en los parabienes de la ciudad y se olvidara de hacer una autocrítica sobre los problemas de la capital y de sus ciudadanos.

Lo mejor: No comprometerse con proyectos estrella que luego no cuajan y el guiño que le hizo a la UMA, «cuya creación es lo más importante ocurrido en el siglo XX en Málaga».
Lo peor: Si en años anteriores estuvo mejor en la réplica, cuando abandona el corsé del discurso escrito, no fue así ayer donde se enredó en respuestas de las que no supo salir.


MARÍA GÁMEZ (PSOE)
Atacó la contradicción que le supone a De la Torre su doble condición de alcalde-senador

Fue su segundo debate sobre el estado de la ciudad y se notó. Si el año pasado María Gámez ofreció un discurso sin fe, sin aliento político, sin contundencia y falto de brío, este año dejó atrás algunos de esos defectos e hilvanó un mensaje más trenzado y con más seguridad, con más aplomo, sin por ello tocar el cielo. Sin llevar un discurso escrito, sólo notas, Gámez comenzó reprochando la fecha escogida para el debate, «escondido» en un largo puente. Y rápidamente entró en materia y enfocó su objetivo, que no era otro que poner en evidencia y resaltar las contradicciones del alcalde y senador.

La socialista estuvo acertada en eso, en intentar desnudar políticamente al alcalde, en señalar que «no vale acompañar a los discapacitados en carreras y luego recortar en Madrid la ayuda a la dependencia». También acertó la portavoz socialista en su labor de exigir y reclamar al alcalde que cumpla con sus compromisos; es parte del trabajo de la oposición: que mire más hacia los más necesitados, que logre la paz social con sus trabajadores, que aumente la inversión que trae puestos de trabajo. Careció, por contra de suficiente contundencia y fuerza política. Pasó de puntillas por temas que queman al alcalde, pero también a los socialistas en la Junta. Perdió la oportunidad de volver a dañar al alcalde a cuenta de sus viajes. Sorprendió el silencio en este punto.

Lo mejor: Cuando atacó al alcalde y los compromisos políticos de éste y sus contradicciones como senador. Cuando apuntó, al final, que su tiempo se está acabando.
Lo peor: Sus olvidos conscientes. Pasó por alto reprocharle al alcalde sus viajes al extranjero. Sólo hizo una mínima alusión de tipo administrativo.

EDUARDO ZORRILLA (IU)
Intervención medida para hacer ver lo que llamó la «Málaga olvidada»

El nuevo portavoz de Izquierda Unida, Eduardo Zorrilla –chaqueta sin corbata, lazo rojo en la solapa– se estrenaba ayer como interviniente en el debate. No se notó. No hubo nervios, improvisaciones o puntos negros, nada que denotara la bisoñez del novato, sino más bien la veteranía de un tipo curtido en política. En cuanto a la forma, Zorrilla trenzó un discurso de buen tono, dicho con guante de seda, envolviendo en papel regalo granadas de explosión violenta. El fondo fue de mayor grosura y frente a los «grandes olvidos» de De la Torre, contrapuso en su primera intervención la otra cara de la realidad política de la ciudad, aquella que IU quiere mostrar, la Málaga de los desahucios, del riesgo de pobreza, del aumento de la desigualdad. ¿«Conoce usted todo eso»?, le preguntó con retranca política Zorrilla.

Fue una intervención medida, que supo airear las debilidades políticas del alcalde y ponerle frente a sus compromisos. También le recordó los grandes fiascos del equipo de gobierno en Tabacalera, el Astoria-Victoria o la plaza de la Merced. Ajustó un discurso directo y claro, el que corresponde a su condición de concejal de la oposición: controlando con firmeza la acción de gobierno, aireando sus incumplimientos. Sin duda carece de un tono brillante, resultando incluso demasiado comedido y a veces de apariencia blanda, pero lo suple con la contundencia del fondo, la firmeza de sus propuestas, a pesar de su apariencia de fragilidad.

Lo mejor: Un lenguaje muy directo y claro, sin afanes de lucimiento. Supo también sacar tiempo para ofrecer un abanico de propuestas sin visos de utopía.
Lo peor: Cierta falta de espíritu, de vivacidad, de chispa e incluso para ofrecer la ironía, o la frase ingeniosa que da fuerza a los argumentos.

DIEGO MALDONADO (PP)
Discurso de buenas intenciones supeditado por fuerza al del alcalde

Diego Maldonado, el portavoz del PP, también se estrenaba como interviniente en un debate del estado de la ciudad y tampoco se notó dada su condición de político bragado y ducho, curtido en la polémica y el cara a cara. Sin duda el discurso del portavoz del equipo de gobierno, por estar supeditado al del alcalde y quedar a su sombra, pierde sentido y eficacia y también interés. Todas las atenciones para el discurso del alcalde. Consciente de este papel de actor secundario, Maldonado trazó una intervención generalista recordando los logros de los últimos años, sin entrar en detalles. Fue un discurso de buenas intenciones. Más adelante sí que ahondó en aspectos concretos de la actividad municipal y repasó la gestión en materia de empleo, tecnología , movilidad y el trabajo en los barrios.

Maldonado es un político sosegado, ajeno a la estridencia que usa el florete y no la daga. Su intervención tuvo ciertas carencias en el tono debido a que aún arrastra secuelas de su grave afonía que le tuvo sin habla varias semanas. Perdió por ello en intensidad y careció de apasionamiento. Acabó con un estrambote poco apropiado al escenario al recordar una frase del escritor Torrente Ballester que señalaba que el poder más peligroso es el de quien manda pero no gobierna y aplicó está máxima al ejecutivo de Rodríguez Zapatero, «que no gobernó, al contrario del de Rajoy, que está haciendo los deberes». Quizá un ejemplo más del papel poco efectivo que le corresponde al portavoz del PP en estos debates.

Lo mejor: La dignidad que ofreció el portavoz huyendo de vítores y del aplauso fácil. Se ciñó a la realidad mostrando un ayuntamiento que trabaja y trata de ofrecer soluciones.
Lo peor: Su tono excesivamente pausado y lento, producto de los problemas de afonía sufridos semanas atrás. Sus referencias a la política nacional en un debate local.

[INFORMACIÓN ELABORADA POR JAVIER GARCÍA RECIO]

Suplemento especial



La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Especiales de La Opinión

Viaje a la Málaga Milenaria

La Opinión de Málaga analiza cada quince días un yacimiento de la provincia. Cerro del Villar, Marbella, Bobastro... descubre los tesoros arqueológicos de Málaga

 

Suplemento especial



Turismo

La Junta insiste en que los beneficios turísticos recaigan en los empleados

La Junta insiste en que los beneficios turísticos recaigan en los empleados

El consejero espera que la Feria se desarrolle con «cordialidad» entre vecinos y visitantes

CCOO denunciará a 42 hoteles por subcontratación alegal de limpieza

CCOO denunciará a 42 hoteles por subcontratación alegal de limpieza

La demanda afecta a 400 trabajadoras de establecimientos de toda la costa de la provincia

El PP sale en bloque en defensa del turismo ante el ataque de los extremistas

El PP sale en bloque en defensa del turismo ante el ataque de los extremistas

Arenas condena las acciones violentas de "extremistas minoritarios" y pide que la justicia actúe...

Enlaces recomendados: Premios Cine