Cursos de verano de la UNIA

La situación en Túnez centra la clausura del encuentro con Sami Naïr

Los ponentes han analizado la evolución de las sociedades tunecina y británica ante los últimos cambios

09.07.2015 | 15:01

El curso '¿Identidades conflictivas o convivencia?', que dirige el politólogo Sami Naïr y que organiza la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) en el Instituto de Estudios Portuarios de Málaga, ha concluido este jueves con un debate sobre los valores comunes en un mundo fragmentado, protagonizado por la catedrática de Políticas en la Queen Mary University de Londres, Montserrat Guibernau; y la secretaria general de la Liga Internacional de Derechos Humanos y profesora de la Universidad de Túnez, Khadija Ben Mahmoud.

El moderador de la mesa, Javier de Lucas, ha realizado un breve resumen sobre los temas tratados en el encuentro a lo largo de la semana, además de añadir una breve reflexión sobre los vínculos identitarios.

Por otro lado, Khadija Ben Mahmoud ha realizado un recorrido histórico de Túnez, un país que atraviesa en estos momentos una situación muy complicada. Ben Mahmoud ha hablado de los valores universales y cómo la referencia religiosa ha perdurado siempre, por lo que el trabajo de muchos tunecinos, según la profesora, ha sido romper con este vínculo.

Asimismo, la secretaria general de la Liga Internacional de Derechos Humanos ha especificado que la sociedad de Túnez ha estado marcada por la tradición y la influencia de la religión. El hecho de que no hubiera democracia ha generado un movimiento de personas que reivindican derechos, pero el problema ha sido que la secularización está incompleta en relación a algunas reformas constitucionales, en palabras de Ben Mahmoud. A este problema religioso se le añade el de la cuestión económica, dos factores que "han contribuido en el origen de las revoluciones en Túnez".

Sobre el futuro de Túnez, ha analizado la lucha de los demócratas y la herencia educativa, así como la presencia de las mujeres, que tuvieron un papel fundamental en el proceso. La clave, a su juicio, reside "en el avance de la Constitución para configurar la identidad tunecina".

Para concluir con su reflexión, Ben Mahmoud ha hecho referencia a los atentados terroristas que sufrió el país. Indica que "el Estado está todavía debilitado y no puede resolver este problema porque tampoco hay un apoyo real por parte de los países occidentales para que Túnez salga de la crisis".

La comunidad identitaria. Más tarde ha sido el turno de la catedrática Montserrat Guibernau, quien ha analizado cuatro puntos: el cambio vertiginoso al que asistimos, la amenaza de las políticas autoritarias, la importancia de la pertenencia y el contenido de la identidad.

Según Guibernau, el cambio rápido trae consigo ciertas contradicciones y una ambivalencia que genera riesgos, pero también oportunidades. Además, estos cambios hacen que unas personas se beneficien y otras no, es decir, existen una élites minoritarias acomodadas y otra parte de la población que sufre por las políticas autoritarias, tal y como ha aseverado la catedrática de Políticas en la Queen Mary University.

Respecto a la pertenencia, ha asegurado la dificultad de definir quiénes son los "nuestros" y los "otros", pero añade que pertenecer significa "formar parte de una comunidad y asumir un compromiso". En cambio, el problema de los radicalismos encuentra su principal causa en la falta de integración, según Guibernau, que ha puesto como ejemplo la sociedad británica y aquellos ciudadanos que deciden ir a luchar con el Daesh. Para concluir, ha hablado de las fronteras invisibles, "muchas de ellas construidas por nosotros y más efectivas que las visibles". Sin embargo, las fronteras no perduran para siempre, por lo que el gran peligro es el auge de partidos de extrema derecha, a juicio de la catedrática.

Tras las reflexiones, se ha procedido a un coloquio sobre la definición de los islamistas, los problemas de la integración, la democracia y otros asuntos internacionales.

Posteriormente, ha tenido lugar el discurso de clausura con la presencia del moderador y catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de Valencia, Javier de Lucas; el vicerrector de la UNIA, Manuel Torres; y el director del coloquio, Sami Naïr. Los tres han querido dar las gracias por la asistencia a este seminario donde se ha tratado el conflicto identitario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine