Historias de la Costa

El nacimiento de la teta de oro de la provincia

Décadas después del famoso topless de Gala, la mujer de Dalí, la Costa del Sol se arrancó la camisa en pleno destape y convirtió en un clásico del verano sus certámenes de tetas

25.01.2014 | 02:32
Los concursos de belleza proliferaron en la noches de la Costa del Sol a partir de los ochenta. Uno de los más populares fue, sin duda, el de Miss Topless, conocido mediáticamente como Miss Tetas, que se extendió a los principales centros de ocio de Marbella y Torremolinos. El más importante se celebraba habitualmente a mitad de agosto, con discotecas como Joy o Piper´s como protagonistas. Los premios en 1984 tenían un tope de 50.000 pesetas, aunque, eso sí, con complementos como billetes de avión de Aviaco. En 1989 la cuantía había evolucionado a 150.000. Con dinero, incluso, por participar.
Los concursos de belleza proliferaron en la noches de la Costa del Sol a partir de los ochenta. Uno de los más populares fue, sin duda, el de Miss Topless, conocido mediáticamente como Miss Tetas, que se extendió a los principales centros de ocio de Marbella y Torremolinos. El más importante se celebraba habitualmente a mitad de agosto, con discotecas como Joy o Piper´s como protagonistas. Los premios en 1984 tenían un tope de 50.000 pesetas, aunque, eso sí, con complementos como billetes de avión de Aviaco. En 1989 la cuantía había evolucionado a 150.000. Con dinero, incluso, por participar.

En 1985, con entradas para Julio Iglesias como premio, las candidatas se retiraron antes de empezar por la presencia de una belleza sueca

Se tendió la teta herida. Como la vaca del poema de Lorca. Customizada, geodésica, infinita. Parecida, sobre todo, a un animal salvaje. Quién sabe si surgida de los camerinos secretos del abismo. En España, en los ochenta, nadie sabía lo que era una teta. Como mucho se intuía. Y se hablaba de la teta poética, la teta mitológica, con malla de piel de tambor y cara de entorno de luna. Hasta que llegó la Costa del Sol. Y todo, especialmente el macho alfa, empezó a parecerse a Fernando Esteso subido a un ciclomotor y trampeando por Torremolinos.

En Málaga, hasta que murió Franco, apenas había habido tetas de alcance público. Se hablaba de las de Gala, descubiertas frente a los bigotes de Dalí. También de Brigitte Bardot, que fue denunciada al gobernador civil por ponerse en plan mirador en una época en la que la provincia todavía se vestía con el misal y el cilicio. Poca teta para tanto borrico. Nada que no solucionara la fiebre del destape, que puso a España en porretas y a corretear por los pasillos. Morosamente y a destiempo, justo cuando los turistas ya casi andaban en otra cosa, con la cerveza y el pescaíto.

La Costa del Sol tenía hambre de teta. Fundamentalmente de puertas para adentro. Y en la mayoría de los casos para estupor de las mujeres patrias, que andaban divididas entre las que se enfrascaban en el pudor y las que iban a la universidad y hablaban con el pelo verde y con razón de Julia Kristeva y la tiranía del machismo –una de las ganadoras de un concurso de belleza de Málaga llegó a declarar por esos días a la prensa que le encantaba ser la esclava de su marido–.

Había, sin duda, mucha confusión. Las edades se superponían y con tanta avidez y tanto discurso era normal que los cuerpos salieran disparados y llegaran a la galaxia altiva. Y más aún cuando a las noches de descoque no se le había ocurrido más reclamo que los desfiles. En la Costa del Sol en 1984 salía en pasarela hasta el obispo. Cada grupo de amigos tenía su concurso de misses. Incluso damas como Isabel Preysler o la nietísima se inventaron el suyo, Lady España, que era como el certamen clásico pero en su versión pija. Con este horno a toda mecha, era sólo cuestión de tiempo que se rizara el rizo y aparecieran los concursos de tetas. Y el tiempo, en la Costa del Sol, pasaba muy deprisa. Miss Tetas le llamaban. Con las velas desplegadas y un motor de fuera borda encendido contra los visillos.

En el mismo mes de agosto en el que la Pantoja se encerraba para adelgazar y se ponía de moda la cirugía se convirtió en motivo obligado celebrar estos corrillos. No existía discoteca de postín en Marbella y Torremolinos en la que no se enseñaran las domingas. Alguien, quizá los socialistas, como decía la prensa más nostálgica, había encendido la lámpara en el infierno y las formas detrás del biombo se correspondían con lo que se preveía. Españoles con ganas de cachondeo y jóvenes turistas que aprovechaban que Estocolmo quedaba muy lejos para sacarse de encima las mantas y los calcetines.

Porque el certamen, casi desde el principo, tenía su composición muy clara. Entre el público primaba lo nacional y en el escenario las rubias. A finales de la década, de hecho, las discotecas llegaban a pagar 6.000 pesetas por participar. Y las chicas aprovechaban para sufragarse el veraneo haciendo algo que en su país no era más que una chiquillada pasada de bourbon. En 1984, a la ganadora de Piper´s, una tal Camile, le regalaron un viaje en avión a Madrid y dos entradas para ver a Julio Iglesias. A la Costa del Sol, si le daba por ser hortera, no se andaba con tonterías. Y en mitad de esto ocurrió aquella otra cosa, la de la edición de Lasser, cuando los organizadores no tuvieron más remedio que salir a la calle para intentar buscar participantes mientras el público se impacientaba y rugía. La razón, la dimisión espantada de las candidatas, que se habían marchado a casa después de descubrir entre las participantes a una sueca de dos metros y ojos verdes de los de lago con reno y floresta rediviva. Demasiada competencia, demasiada España semejante a sí misma. Pero gentilmente en transición. Hacia otro momento histórico. Con la Costa del Sol como punta de lanza. «Árboles y arroyos trepaban por sus cuernos», decía Lorca de la vaca.

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

Edición Local


El restaurante Bardal de Ronda suma la novena estrella Michelin de Málaga

El restaurante Bardal de Ronda suma la novena estrella Michelin de Málaga

El chef Benito Gómez obtiene su primer reconocimiento. Mantiene sus dos estrellas Dani García y...

Málaga posibilita que se realicen 19 trasplantes de órganos en seis días

Málaga posibilita que se realicen 19 trasplantes de órganos en seis días

Los hospitales malagueños reciben ocho donaciones, lo que se ha traducido en 13 intervenciones en...

Especialistas visitarán operaciones en Málaga con nuevas técnicas anestésicas

Especialistas visitarán operaciones en Málaga con nuevas técnicas anestésicas

Cerca de 300 especialistas abordarán en Málaga entre los días 23 y 25 de noviembre los últimos...


Trabajo detecta más deficiencias en las instalaciones de los bomberos de Málaga

Trabajo detecta más deficiencias en las instalaciones de los bomberos de Málaga

Un segundo requerimiento saca los colores al Ayuntamiento en materia de seguridad laboral

Los hosteleros quieren llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento por el ruido

Los hosteleros quieren llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento por el ruido

Mahos-Amares celebró este martes una asamblea en la que se informó a los asociados de la intención...

Una esclava real en la Málaga de Felipe II

Una esclava real en la Málaga de Felipe II

La escritora e historiadora malagueña Presina Pereiro, especialista en la Málaga de Felipe II,...

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine