Educación

240 kilómetros cada sábado por amor a las matemáticas

Pablo Antonio Fernández es uno de los dos alumnos malagueños que han terminado este curso el proyecto Estalmat sobre talento matemático

05.07.2015 | 13:14
Antonio Pablo, con sus padres Ana María y Ramón.

­Las matemáticas son difíciles. Las matemáticas son áridas. Las matemáticas son enrevesadas... Pero también pueden ser divertidas, a pesar del consenso social que perpetúa que es una asignatura compleja y que no gusta a los estudiantes. Al menos a la mayoría. Pero también pueden ser tan amenas y placenteras como para que una familia coja el coche cada sábado durante cuatro años y haga los 120 kilómetros que separan Málaga de Granada para que su hijo, de calificaciones brillantes, participe en el proyecto Estalmat, para perfeccionar sus conocimientos.

Ana María Torres y Ramón Fernández son profesores de Primaria. Y su hijo Pablo un alumno que siempre ha sacado muy buenas notas. Acaba de terminar primero de Bachillerato en el colegio San Estanislao, de los jesuitas de El Palo, y el pasado 20 de junio fue uno de los dos alumnos de Málaga que recibió el título tras terminar su estancia en Estalmat (Estudio del Talento Matemático). El acto de clausura tuvo lugar  en la facultad de Matemáticas de Sevilla. «Han sido cuatro años de esfuerzo y sacrificio, por su parte y por la nuestra, pero siempre entendimos que él es lo primero», explica su madre.

Cuatro años de madrugones, de kilómetros de ida y vuelta, de gasto en combustible, de sesiones de tres horas cada sábado en la Universidad de Granada... tienen ahora su recompensa. Como el resto de sus compañeros, son mejores personas, más creativas, más inteligentes, más trabajadoras. «Todo esto tiene que revertir en la sociedad», asegura Ana María Torres. «Pablo no tenía beca porque afortundamente sus padres trabajamos», insiste. Es decir, que todo lo han hecho por amor a las matemáticas y por su hijo. Ni más título ni más reconocimiento.

Empezaron siete alumnos de Málaga pero solo han terminado dos. «Mi hijo se presentó a unas pruebas en la facultad de Matemáticas de la Universidad Málaga cuando estaba en primero de la ESO. Fueron seleccionados siete de Málaga. En total 50 estudiantes (25 de Andalucía oriental y otros 25 de Andalucía occidental). Las sedes son dos: en Granada y en Sevilla, por eso hay que estar dispuestos ha hacer muchos kilómetros», explica la madre.

«Cuando nos preguntan nuestros vecinos o conocidos e incluso compañeros de trabajo sobre qué significa Estalmat nos produce un poco de tristeza el hecho de ver cómo sobre matemáticas se sabe poco», se lamenta Torres.

Hay padres dispuestos a afrontar este tipo de retos por llevar a sus hijos a prácticas deportivas, a jugar al fútbol o al tenis o a hacer natación, o a otro tipo de actividades extraescolares, pero pocos que lo hagan para que amplien sus conocimientos de matemáticas. «Puede que se entienda menos», dicen.

Estalmat es un proyecto que depende de la Sociedad Andaluza de Educación Matemática Thales, que tiene entre sus fines estatutarios difundir el conocimiento matemático, facilitar la actualización del profesorado de matemáticas, difundir las corrientes del pensamiento matemático, transmitir las innovaciones educativas y difundir las distintas corrientes para la enseñanza y el aprendizaje matemático, impulsar el desarrollo de estas investigaciones, realizar estudios, críticas y propuestas de curriculares para cada uno de los niveles educativos y establecer una conexión entre el profesorado de los distintos niveles educativos.

«No somos bichos raros»

«Siempre me han gustado mucho las matemáticas», admite Pablo Antonio, que además de sacar fantásticas notas estudia quinto de piano en el Conservatorio Superior de Málaga. «Aparte del aprendizaje de matemáticas, el grupo de estudiantes que nos reuníamos cada sábado ha sido muy bueno. Nada de bichos raros, como podría pensar hasta yo al principio», asegura. «Las matemáticas pueden ser divertidas», asegura.

En cada sesión de tres horas, con un descanso, se incluían charlas con presentación de diapositivas, los escolares hacían ejercicios «y siempre se utilizaban muchos ejemplos». «También trabajábamos entre nosotros e incluso había competiciones online con alumnos de otras comunidades», explica.

Las matemáticas son complejas, pero la metodología empleada hace que, aunque al principio puedan ser difíciles de entender, «con un poco de esfuerzo son comprensibles». «Nos hace abrir la mente», sostiene Pablo, que sabe que quiere estudiar algún grado de ciencias, pero se debate entre el doble grado de matemáticas y física y la ingeniería aeronáutica, «donde hacen falta matemáticas muy avanzadas».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine