La capitalidad verde, un objetivo a futuro

19.07.2015 | 05:00

La renuncia de Málaga a optar a la capitalidad verde europea ha supuesto aplazar esa posibilidad. No obstante, no es un camino sencillo y suele requerir presentarse de dos a tres veces. De fondo está la decisión política de afrontar el gasto que supone esta carrera, que puede rondar desde los 4 a 5 millones que se gastó Bristol –Greencapital 2015– a los 15 millones que se han llegado a invertir en conseguir la denominación. No obstante, Málaga cuenta con una ventaja y es que el trabajo técnico del informe con los indicadores medioambientales es sencillo de realizar, gracias a la existencia de la Agenda 21. Otra cosa es la segunda fase, una vez superada la parte técnica. Ésta es una fase política donde la designación de una ciudad obedece a otros criterios. La contratación de una agencia de marketing y lobby se hace necesaria, además de contar con el apoyo del Gobierno y la Junta. Más allá de la designación, la clave de esta carrera es diseñar un plan a medio y largo plazo, algo que, en todo caso, beneficiaría a la ciudad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine