Entrevista publicada el 22 de septiembre

Caneda: ´Recuperar el festivo del 19 de agosto es lo mejor para Málaga´

La fiesta de los Patronos tiene sus días contados. 25 años para retomarla y uno sólo para perderla.

18.10.2013 | 10:04
Damián Caneda, en las escaleras del Archivo Municipal, donde se encuentra su despacho.
Damián Caneda, en las escaleras del Archivo Municipal, donde se encuentra su despacho.

El Ayuntamiento se plantea suprimirla para que la Feria recupere su festivo tras las presiones del sector turístico. El concejal de Cultura y Turismo lo reconoce y dice que hay unanimidad. Caneda repasa los buenos resultados y da datos que atestiguan que la ciudad de Málaga ya piensa en clave cultural.

Pantalón blanco, blanca la camisa. Americana de raya diplomática, gruesa, también blanca. Se tiene que agachar para no tropezar con el techo abuhardillado de su despacho. El que suscribe no lo necesita. La notable diferencia de estatura se anula sentados en el sillón. Damián Caneda ha digerido ya la Feria y el resultado es agradable, desde su punto de vista. Los datos de espectadores a los teatros o de visitantes a los museos muestran una gestión austera pero eficaz, buscando los espectáculos y las exposiciones que agraden a una ciudad que, parece que por fin, piensa en clave cultural. El turismo funciona en medio de la tempestad económica y Málaga se aferra a esa locomotra.

El concejal de Cultura respondió el pasado 22 de septiembre a las preguntas de La Opinión de Málaga.

Puede que sea la primera vez que a punto de entrar en el mes de octubre, aún se esté hablando de la Feria de Agosto. ¿Qué balance hace de la edición de este año?
La Feria de 2013 ha ido recogiendo cambios, como pasó con la de 2012, y tenía como objetivo fundamantal acabar con los problemas de seguridad, peleas y graves incidentes, que acababan en el hospital. El principal problema que queríamos erradicar era la masificación que provocaba estas situaciones. Y lo hemos conseguido, porque en esta última Feria no ha habido ningún incidente. Se han recuperado las actuaciones autóctonas, como el flamenco, las malagueñas o los verdiales, llegando a duplicarse. Y el número de visitantes ha traído una ocupación hotelera récord, también incluso en la semana anterior a la Feria. Así que estamos muy contentos. Es verdad que existe unanimidad en pedir que vuelva a ser festivo el día 19 de agosto.

¿Unanimidad?
Bueno, casi unanimidad. La congregación de los Patronos probablemente no esté de acuerdo. Pero en general, en el mundo económico sí existe esa unanimidad de que es bueno que el 19 sea fiesta y que ésa sea la semana de la Feria. Que haya coincidido en la tercera semana de agosto ha sido muy bueno, pero al no haber día festivo ha sido malo, fundamentalmente para los hosteleros. Pero una Feria que deja 35 millones de euros a la ciudad, un 99% de visitantes que dicen que la recomendarán en sus lugares de origen y un 60% que aseguran que volverán... Es para estar razonablemente satisfecho.

¿Me está diciendo que el Ayuntamiento va a recuperar el 19 de agosto como fiesta local?
Es un tema que tiene que decidir el Pleno, pero desde el Foro de Turismo se nos ha pedido así. El Ayuntamiento tiene que definirse en breves días. Ahora es verdad que se está planteando que el 19 de agosto vuelva a ser festivo.

¿Si el 19 es festivo, la Feria de 2014 se retrasaría una semana respecto a las fechas ya anunciadas por el alcalde?
En ese caso sería del 15 al 24 de agosto. Pero tengo que hacer una apreciación: el alcalde no dio como totalmente cierto que la Feria de 2014 fuera a adelantarse una semana.

El 18 de junio está entonces condenado a desaparecer.
Se está intentando que no necesariamente tenga que ser así, pero si no hay otro remedio... En cualquier caso, creemos que los Patronos tienen que tener una celebración y si eso pasara habría una alternativa: actividades que rememoraran y ensalzaran la figura de San Ciriaco y Santa Paula. Hay que tomar decisiones que satisfagan a la mayoría y que sea lo mejor para la ciudad.

¿Cómo se puede ganar espectadores en los teatros tras haber reducido la inversión?
La estrategia desde el principio, dado que era obvio que tenemos menos dinero, es buscar alternativas con imaginación. Y luego está también la profesionalidad de los trabajadores del Cervantes y del Echegaray. Hay que recordar que, para orgullo de los malagueños, este incremento contracorriente, porque mientras nosotros hemos subido un 15% el número de espectadores el resto ha bajado un 20%, no es sólo en el teatro. También en el cine y en el caso de los museos, todos han subido las visitas un 25% de media en la Feria. El Thyssen, respecto al año anterior, en este momento también lleva un 18% más de visitantes. También han subido en un gran porcentaje el número de usuarios de las bibliotecas, casi un 70% en los dos últimos años. Esto es el termómetro de que Málaga está cambiado. Pero esto lo están haciendo los profesionales y luego también el cambio de hábitos en general en los ciudadanos. La ciudad durante muchos años estaba alejada de la cultura y ahora vamos por un sendero distinto con público para todos los gustos. Incluso ya en cualquier sitio fuera de Málaga se nos valora como una ciudad emergente y muy en boga.

¿Quizás el 2016 llegó demasiado pronto?
Yo creo que todo esto puede ser una resaca de nuestra candidatura. Cuando llegué me encontré con muchísimos proyectos, ideas e inquietudes de gente que no se hubieran despertado si no existiera la meta del 2016. Fue quizás el detonante de que eligiéramos la cultura como una de las líneas estratégicas de Málaga. Y gracias a esa elección viene todo lo demás. Luego es cuestión de profesionalidad, de hacer bien las cosas. El 2016 fue positivo porque plantearse un reto siempre lo es, y si se fracasa hay que aprender y mejorar. Es lo que ha pasado.

¿Siguen siendo los grandes proyectos la espina clavada en el equipo de gobierno municipal en material cultural?
Muy al principio de la legislatura, cuando me encomendaron este trabajo, decía que el reto de Málaga no era tanto hacer grandes proyectos como que fuéramos de verdad una ciudad cultural, es decir que se consumiera cultura y se utilizaran los espacios que ya teníamos. Haber tenido 498 funciones en el Echegaray significa que no tiene teatros por adorno o para los turistas. Distingo siempre lo que es el negocio inmobiliario de la cultura. Mi reto es utilizar lo que tenemos, que estaba muy lejos de ser utilizado. Los grandes proyectos son siempre decisiones políticas. Nosotros tanto para el Astoria, como para el Cubo del Puerto como para Tabacalera tenemos proyectos, pero se harán cuando estime el alcalde. Pero también depende del nivel de lo que se quiera poner y del costo que suponga. Y creo que este no es el momento de gastar grandes fortunas en obras faraónicas. Ni se puede y sería inmoral. No hay que dedicarse a construir continentes. Obsesionarse con las grandes inversiones me parece cateto.

¿Pero cuando se pueda se harán?
Seguro que sí.

¿Existe una prioridad? ¿Cubo, Astoria, Tabacalera...?
Son distintos proyectos. Altenativas hay muchas, unas autofinanciadas y otras que hay que mantener porque aporten una gran riqueza ya sea turística o cultural, por el consumo exterior o autóctono, y que aporten un plus a la ciudad, como el CAC, el Thyssen o el Picasso. Pero insisto: la cultura no es hacer continuentes espectaculares, sino que los ciudadanos de Málaga disfruten con los conciertos, con la danza en la calle, el teatro y utilicen sus bibliotecas... De forma interesante y a unos precios asequibles.

¿Qué va a pasar con el pleito entre el Ayuntamiento y Royal Collections por la devolución del canon para poner en marcha el Museo de las Gemas?
Será un largo proceso. Lo importante es que, a mi entender, se solventó muy bien la recuperación de las instalaciones, que desde hace más de un año están a disposición de la ciudad, y se pueden utilizar, cuando queramos y darle uso cultura. Luego hay un conflicto judicial que puede durar años por el que reclamamos a la empresas que se puso en su día allí una cantidad y ellos nos reclaman otra. Eso lo dirimirán los jueces.

La estrategia de apostar por la cultura tiene repercusión en el turismo. Los cruceristas ya se quedan.
Era una realidad, pero ya hemos ganado esos turistas.

¿La crisis y la necesidad de reducir los tiempos de estancia han beneficiado a la capital?
Con crisis o sin ella, el turismo iba evolucionando hacia visitas de pocos días. Este tipo de turismo urbano es muy frecuente en el interior de Europa. Hace un año, en la World Travel Market, nos llevamos la satisfacción de comprobar que Málaga ya está en el circuito de ciudades europeas de turismo de este tipo, junto a Londres, Roma, París o Amsterdam. Ciudades que permiten hacer un break en tu vida. Málaga tiene visitas de touroperadores de dos días y de cuatro días, en las que se destaca fundamentalmente la cultura y la gastronomía. Y últimamente tanto en Alemania como en Inglaterra hemos logrado que estas visitas sean de cuatro días, en las que se combina cultura con naturaleza. Son retos que vamos poniéndonos y que sirven para que, poco a poco, crezca el turismo internacional prácticamente en todos los trimestres. Estamos intentando suplir el turismo de cruceros, que este año ha bajado, con otro tipo de turismo para seguir creciendo.

¿Suben los turistas, pero suben también las pernoctaciones?
Así es. Han subido. En este momento probablemente seamos, después de Barcelona, la ciudad que ha conseguido una media de pernoctaciones más alta. Nos estamos poniendo a unos niveles muy importantes, superando ya los dos días de pernoctación media.

¿Qué tipo de turismo es el que está funcionando mejor?
El de congresos, por ejemplo. En la actualidad tenemos 212 candidaturas abiertas para organizar congresos en Málaga, con fechas cerradas incluso para 2017. Planificamos con mucho tiempo. También apostamos por el turismo deportivo. Hay que recordar que hemos recuperado la maratón y en este momento, las inscripciones son ya un 40% superiores que el año pasado, cuando aún faltan tres meses. Y más de la mitad de los corredores participantes son de fuera de España.

¿Deportistas que tendrán que alojarse en algún sitio?
Y que además vienen acompañados. En 2017 será la Olimpiada de Transplantados, a la que optamos y que seguramente nos concederán. Tenemos todas las perspectivas para que así sea.

¿Han encontrado la fórmula para combatir la estacionalidad?
Los índices de ocupación de los hoteles malagueños hoy por hoy son de los mejores de España. Los hoteles de Málaga ciudad no conocen la estacionalidad gracias al Festival de Teatro, el Carnaval, el Festival de Cine, la Semana Santa, la Noche en Blanco, la Feria... Todo el año tenemos actividades que nos lo permiten. Por eso también hemos peleado para tener la Copa del Rey de baloncesto en febrero... Queremos que siempre haya celebraciones en Málaga para tener los hoteles llenos. Y tenerlos llenos también significará poder atraer a inversores que hagan más hoteles.

¿Cuáles son las previsiones de aquí a final de año?
Son buenas. Y para el año que viene aún mejores. Ha funcionado hasta el mes de agosto, porque hay que recordar que la temporada alta era la baja para la capital. Y este año la ocupación en verano ha sido superior al 90%. Tenemos un largo recorrido.

¿Por qué el turismo sigue siendo lo único que funciona en una sociedad desajustada y en crisis?
Hay dos razones: funciona todo lo que exporta, porque hay mercados fuera que no están en crisis y el turismo fundamentalmente es exportación; y también porque aquí sabemos hacer turismo. Llevamos mucho tiempo especializados y tenemos grandes profesionales. Es nuestra industria. Sabemos trabajar y trabajar juntos. La administración colabora, pero no es lo fundamental. Son los profesionales los que innovan. Así surgen los frutos que estamos recogiendo.

¿Repetiría en la próxima legislatura junto a Francisco de la Torre?
No me lo planteo. Yo estoy haciendo lo que hago y punto. Es un disfrute y un reto haber llegado justo en estos momentos, que creo que han sido los peores. A partir de ahora ya no habrá bajada del presupuesto, sino que se mantendrá. Esto era mi objeto y mi reto: hacerlo bien y formar unos equipos que trabajen.

No se lo plantea, ¿pero le gustaría?
Es que no me lo planteo. Vivo al día sin pensar en el futuro.

¿Como los analistas políticos apuntaban a que su inclusión en las últimas listas respondía a que usted quien iba a tomar el relevo de De la Torre?
Abrir debates en esta línea no tiene sentido desde el momento que el alcalde que tenemos ya ha anunciado que se va a volver a presentar y además todas las encuestas apuntan a que volverá a ganar las elecciones.

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine