Campaña electoral

26-N: La UMA en juego

Los tres candidatos a rector de la Universidad de Málaga responden a un cuestionario común y plantean cómo solucionar los principales problemas de la institución

22.11.2015 | 21:11

Miguel de Aguilera
Catedrático de Comunicación Audiovisual y candidato

"Nuestras plantillas son viejas y sufren una gran precariedad"

 Acusa a Narváez de «falta de credibilidad» para plantear un proyecto de cambio

­¿Por qué se presenta a rector de la Universidad de Málaga?
­Básicamente por un ejercicio de responsabilidad. Llevo toda mi vida en la Universidad, en especial en la pública. Me encanta la Universidad y amo a la de Málaga, ya que aquí llevo un cuarto de siglo de mi vida. Además, ya ha pasado el tiempo de encogerse de hombros. Y por supuesto también, por insistencia de un grupo amplio de miembros de la comunidad universitaria, incluidos muchos estudiantes que se sienten incluso ofendidos cuando se habla de excelencia. Yo vengo a servir.

¿Considera justo el sistema de voto ponderado?
Sí, debe haber cierta primacía por parte del profesorado con mayores niveles de preparación, dedicación y visión de las cosas. Pero me parece un tanto injusto el peso que se le concede al PAS, que en general es muy cualificado respecto a los puestos de trabajo que tiene, y desempeña también un papel de primera importancia.

¿Cuáles son los principales problemas de la UMA y cómo piensa resolverlos?
Durante los últimos años hemos venido padeciendo una serie de recortes, derivados de las imposiciones que se suceden desde Europa, España y Andalucía, y que aquí se han interpretado sin aplicar políticas activas para tratar de resolverlos. Esto se traduce en el envejecimiento general de las plantillas y en precariedad –la generación que tiene que liderar el futuro intelectual de la Universidad, con todo lo que se le ha exigido, sufre una gran inquietud porque no se convocan nuevas plazas y ya se han levantado las restricciones-. Además, la investigación sufre un grave problema, porque la UMA no ha desarrollado las políticas adecuadas. El potencial es grandísimo pero la situación no se corresponde con la realidad.

¿Cuáles son los retos más inmediatos?
Apoyaremos la carrera docente en todos los escalafones para mejorar la situación de profesores asociados y sustitutos interinos, más de 500 en la UMA y que dan clase a 30.000 alumnos. Convocaremos inmediatamente plazas para los acreditados y fomentaremos el talento joven, llamado a renovar generacionalmente a las plantillas envejecidas. Y en el campo de la investigación, reforzaremos algo que hasta ahora ha sido ignorado: los áreas Sociales, Jurídicos, Económicos y Humanidades. Y aumentaremos la calidad de la docencia, y aquí incluimos la internacionalización, completando su cualificación con profesores visitantes y la creación de institutos de investigación que tendrán publicidad en todo el planeta. Y hemos pensado en un plan de infraestructuras, no solo parches, sino desarrollar el concepto de ciudad universitaria.

¿Cómo puede la UMA dejar de depender tanto de los presupuestos públicos?
La Universidad pública tiene que tener financiación pública, porque su vocación es el servicio público. Pero también hay dos grandes vías de financiación privada: la facturación por investigación y la transferencia, que sirve para renovar nuestra sociedad, y esto lo vamos a apoyar decididamente. Y en tercer lugar podríamos hablar de programas de mecenazgos.

¿Cómo han sido los últimos años de gobierno de De la Calle?
No han sido demasiado buenos. Han sido difíciles. La profesora De la Calle ha tenido que atender otros frentes y ha establecido otras obligaciones. Empezó bien y sé que se ha dejado el pellejo, pero le han sobrado los últimos cuatro años, que se los podía haber evitado. Es un error estar más de ocho años en un puesto. Durante este tiempo ha habido un problema de dirección, ha faltado orientación, y en estos últimos cuatro años el papel del profesor Narváez ha sido intensísimo, muy especialmente cuando ella estaba en Madrid con la CRUE.

¿Qué tiene que hacer la UMA para retener y atraer talento?
Para retener talento hay que dotar de estabilidad a la plantilla, que sufre unas condiciones lamentables. Hay quienes han sido becarios y han tenido que abandonar la UMA Universidad porque se les acabó el contrato y que se han presentado en otros sitios y han logrado plaza en concursos públicos internacionales sin discusión. Y queremos captar talento fortaleciendo la oferta de condiciones investigadoras y, por lo tanto, laborales.

¿Qué tiene que hacer la UMA para mejorar su posición en los ranking internacionales?
No es una tarea ni sencilla inmediata. Apoyaremos la labor investigadora en el ámbito internacional, lo que llamamos especialización inteligente, vinculando las fortalezas de la UMA con las necesidades de desarrollo de nuestro entorno. Además, queremos tener un programa con apoyo en mecenazgo para atraer científicos de mucho talento, incluidos premios Nobel o medallas Field, y que alguno de ellos vienen en verano a la Costa del Sol. Y también desarrollando una política de investigación que descargue a los investigadores principales de carga burocrática y que apoye la participación en proyectos europeos, y trabajar en torno a la definición de criterios que nos permita participar más ampliamente en los rankings, que mejore nuestra reputación internacional.

¿Qué tiene que hacer la UMA para aumentar la empleabilidad de sus egresados?
Estrechar lazos con el tejido productivo. Eso significa transferencia y conversaciones con las entidades que agrupan a los colegios profesionales, para que nos ayuden a definir mejor aspectos de las titulaciones para vincularlas más con las salidas profesionales. Pero no solo buscamos profesionales que mañana puedan trabajar, sino que también lo puedan hacer dentro de 20 años en una sociedad que cambia a un ritmo sin precedente en la historia. También hay que vincular el posgrado no solo con la actividad académica, como es tradicional, sino también con el tejido productivo. Y buscar nuevos yacimientos de empleo, que se van a crear pronto.

¿Qué opinión tiene de sus dos rivales en esta carrera hacia el Rectorado?
Cuentan con todo mi respeto. Pero a uno de ellos le falta credibilidad para plantear un proyecto de cambio, ya que la Universidad que hoy conocemos es consecuencia, en buena parte, de sus decisiones; y al otro le falta conocimiento y maduración en su proyecto.

¿Qué pasará el 26 de noviembre?
Que nos estarán felicitando por nuestra victoria.

José Ángel Narváez
Catedrático de Fisiología, rector en funciones y candidato

"¿Cómo subir la posición en los ranking con recortes y deuda?"

 Dice que el tejido productivo malagueño no es capaz de aprovechar a los titulados
­

­¿Por qué se presenta a rector de la Universidad de Málaga?
Me presento por responsabilidad y por compromiso. Tengo experiencia de muchos años, conozco muy bien esta Universidad y creo que tengo que dar un paso adelante para ponerme a disposición de la institución en la que tanto he trabajado y que tanto me ha dado en mi vida profesional.

¿Considera justo el sistema de voto ponderado?
Es un sistema establecido por la ley. Creo que está considerado universalmente por todos. Tendríamos que analizar en profundidad la ponderación del voto, y especialmente en algunos colectivos, ya que necesitan ser más reconocidos. Pero también creo que el voto universal absoluto dentro de una Universidad no responde en realidad a la propia composición de los colectivos.

¿Cuáles son los principales problemas de la UMA y cómo piensa resolverlos?
La UMA tiene varios problemas. Unos propios y otros añadidos por la situación económica. Quizás los más importantes, pero que no pueden ser imputables a la Universidad son las situaciones derivadas de los recortes presupuestarios y su afección al profesorado y, desde luego, algo que pasa más desapercibido, su afección tanto al PAS y fundamentalmente en la investigación. Los recortes en I+D+i están provocando un problema muy grave. Desde el punto de vista de la gestión, tenemos que hacer un esfuerzo en la modernización. La UMA necesita una gestión más moderna y una estructura más moderna. Y eso lo vamos a afrontar.

¿Cuáles son los retos más inmediatos?
La reorganización de la actividad docente. Lo que queremos es una nueva forma de estructurar la docencia. Otro importante es reforzar los sistemas y las herramientas de investigación y transferencia dentro de la Universidad. Pero sin duda el más ambicioso es el cambio de la cultura en la gestión y en el gobierno de la Universidad.

¿Cómo puede la UMA dejar de depender tanto de los presupuestos públicos?
Es difícil porque somos una universidad pública. Por tanto, para cumplir con este espíritu tenemos que depender de los presupuestos públicos. Si nosotros fuéramos capaces de incorporar una financiación privada, la Universidad pública estaría en peligro. Lo que tenemos que exigir a los responsables políticos de la Administración es que si ellos creen realmente en las universidades públicas, tienen que articular un sistema de financiación adecuado para el servicio que se quiere dar a la sociedad.

¿Cómo han sido los últimos años de gobierno de De la Calle?
Importantes. Se han conseguido objetivos muy significativos en cuanto a posicionamiento y en cuanto a la capacidad de promoción. Simplemente ahora tenemos que seguir adelante, cambiando aquello que ahora mismo ya no sirve porque no se articuló de forma adecuada y continuando con lo que es importante para el futuro de la UMA. Por ejemplo la internacionalización. En este periodo la UMA de Málaga consiguió el Campus Internacional de Excelencia, o se dieron grandes avances tendiendo puentes con Asia oriental y EEUU. Y creo que todo esto hay que potenciarlo.

¿Qué tiene que hacer la UMA para retener y atraer talento?
Tiene que diseñar una estrategia para que ese talento se sienta reconocido en la Universidad. Nosotros vamos a sacar un plan de contratos posdoctorales, precisamente para retener ese talento. Y vamos a llevar adelante otros mecanismos para que podamos seguir formando talento y que se pueda quedar en la Universidad, pero solo con los mejores. Ya que una función de la sociedad es crear talento que salga a la sociedad y que, por tanto, contribuya a la transformación de la misma.

¿Qué tiene que hacer la UMA para mejorar su posición en los ranking?
Lo primero que tenemos que hacer es articular mejor los sistemas de información que tenemos dentro de la Universidad. La posición de la UMA ahora mismo, desde mi punto de vista, no se corresponde con la realidad de sus fortalezas. Por tanto vamos a trabajar en el posicionamiento de la Universidad y, desde luego, establecer una estrategia para que podamos poner en valor el trabajo, la investigación y los resultados de esa investigación, que la Universidad de Málaga produce. Esa estrategia iría por favorecer de una forma decidida a los grupos de investigación que son muy productivos; por apoyar a los que están en una buena vía de producción; y por supuesto, también por solucionar la situación de aquellos grupos que tienen problemas para incorporarse al sistema de investigación, sobre todo debido a los recortes dramáticos sufridos, y establecer un nuevo sistema de rendimiento y de resultado que nos vuelva a colocar en los ranking. En todo caso, reflexiono: ¿Cómo puede una Universidad subir su posición en los ranking en una situación de recortes presupuestarios en investigación, en profesorado y con una deuda de 110 millones de euros?

¿Qué tiene que hacer la UMA para aumentar la empleabilidad de sus egresados?
La UMA está haciendo sus tareas adecuadamente. Muchas veces cuando se habla de empleabilidad me gustaría más que se mirara al tejido productivo que hay alrededor y su capacidad para contratar talento. El otro día veía una encuesta que hablaba que las empresas contrataban por igual a egresados universitarios que a personas formadas simplemente con el Bachillerato o la FP. Ante esa encuesta me pregunto qué capacidad tiene para captar ese talento que las empresas extranjeras sí captan. Fuera nuestros titulados encuentran trabajo adecuado a su formación y sin embargo aquí existe la sobrecualificación. Y esto, desde el punto de vista de la Universidad es un contrasentido. El sistema no es capaz de aprovechar la buena formación de nuestros universitarios.

¿Qué opinión tiene de sus dos rivales en esta carrera hacia el Rectorado?
Creo que son compañeros muy competentes, que están desarrollando una carrera universitaria adecuada. Y me alegro y felicito de que hayan dado el paso para competir en esta carrera para conseguir el rectorado. Científicamente son muy competentes y les muestro todo mi respeto.

¿Qué pasará el 26 de noviembre?
Que voy a ganar yo.

Ernesto Pimentel
Catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos, director de la ETS de Informática y candidato

"No creamos ninguna expectativa para retener ni atraer talento"

Considera que la UMA no debe «obsesionarse por aparecer en la foto» de los ranking pero plantea un plan de fomento de la investigación en los ámbitos menos potentes


­
¿Por qué se presenta a rector de la Universidad de Málaga?
Por el compromiso que tengo con mi Universidad, que adquirí cuando entré ya como estudiante. Y porque estoy convencido de que necesitamos una renovación, no solo en las personas, también y especialmente en las formas de gobierno. Del mismo modo, necesitamos tener un objetivo claro, una idea de Universidad a la que tenemos que llegar.

¿Considera justo el sistema de voto ponderado?
No sé si es justo o no, pero es adecuado. Se pueden introducir matizaciones sobre la ponderación de cada uno de los sectores, pero en cualquier caso soy partidario de tener un sistema de votación universal más que como el anterior del claustro. Quizás el PAS está valorado por debajo de lo que le correspondería.

¿Cuáles son los principales problemas de la UMA y cómo piensa resolverlos?
Por un lado, la situación de precariedad de nuestros profesionales, a la que nos ha conducido estos años de penuria económica que hemos tenido. Por otro, también las carencias en algunos aspectos que repercuten en la calidad de la formación de nuestros estudiantes, y que tenemos margen de mejora. Y también dos aspectos importantes: el exceso en la burocracia, necesitamos una gestión más ágil y flexible; y además necesitamos una mejora de nuestra visibilidad y posicionamiento en el ámbito nacional e internacional. ¿Cómo lo queremos conseguir? Todas las acciones que estamos proponiendo van encaminadas a mejorar la formación  y empleabilidad de nuestros alumno. Queremos apostar por el aumento de sus capacidades lingüísticas y aquí proponemos cuestiones que tienen que ver con oferta de asignaturas en otro idioma y también incentivar su movilidad. Del mismo modo, buscaremos la formación integral, no solo en las disciplinas, sino también que los alumnos se incorporen a proyectos de cooperación y culturales de manera que también se formen como ciudadanos. En cuanto al PAS, queremos tener la posibilidad de revertir su situación de deterioro, reconociendo su profesionalidad. Al mismo tiempo, establecer planes de promoción, para que puedan progresar en su carrera profesional. Y algo parecido también planteamos para el PDI, ya que ahora cubrimos necesidades estructurales con plazas a tiempo completo con contratos a tiempo parcial. Necesitamos un plan a  tres o cuatro años, porque necesitamos planificación. Y definir claramente la carrera docente, porque hemos acumulado muchos profesores que están acreditados a nivel nacional en figuras contractuales de mayor nivel, pero debido a la tasa de reposición no le hemos dado salida.

¿Cuáles son los retos más inmediatos?
Recuperar la situación de los profesionales que trabajan en la Universidad, ya que los límites de la tasa de reposición se han acabado. Pero necesitamos dos o tres años, a través de una planificación. Otra cuestión inmediata es la negociación de la financiación de la Universidad con la Junta de Andalucía. No depende de nosotros, pero hay que presionar y ser muy exigentes reclamando esta deuda.

¿Cómo puede la UMA dejar de depender tanto de los presupuestos públicos?
Es muy difícil. Una Universidad pública no puede dejar de depender de los presupuestos públicos. Y lo que tenemos que hacer es revalidar el compromiso de las administraciones públicas con esta institución pública. En cualquier caso, sin que de ninguna forma mine la autotomía de la Universidad, sí que estamos convencidos de que es necesario aumentar ingresos por otro tipo de cauces, y aquí queremos apostar por las posibilidades de transferencia que tenemos, que son muchas, y también la financiación por proyectos de investigación en convocatorias competitivas, apoyando que los grupos concurran en proyectos europeos.

¿Cómo han sido los últimos años de gobierno de De la Calle?
En la presentación de mi candidatura me marqué como objetivo mirar al futuro y no insistir en lo que se ha hecho en el pasado. No obstante, creo que  se han hecho cosas interesantes. Destacaría como positivo plantear un proyecto de la Universidad que queremos, lo que ocurre es que se quedó a medias. Y por otro lado, he observado que ha habido poco dinamismo y pocas iniciativas, puede que también por la situación económica que hemos atravesado y las restricciones que han venido de fuera.

¿Qué tiene que hacer la UMA para retener y atraer talento?
Para retener talento necesitamos, primero, crear expectativas en la UMA y desde el punto de vista del PDI no las creamos. No están claras las posibilidades de la carrera docente de nuestros jóvenes investigadores y no hay una política de reincorporación clara de doctores. Obviamente formamos a personas para que se integren en la sociedad y los doctores no están tan considerados en el mundo empresarial como en otros países. Y para atraer talento necesitamos que la UMA sea más visible, atractiva y reconocida fuera, con una oferta organizada de docencia bilingüe, que cubra semestres completos.

¿Qué tiene que hacer la UMA para mejorar su posición en los ranking?
La política universitaria no tiene que obsesionarse por aparecer bien en la foto. Pero algunas medidas hay que destinar para aparecer en los ranking, que actualmente se fundamentan en la productividad y la producción científica. Hay que aumentarla. Destacamos en ámbitos concretos que hay que seguir incentivando, pero también necesitamos sumar otros y fomentar la investigación competitiva donde ahora somos deficitarios. Y para ello proponemos un plan de fomento de la investigación.

¿Qué tiene que hacer la UMA para aumentar la empleabilidad de sus egresados?
Necesitamos revisar nuestra oferta de posgrado. Tiene que articularse con una conexión clara con el tejido socioeconómico de nuestro entorno más cercano. Adecuar la oferta a la demanda y conocer las necesidades de nuestro entorno.

¿Qué opinión tiene de sus dos rivales en esta carrera hacia el Rectorado?
Son dos compañeros. Me agrada que, al menos hasta el momento, el proceso electoral esté discurriendo de una forma muy amable, en el que cada uno exponemos nuestras propuestas. A los dos les tengo mucho respeto y considero que son excelentes profesionales.

¿Qué pasará el 26 de noviembre?
Espero un buen resultado pero creo que muy difícilmente ninguno obtendrá mayoría absoluta. Es decir, habrá segunda vuelta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine