Juicio a 17 guardias civiles

El exjefe de Aduana del aeropuerto dice que los agentes no podían hacer trámites aduaneros

Este funcionario de Hacienda ha explicado que los guardias civiles sólo podían inspeccionar los equipajes

20.01.2014 | 17:21

El que fuera responsable de la Aduana en el aeropuerto de Málaga hasta finales de 2005 ha comparecido este lunes como testigo en el juicio que se sigue contra 17 guardias civiles por pedir dinero a pasajeros para dejar pasar sus equipajes y ha declarado que los agentes no estaban autorizados para hacer trámites aduaneros sobre las mercancías que traían los viajeros ni podían pedir dinero por ningún concepto.

Este funcionario de Hacienda ha explicado que los guardias civiles podían inspeccionar los equipajes y si detectaban que había mercancías que no podían circular libremente tenían que llamar al funcionario de Aduana que estuviera en ese momento trabajando, destacando que "siempre", hasta las 22.00 horas, había alguien encargado de este servicio, aunque estuviera en otra terminal del aeropuerto.

Asimismo, ha precisado que si se trataba de comida que no estaba permitido llevar, como uno de los casos investigados en esta causa, tenían que haber informado al viajero de la legalidad vigente en ese caso y de que la mercancía iba a ser decomisada, tras lo que tenían que haberla destruido y tomado nota de ese decomiso en un libro que existía a tal efecto.

El funcionario, que con posterioridad ha colaborado en investigaciones como la del caso 'Malaya', ha explicado que la oficina en la que se instaló una de las cámaras de grabación con motivo del caso era para hacer trámites documentales, pero que se autorizó que los agentes la pudieran utilizar como zona de descanso y dejar determinados objetos personales.

No obstante, ha indicado que no encuentra justificación para que los guardias hicieran entrevistas a los pasajeros en esas oficinas tras inspeccionar sus equipajes, aunque ha admitido que eran los agentes los que tenían que ponderar y analizar las situaciones a la hora de inspeccionar y de decomisar o no las mercancías con el fin de adecuarse a la legalidad.

La investigación Ha asegurado que tuvo conocimiento de que se podían estar cometiendo prácticas corruptas porque algunas personas, entre ellas trabajadores de compañías, le informaron de que les habían llegado noticias de que los guardias "estaban poniendo la mano" y, además, algunos pasajeros "insinuaban" que tenían que pagar en Aduana porque "no habían querido pasar por el aro" previamente.

Otro de los indicios que tuvo fue que notó que había menos atestados y actas de Aduanas, aunque el número de pasajeros había aumentado. Entonces, ha explicado, tomó algunas medidas como presentarse de forma sorpresiva en la zona donde se hacían las inspecciones de los equipajes, aunque no detectó nada; o decir a los funcionarios de Aduanas que tuvieran más presencia en esa zona.

Asimismo, informó verbalmente a sus superiores y también a los responsables de la Policía Judicial de la Guardia Civil. Ha manifestado que el perfil de los pasajeros era el mismo, personas no residentes en España, que entraban temporalmente o estaban en tránsito y que "desconocían las prácticas aduaneras y la legislación española".

Por su parte, el responsable de la Guardia Civil que actuó como instructor de este caso, que también ha declarado, ha coincidido con el funcionario de Hacienda en que los agentes "no pueden cobrar por ningún concepto" a los viajeros y que su papel debía limitarse a dar el documento correspondiente cuando llevaban determinadas mercancías para remitirles y dirigirles al departamento adecuado, ya fuera Aduanas u otro.

Ha explicado que la investigación se realizó en varias fases y ha sido cuestionado por la fiscal por cada uno de los casos. Aunque no ha podido concretar los detalles, al no recordarlos, el instructor sí ha indicado que en el caso del ciudadano chino, que también está siendo juzgado en esta causa, llevaba comida que fue intervenida y que "olía fatal".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

Edición Local


Ballix, la primera ginebra de mango
Ballix, la primera ginebra de mango

Ballix, la primera ginebra de mango

Las empresas Trops y Murex han sido las encargadas de crear esta nueva bebida

Natural Club, tres años de fiestas

Natural Club, tres años de fiestas

Mañana sábado celebra una fiesta de aniversario especial por los tres años de actividad nocturna e...

Manifiesto de Guillermo Busutil en contra del hotel del puerto

Manifiesto de Guillermo Busutil en contra del hotel del puerto

"No hemos aprendido nada del tiempo que nos ha costado ganar el puerto como ciudad pública del...

Premian a Súper Paco por su trayectoria ejemplar

Premian a Súper Paco por su trayectoria ejemplar

El Congreso de Actividad Físico Deportiva para Personas Mayores ha destado la contribución al modo...


Más de 20 razas de perros se exhiben sobre la pasarela Mi Mascota

Más de 20 razas de perros se exhiben sobre la pasarela Mi Mascota

El Salón del Animal de Compañía celebra su sexta edición el 25 y 26 de noviembre en el Palacio de...

Los médicos envían a la Fiscalía 435 casos sospechosos de violencia machista en 2017

Los médicos envían a la Fiscalía 435 casos sospechosos de violencia machista en 2017

A esta cifra hay que sumar las denuncias que se remiten directamente a los juzgados al ser...

400 personas se concentran a la entrada del Puerto contra el proyecto de rascacielos

400 personas se concentran a la entrada del Puerto contra el proyecto de rascacielos

El columnista de La Opinión, Guillermo Busutil, leyó un manifiesto en el que calificó el hotel de...

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine