Conectados

Mamá, voy a ser Youtuber

Ser youtuber se ha convertido en una nueva profesión, un sueño para aquellos que anhelan popularidad y fama, pero también una suerte que permite hacer de una afición un modelo de vida

29.11.2015 | 15:19

Jennifer Reyes y Juanma Rivero son dos de los malagueños que, seguidos por miles de personas, triunfan en la red

Son líderes de opinión, creadores de tendencias y reclamos publicitarios con vida propia. Referentes principales de la conocida generación millennials –jóvenes nacidos en los últimos 30 años–, los youtubers tienen en Instagram su álbum de fotos personal, registran su vida en Snapchat y consumen más batería móvil que prensa o televisión.

Una profesión nueva que puede generar desde altos ingresos y legiones de seguidores hasta una fama impensable para los que no viven pegados a la red. Empleos de 24 horas y jornadas interminables protagonizadas por cámaras y pantallas.

JennyMufe, o lo que es lo mismo, Jennifer Reyes, es una de las malagueñas más influyentes en este mundo. Su desparpajo ante el piloto, que enciende dos veces por semana –cuando publica sus vídeos–, la ha convertido en una de las chicas malagueñas más seguidas en el sector de la life style, un área que engloba el maquillaje, la moda y los trucos de belleza. Los cosméticos y Youtube han cambiado su vida por completo. Su canal surgió «tras quedarse en paro, cuando buscaba un hobby con el que entretenerse. El aburrimiento me llevó a grabar vídeos de maquillaje». Meses más tarde, acumulaba cursos con los que perfeccionó la técnica y la edición de los vídeos y la calidad de la imagen, pasó de ser «bastante regular, a mejorar considerablemente» y el resultado salta a la vista. A sus 28 años, está encantada con todo lo que ha conseguido en estos últimos años gracias a la red, pero reconoce que «no siempre es fácil encajar las numerosas críticas y, sobre todo, el excesivo interés por su vida personal».

Con más de 68.000 suscriptores, algunos de sus vídeos más populares cuentan con hasta 800.000 visitas, algo inimaginable para ella cuando creó su canal en 2009. «En ese momento no había ninguna malagueña que se dedicara a subir vídeos a Youtube, se puede decir que fui la primera», ahora la cosa es diferente, e incluso, ya tiene «un grupito de blogger de belleza para quedadas».

La suelen reconocer en la calle, pero su cambio más significativo llegó en el terreno laboral. Grabar para el canal supuso que sumara apoyos y se decidiese a abrir su propio negocio, una tienda de complementos y moda, que desde su apertura hace un año no ha parado de crecer. «Comencé con un local de 60 metros cuadrados –baño incluido–, el que tengo hoy mide el doble», afirma orgullosa. Sabe que gran parte de su éxito se debe a las miles de seguidoras que, adictas al maquillaje, peregrinan hasta su comercio, al que llamó Quizás.

Define sus vídeos como consejos realistas y asequibles para personas preocupadas por su imagen, «siempre low cost o precios económicos, con claridad y sin rodeos». Un aspecto fundamental para ella, puesto que entiende que «hay que ajustarse a las circustancias y no todo el mundo puede gastar 40 euros en una base de maquillaje de alta gama». Lo mismo ocurre, en sus famosas «sesiones de moda», una cita que sus suscriptoras esperan religiosa e impacientemente, y que cada vez realiza con más ilusión y frecuencia. Cuando analiza su rutina diaria se da cuenta de que Youtube necesita de bastante tiempo y dedicación.

También las redes como Facebook o Instagram, a las que está «totalmente enganchada», y por supuesto, a su móvil, sin el que no puede vivir ni un segundo, «me pongo de los nervios si veo que le queda poca batería», confiesa entre risas.A diferencia de otros youtubers, no genera demasiados ingresos por las visualizaciones y los contratos de publicidad asociados a la plataforma, pero sí que ha conseguido muchas colaboraciones con firmas tan conocidas como MAC, Loreal, Nars o Benefit para promocionar nuevos productos. «La primera vez que una marca me regaló una bolsa con tester daba saltos de alegría», recuerda.

Con ese objetivo, explica que son muchas las chicas que intentan contactar con ella, no para seguir sus pasos, sino para obtener artículos gratis. Además, se calcula que los programas de publicidad de la plataforma pagan una media de un euro por mil visualizaciones.

Lo del marbellí Juan Manuel Rivero, más conocido como Juanmasaurus es otra cosa distinta. Ha convertido su vocación, subir vídeos a Youtube, en su profesión. Hace unos tres años se dijo a sí mismo: «Me voy a hacer youtuber», y así comenzó todo. Pero el cambió radical llegó cuando el año pasado recibió una llamada desde Madrid como invitación a un gran evento de una reputada marca. Desde entonces, no ha parado de ser la imagen publicitaria de numerosas empresas como Coca Cola y su presencia en actos se multiplica día a día.

Con solo 21 años es el ídolo de muchos jóvenes y sus dos canales suman un total de 300.000 suscriptores. Vídeos en tono de humor, donde prima la ironía y que él mismo define como «para echar un buen rato» han sido los responsables de que ahora «lo paran continuamente al pasar por Gran Vía».

Su dedicación es plena y exclusiva, y su salario es para él más que aceptable. Se considera adicto a las redes sociales y disfruta conociendo gente nueva. Nada más levantarse se pone a revisar emails, una tarea que prácticamente le ocupa toda la mañana, después de comer e ir al gimnasio, es el momento de atender a medios de comunicación. Por las noches, su agenda es igual de intensa, y al menos tres veces en semana asiste a algún evento como reclamo. Sin embargo, aunque le cuesta buscar algún aspecto negativo, las críticas y, en mayor medida, la falta de privacidad le preocupan. «No es agradable que algún seguidor me toque en la puerta de casa, por ejemplo», cuenta.

Está en su mejor momento, con aproximadamente un millón y medio de visitas al mes, acaba de publicar su primer libro, 10 pasos para ser una diva, con el que regresará a Málaga el 2 de diciembre para firmar, inmerso en la promoción de su obra sobre celebrities con Beyonce a la cabeza.

'Youtubers' más seguidos de España


El Rubius (elrubiusOMG) y el precio de la fama
El Rubius es el youtuber más popular, con 14 millones de seguidores. Es humorista y gamer. Lloró en televisión porque la fama le supera.


VEGETA777, de estudiar Enfermería a ser gamer
Samuel de Luque ( VEGETTA777) suma 11 millones de seguidores. Estudió Enfermería, pero decidió que lo suyo era ser gamer.



Las parodias de videojuegos de MangelRogel
En el humor y los videojuegos basa su éxito MangelRogel, con 4 millones de seguidores. Participó en la entrevista de la que huyó Bieber.



Patry Jordan, gurú de la belleza por los pelos
Patry Jordan es la gurú de belleza más influyente de España. Tiene dos millones de seguidores. Ofrece consejos para estar guapa, sobre todo de peluquería.



El poder de las polémicas del canal de Jpelirrojo
Jpelirrojo tiene 800.000 suscriptores y sabe polemizar. Lo prueban sus vídeos «¿Por qué no me gusta el maquillaje?» y «Queridas personas gordas».

@aidagar

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine