Justicia

"Es imposible planificar porque hay una falta de acuerdo total entre el Gobierno y la Junta"

El juez decano de Málaga considera que la Junta debería implicarse más en los problemas de la Justicia

02.08.2015 | 05:00
El juez decano de Málaga recibió a La Opinión en su despacho de la Ciudad de la Justicia.

Muchas reformas se han quedado en el camino con la marcha del exministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, pero Málaga, como en muchas otras cosas, escapa a todas las comparaciones y todas las medidas de refuerzo se quedan cortas. Éste es el partido judicial más saturado del país, todo un reto para el juez decano, José María Páez, uno de los más influyentes del país con aportaciones decisivas a diferentes leyes. En esta entrevista repasa todos los temas de actualidad que afectan a la judicatura.

Málaga es la ciudad con mayor litigiosidad del país...

Obedece a que esto no es una ciudad, es un área metropolitana, hay un movimiento de personas y de asuntos que se reflejan en el aumento de la litigiosidad. Entonces, claro, en términos absolutos igual no podemos compararnos con Madrid o Barcelona. Pero el estudio ha de ser en términos relativos. Los medios con los que contamos y los asuntos que tenemos que afrontar. Por eso nos encontramos en esa dinámica de gran entrada de asuntos en relación con la infraestructura que tenemos.

¿Se sienten desbordados?

Efectivamente. Lo denunciamos año tras año. Tenemos un aeropuerto con las dimensiones que tiene. Un área metropolitana con muchos visitantes. Todo eso genera volumen de asuntos. Lo que no se ha producido es una respuesta adecuada en infraestructura.

¿Cuántos juzgados necesita Málaga ahora mismo?

Hablamos de jurisdicciones que ahora mismo tendrían que duplicar el número de jueces. El problema ha sido que en cuatro años ha habido una paralización de hecho de nuevas estructuras judiciales. Hemos paralizado el modelo anterior de creación de juzgados por la oficina judicial que nunca se ha producido, llevamos cuatro años en parálisis.

¿Confía usted en que eso entre en vigor?

Tengo que confiar en que entre en vigor algo. Incluso estamos dispuestos a proponer nuevos sistemas para seguir incrementando la planta.

¿Hay alternativas a la oficina judicial?

Tiene que haberlas. Estamos pensando en ello, pero no puedo adelantarle nada.

¿No parece que los ciudadanos acudimos demasiado a la Justicia?

Nosotros no reprochamos esa cultura ciudadana, que al final es una cultura democrática.

Es lo que ha llamado judicialización de la sociedad civil...

Es posible que pudiéramos utilizar otros medios sin necesidad de llegar aquí. Son campos que se estudian. Están en despegue como la mediación o el arbitraje. Con el tiempo, conflictos que no lo necesitan se podrán solventar entre las partes con el diálogo. Nosotros podemos hacer poco en ese aspecto, salvo tratar de que esto se perfeccione. Pero nuestra labor empieza cuando el ciudadano llega aquí.

Cuando usted dice que Mercantil 1 es el juzgado más saturado de España, ¿qué le responden?

Los juzgados de lo Mercantil en general están en mala situación. Éste es el sitio con mayor saturación. Estamos en el pico, pero el que viene detrás está muy cerca. Es una jurisdicción en la que no podían preverse los efectos de la crisis. La avalancha de asuntos, en relación a lo previsto, aquí nos ha afectado muchísimo. La situación en toda España de estos juzgados es dramática, pero aquí es especialmente dramática.

Entonces, ocupamos este ranking tan desgraciado en esta jurisdicción. Se trata de buscar soluciones equitativas. Hace poco, el defensor del Pueblo hablaba de la situación de los de Sevilla. Yo podría salir ahora a decir: no, es que el ranking lo lideramos nosotros. Ahora es momento de adoptar medidas con la estadística en la mano.

Por lo menos duplicar los juzgados...

Por descontado. Hablamos de jurisdicciones que sería conveniente duplicar los juzgados. Y si me pregunta cuáles le diría que todas. Pero tenemos que actuar con responsabilidad, los recursos son limitados. Queremos un plan a medio y largo plazo. Es imposible planificar porque en estos años ha habido una falta de acuerdo total entre el Gobierno y la Junta, y si no hay acuerdo ni planificación a medio o largo plazo no podemos hacer nada.

Tengo la sensación de que no se les consulta para llevar a cabo las medidas...

Aunque no nos pregunten solemos decirlo en los foros en los que tenemos posibilidad de hacerlo. Es simplemente querer escuchar. No lo digo como decano de Málaga, sólo hay que irse a la memoria del TSJA, está muy claro. Y siempre dentro de una absoluta racionalidad, no pidiendo cosas desorbitadas. En algunas jurisdicciones necesitamos duplicar la planta. No estoy diciendo que mañana. Pero deme un horizonte para saber en qué dirección.

¿En qué jurisdicciones?

Los números lo dicen. Estamos en una jurisdicción Penal al doble, en Social también, en Contencioso-Administrativa...

Los decanos son defensores de especializar los juzgados en corrupción.¿Se siguen sintiendo solos los jueces de Instrucción frente a las macrocausas?

Digamos que en 2014 hicimos 57 propuestas para mejorar la Justicia. De esas algunas sí se han puesto en marcha. Una de ellas se aprobó como modificación de la LOPJ, que entrará en vigor el 2 de octubre. La ley permite ahora la instrucción en equipo, que es una idea que proponíamos desde hace tiempo. Un juez podrá auxiliarse de otros jueces para llevar la instrucción, siendo él el director de la causa, cosa novedosa porque va a facilitar la labor del instructor, con una ayuda que hasta ahora no se podía producir. Hablo de las macrocausas.

¿Qué más necesitan los jueces de Instrucción de Málaga?

Que se lleve a cabo el nombramiento de cuerpos de peritos especializados en la materia, como los forenses, en vez de acudir a peritos externos. Peritos especializados en contabilidad, pero que formaran parte de la estructura de la administración. Todo ello agiliza la investigación. Esta medida depende de que las leyes lo desarrollen. Y vamos a tener que contar con el apoyo de los funcionarios que dependen de la Junta de Andalucía. Estamos a la expectativa de que esto llegue de alguna manera, lo que en estos cuatro años no ha ocurrido. No hay funcionarios de refuerzo. Hay un grupo pequeño de funcionarios adscritos, que para este fin es difícil cogerlos, porque son insuficientes. Pediremos que la administración autonómica se implique.

¿Usted cree que la Junta no se implica en los sumarios de corrupción?

Yo no digo que no se implique en los sumarios de corrupción, digo que no se implica en general. Porque las plantillas se han congelado, los refuerzos también, se tarda muchísimo en nombrar interinos cuando hay bajas.

Ahí está el caso Astapa...

No es que yo lo diga, es que es evidente. Es verdad que ha habido una crisis importante, pero la Justicia debe ser una prioridad. Y lo recordamos día tras día. Esperemos que eso cambie.

Parece que la última reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal acaba con el macrosumario: un juicio, un delito. ¿Es posible?
Son un instrumento para que lo use el juez, pero otra cosa es que decida hacerlo.

Parece que la medida va contra los macrosumarios...

Si un juez decide que debe seguir siéndolo así será. También hay que ver las cosas con perspectiva: no podemos tener macrosumarios que se eternicen en el tiempo, ni que duren años, años y años. Hay que ponerles un fin porque los delitos nos prescriben. Si tenemos un instrumento para agilizar que se use cuando se pueda.

Se ha quedado en el alero la ley que preveía el partido judicial uniprovincial...

Es un sistema mucho más racional. Incluso en Europa hay modelos de partidos regionales. Y funcionan. En España el partido único provincial funciona en Mercantil, Social, Contencioso, Menores y en el enjuiciamiento Penal. Sólo hablaríamos de Civil e Instrucción. La nueva ley permite agrupar partidos, y entra en vigor el 2 de octubre. Es una modificación muy importante. Se ha abandonado el modelo pero no se recupera el anterior. Esto se ha explicado mal, porque el sistema provincial no supone el cierre de sedes, sino que se trata de otra forma de trabajar, manteniendo a lo mejor algunas sedes, evitando el desplazamiento de los ciudadanos con nuevas tecnologías. Es un sistema que no se ha explicado bien, y podía haber traído muchas ventajas. No se ha podido ensayar porque no se han puesto los medios necesarios.

Ahí van a tener que enfrentarse a los alcaldes...

Es probable que no se haya explicado bien. A mí lo que me interesa es que el procedimiento se haga en el menor tiempo posible, con todas las garantías, y que lo vean los mejores profesionales. Ése es el objetivo, pero si lo que queremos es que lo vea el profesional menos cualificado, que tarde mucho y que el ciudadano tenga las mayores molestias, a lo mejor hay que mantener el sistema actual de retraso y colapso. Hay grandes poblaciones donde la justicia está desbordada, después los sitios costeros, y una gran franja en la que la planta es adecuada y la justicia funciona razonablemente bien porque hay menos litigiosidad. Aquí es difícil implantar los modelos, porque estamos desbordados por la realidad diaria y el retraso. Soy un firme partidario de ese sistema porque es mucho más ventajoso, pero tiene sus dificultades políticas.

¿Cómo están las relaciones con entre los abogados y los jueces tras el enfrentamiento?

Son buenas. Sinceramente. Las relaciones con el Colegio de Abogados son buenas o muy buenos.

¿Por qué hablaban de retrasos en los juicios y de cierto maltrato en cómo se dirigían los jueces a ellos?

Bien. Nosotros entendemos que eso no se produce. Son casos productos del gran volumen de trabajo que hay y de la actividad diaria de los juzgados. Nosotros somos los primeros interesados en evitar eso. Ahora elevar a la categoría de enfrentamiento una anécdota que se pueda producir... Para nosotros no hay enfrentamiento. En Málaga se celebran al año 50.000 juicios. Una cifra que se aproxima mucho a la realidad. Si estamos hablando de esa cifra, el hecho de que se hayan presentado nueve quejas o diez u ocho, ¿supone un conflicto? Yo creo que no. Las relaciones siempre han sido magníficas y estamos en el mismo equipo. Siempre agradecemos que se hagan observaciones sobre el funcionamiento. Sabemos cuáles son las discrepancias y sabemos cómo podemos mejorar. Aquí se presentan 180.000 asuntos al año. A la vista de lo que hay, las relaciones son muy buenas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine