Verdiales

Los fiesteros lograron vencer al lunes

El recinto ferial del Puerto de la Torre registró una buena asistencia en la 54 edición de la Fiesta Mayor de Verdiales pese a que era lunes y a que algunas pandas no pudieron acudir

29.12.2015 | 08:48
Los fiesteros lograron vencer al lunes
La Fiesta Mayor de Verdiales reúne a 23 pandas en Puerto de la Torre
Play

El Parque de los Verdiales, para esta legislatura

  • Como en ediciones anteriores, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, abogó ayer por que pronto sea una realidad el proyectado Parque de los Verdiales: «Todo llegará, no tenemos una previsión exacta en fechas pero hay previsión de suelo y tenemos que ver cómo se configuran los presupuestos de este año y los próximos», señaló. Francisco de la Torre confió en que se pueda inaugurar a lo largo de esta legislatura: «Lo espero y lo deseo», subrayó. En cualquier caso también recordó que los verdiales «en Málaga tienen buenas escuelas, un recinto aquí muy digno y a lo largo del año, en muchos momentos están muy presentes en la ciudad». El alcalde también indicó que «lo importante es que en toda la ciudad, en muchos de sus distritos viven, sienten y vibran con los verdiales». De la Torre hizo estas declaraciones nada más llegar al recinto ferial del Puerto de la Torre y aprovechó para resaltar las bondades de la fiesta: «Un año más Málaga se reencuentra con esta tradición propia que la identifica y distingue y nos alegra que el área de Fiestas haga posible este encuentro estupendo». Al lado del alcalde se encontraba el presidente de la Federación de Pandas de Verdiales, José Gómez Santiago, que precisó a La Opinión que el parque irá en la misma zona verde dedicada a Andrés Jiménez Díaz, y comentó que el pequeño auditorio construido en lo alto del parque «es pequeño» y se hará «otro más grande abajo». «El Ayuntamiento está elaborando el anteproyecto y cuando esté empezaremos a modificar lo que veamos», informó.

El violinero y aparejador Juan Manuel Pozo sostiene un violín cargado de historia. «Todo un verano, cuando tenía 10 años, estuve recogiendo almendras, mi madre me dio 500 pesetas y con ese dinero le compré el violín a un cura de los Maristas». Corría el año 54 y 62 años más tarde Juan Manuel, socio durante décadas de la Peña Juan Breva, arranca de él no sólo verdiales sino también unos fandangos de Huelva.

Pero el violín tiene mucha más historia: «Hace 40 años había muy pocos violines sobre el terreno, así que yo se lo prestaba a los fiesteros buenos, buenos como Joaquín Palomo, Palomillo, Tarará o Paco Maroto. Es el violín que más concursos ha ganado», cuenta.

Esta es una de las muchas historias de la fiesta que ayer se pudieron escuchar en el día grande, el de la 54 edición de la Fiesta Mayor de los Verdiales, en la que participaron 23 pandas, menos que en otras ocasiones porque algunos fiesteros tuvieron que trabajar, pero también por fallecimiento de algún miembro o familiar, como fue el caso de las históricas pandas de Jotrón y Comillas, de estilo Montes.

Junto a Juan Manuel Pozo está Manuel Fernández Maldonado, expresidente de la peña Juan Breva. Los dos amigos, con otros socios y exsocios de la peña forman «la panda mala», de la que Manuel es el alcalde, una excusa verdialera para disfrutar de la fiesta. «Hacemos lo que podemos, no entramos a concurso porque nos pueden apedrear», bromea Manuel, que echa de menos el ambiente y la cercanía de la Venta del Túnel, una cita en la que alguna vez fue jurado de la Fiesta Mayor. «El jurado estaba en cuatro sillas, venían las pandas una a una y te cantaban delante. Tú cogías, les puntuabas y seguía otra panda», recuerda.

Es mediodía y en la gran carpa del recinto ferial comenzarán las pandas del estilo Comares, y seguirán Montes y Almogía.
¿De dónde vienen los verdiales? Es la pregunta del millón. Hay mucha controversia pero Manuel Fernández Maldonado descarta el origen morisco: «Es muy anterior a la música andalusí, puede que de la época prerromana. Si se mantuvo en Málaga creo que se ha debido a la orografía del terreno», sostiene.

Muy cerca de la carpa se encuentra otro aspecto de la fiesta, el artesano. Maribel Gómez, de Almogía, lleva desde los tiempos de la Venta de San Cayetano acudiendo todos los años a la Fiesta Mayor con su taller de cerámica y detalles verdialeros, en su mayoría sombreros fiesteros en varias escalas. «Mi marido hace la base, con chaponcito o cartón duro, las flores las hago de papel de pinocho y se pega todo con una pistola de silicona», resume. En un día como el de ayer mucha gente se llevaba un recuerdo o un regalo navideño. «Son detallitos, además acompañamos a la fiesta».

Y como la mañana es larga, en una zona con pérgolas, cerca de los aparcamientos, ensaya la panda de Bataná, de estilo Montes, que concursa por vez primera. Una de las bailaoras es la paleña Gema Rodríguez, que confiesa que siempre ha estado unida a los verdiales «porque mi hermano, Francisco Rodríguez, de la Primera del Puerto de la Torre, es fiestero de toda la vida, desde niño». También Gema quería ser verdialera, «pero me daba vergüenza», reconoce, pero cuando en El Palo se abrió la Escuela de Verdiales, se animó y ya lleva nueve años bailando.

Gema comenta que anima a la gente a bailar porque, aparte de que no es difícil, «se hacen muchísimas amistades y vamos a muchos sitios».
Uno de ellos, el pasado 25 de diciembre, en la Venta Álvaro del Camino de Casabermeja, donde la panda recuperó la tradición de las antiguas rifas, peticiones extravagantes hechas por fiesteros o por el público a cambio de dinero para la panda y realizadas con mucho humor: «A las mujeres nos vendaron los ojos para poder bailar y también a la pata coja y los fiesteros tocaron sentados en círculo».

Un gran aficionado y fiestero es el perchelero José Antonio Larrosa, propietario del bar más antiguo de Málaga, El Trovador, en la calle Duque de la Victoria. Platillero y violinero, le gusta más el estilo de Montes «porque su cadencia es más bonita». Aunque ha formado parte de una panda de verdiales, prefiere las reuniones de amigos de diversas pandas y aficionados. «Cuando estás metido en la fiesta las sensaciones que te dan son las que valen, te mueves digamos a base de impulso» y también recuerda que en esas reuniones de amigos, «cuando todas las platillos entras en trance, es que me ha pasado».

Su mujer, Mayte Paisal, también es verdialera. Es bailaora de la panda Primera de Benagalbón y «esto me ha gustado desde chica, cuando me dormía en casa de mis tíos con el sonido de la fiesta». Mayte recuerda que antes había «muchas formas de Montes» a la hora de bailar, y pone como ejemplo la forma de bailar de su tía, «que se ha perdido porque yo sí lo bailo pero no tengo nadie con quien bailarlo».
Ayer fue lunes, sí, pero los fiesteros vencieron al lunes y ganó la Fiesta Mayor de Verdiales.

Ganadores. Pero hubo, claro, otros ganadores, los oficiales: En estilo Comares, la Primera de Comares; en estilo Montes, la Primera del Puerto de la Torre; y en estilo Almogía, Raíces de Almogía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine