Acuerdos

La Diputación afronta una legislatura bajo la exigencia de la regeneración

La primera junta de portavoces que se celebró ayer ha fijado una disminución de las retribuciones para equipararlas a las que se perciben en el Ayuntamiento

10.07.2015 | 00:31
El popular Elías Bendodo se reunió ayer con los portavoces de los grupos municipales. En la imagen, con el socialista Francisco Conejo.

Novedades

  • Cargos. Reducción de un 23%. Contabilizando la reducción de cargos a la que ya obligaba la reforma de la Administración local, la reducción final a la que se ha llegado en el acuerdo de investidura con C´s es de un 23 por ciento. 
  • Salarios. Limitación de retribuciones. Las retribuciones de los diputados provinciales serán igualadas a las de los concejales en el Ayuntamiento de la capital. También se establece que ningún director podrá ganar más que el presidente. 
  • Empresas. Fusiones para reducir cargos. Para ahorrar en recursos, el acuerdo de investidura contempla unificar empresas. Las primeras en fusionarse serán la Térmica con el Centro Cívico y la Fundación Ciedes con Madeca.
  • Ayuntamientos. Mancomunizar municipios. Ciudadanos ha defendido que existen demasiados ayuntamientos. El acuerdo contempla una experiencia piloto para unificar los servicios en dos municipios cercanos para medir la eficiencia. 
  • Portavoces. Cuatro estrenos en la legislatura. Sólo repite en la portavocía Francisco Conejo para el PSOE. En el PP se estrena Kika Caracuel, Gonzalo Sichar será el portavoz de C´s, Guzmán Ahumada de IU y Rosa Galindo de Málaga Ahora. 

­En un nuevo intento por demostrar su utilidad y con más retraso de lo previsto, debido al entuerto jurídico en Fuente la Piedra, se constituirá el próximo lunes el nuevo gobierno de la Diputación. Colorido como nunca lucirá el pleno gracias a la diversidad que aportarán Ciudadanos y Málaga Ahora, las nuevas fuerzas que se estrenarán en el ente provincial. El que será investido nuevo presidente, el popular Elías Bendodo, tendrá que demostrar, más que nunca, su capacidad de mediación y su tan aclamada voluntad por tejer compromisos entre los diferentes partidos políticos para dar respuesta a las exigencias de regeneración que plantea su nuevo socio, Ciudadanos, que sin formar parte del gobierno, está llamada a ser la formación que aporte estabilidad al futuro ejecutivo. PSOE, Izquierda Unida y Málaga Ahora, por su parte, emprenden la nueva legislatura en la oposición y medirán para determinar si las nuevas formas de hacer política se materializan en la práctica o se quedan en un discurso ponzoñoso, enarbolado para salvar el poder provincial, una vez que el PP ha sido despojado de la mayoría absoluta por las urnas. Ante este nuevo escenario, Bendodo será proclamado presidente del organismo en un pleno de investidura en el que contará, como ayer se reafirmó de nuevo por si quedaba alguna duda, con el apoyo de Ciudadanos para mantener el poder provincial que tanto trabajo costó arrebatarle al PSOE.

Un mandato muy diferente

Hay que recordar que Bendodo afronta su último mandato al frente de la Diputación –siempre ha sido rotundo a la hora de comprometerse a la limitación de mandatos–, después de cuatro años siendo el hombre con más poder en la provincia. Respaldado por una mayoría absoluta, sin oposición verdadera alguna, se pudo enfrascar el traje de rey Midas quitando y dando subvenciones con la Diputación como instrumento para ir testando lealtades e ir desplazando del centro de gravedad a las pocas alcaldías que quedaron en manos del PSOE tras la rotunda deflagración socialista en 2011. El escenario ha cambiado y quedarse a un escaño de la mayoría absoluta ha obligado al PP a un pacto con Ciudadanos y a una serie de medidas de aplicación obligada.

En vísperas del acto protocolario del lunes, Bendodo reunió ayer a los portavoces en ciernes de todas las formaciones en la que fue la primera junta de portavoces y en la que se acordó una bajada salarial del 7% que equipará a las retribuciones en la Diputación a los salarios que se perciben en el Ayuntamiento de Málaga.

Los nuevos aires en la institución provincial no se han quedado en la reducción de salarios. El acuerdo de investidura firmado por Bendodo y el líder de Ciudadanos en Málaga, Juan Cassá, el pasado 18 de junio exige también la reducción de cargos de confianza y la fusión de las empresas vinculadas directamente a la Diputación. El ahorro inmediato por la reducción de personal ha sido cifrado por Ciudadanos en más de un millón de euros.

Igualmente, ayer se fijó la celebración del pleno de organización, donde se aprobará el funcionamiento de la institución, para el próximo jueves 16 de julio. El PSOE salió exigiendo de nuevo la creación de una Comisión de Transparencia con una presidencia rotatoria, que decaería cada seis meses en un grupo político distinto. Este órgano, según explicó el portavoz socialista, Francisco Conejo, estaría encargado de velar por la transparencia en la actividad contractual y de información de la Diputación ente el resto de sus entes vinculados. «Los socialistas consideramos que la Diputación tiene que abrir un nuevo tiempo», dijo sobre la nueva legislatura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine