El tiempo

Málaga acaba un año que ha sido seco y con temperaturas por encima de la media

La temporada alta trajo consigo un récord en las máximas, con 28,4 grados de media en agosto

29.12.2015 | 05:00
Imagen de archivo de este pasado verano, cuando los termómetros se acercaron a los cuarenta grados.

Lluvias escasas, temporales y brumas en pleno verano

  • La ciudad tiene tres puntos que sufren de forma continua las consecuencias de las lluvias Los alrededores del Guadalmedina, el entorno del Guadalhorce y el distrito Este de la ciudad son las zonas más sensibles a los episodios de precipitaciones intensas. Los puntos que dejan en evidencia a las administraciones que aún no han sabido solventar el eterno problema que anega la ciudad cada vez que las nubes descargan con más virulencia de lo habitual y se convierte en noticia ante el caos que suscita en la zona y la estampa que deja con carreteras, paseos y polígonos inundados. Menos habituales son los temporales de oleaje en la costa pero también se ha dejado ver alguno que causó impresión. Si en noviembre de 2014 Torremolinos levantaba con los destrozos de un tornado que barrió parte del litoral del municipio, este año las olas de cuatro y cinco metros que rompieron en la orilla destrozaron parte de los paseos marítimos de la capital, Torremolinos y la Axarquía. La imagen de los Baños del Carmen inundados fue una de las que se ha grabado en la retina de los malagueños de aquella jornada. Otro suceso inusual que este año ha estado presente en el litoral ha sido la niebla que se asentó en la ciudad en pleno agosto, una humedad a niveles desorbitados que dejaron días grises llenos de bancos de brumas en plena temporada alta.

El otoño se ha despedido con un clima más cálido de lo habitual y las lluvias siguen sin llegar este invierno, con los pantanos al 50% de su capacidad.

No es el año hidrológico, pero se cierra un ciclo de doce meses que se presta a hacer un balance en términos meteorológicos. Málaga culmina un año más y deja atrás un ejercicio con temperaturas por encima de lo habitual, tanto en invierno como en verano, y una falta de lluvias que aún no es preocupante pero que deja los embalses de la provincia a poco más del 50 por ciento de su capacidad.

Los datos que proporciona a diario la red Hidrosur hacen miran al cielo con cierto nerviosismo de cara a este nuevo año para ver si las lluvias devuelven a los pantanos el aspecto de hace dos años, cuando sobrepasaban el 85 por ciento de su capacidad.

El frío aún no llega este invierno pero también estuvo presente al inicio de este año que está a punto de acabar. Los meses en los que más se deja sentir en Málaga suelen ser entre enero y febrero y este año no ha sido diferente. Las bajas temperaturas llevaron al Ayuntamiento de Málaga a activar un plan de atención a indigentes por la ola de frío que azotó a la provincia a principios de febrero con temperaturas de cinco y seis grados al caer la madrugada en la capital, acompañado de un viento que dejaba una sensación térmica inferior, y bajo cero en la comarca de Antequera o Ronda. A pesar de ello, el invierno pasado se despidió como uno de los más secos. La media de los últimos 30 años estaba en 229 litros por metro cuadrado, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), una cifra muy alejada de los 87 litros que se acumularon en dicho periodo durante el invierno pasado.

Sin precipitaciones. La primavera se desarrolló con el habitual desbarajuste climático que caracteriza a esta estación, aunque no pasó inadvertida para los alérgicos. Las condiciones climatológicas, con ausencia de precipitaciones y altas temperaturas, hicieron de ella una de las peores de la historia.

El verano también pasó a la historia por sus elevadas temperaturas y episodios de terral que llevaron a cerrar los meses de julio y agosto con récord consecutivo. Julio se coronó como el mes del calor por excelencia y desbancó todas las variables posibles. Con 28,3 grados de media; 2,8 grados por encima de la media histórica contabilizada desde 1942.

El interior superó los 40 grados en multitud de ocasiones; Antequera durante cinco días seguidos.

La media de agosto también estuvo por encima de lo habitual. 28,4 grados marcó el mercurio el último agosto frente a los 26 tradicionales que ha contemplado la capital en ese periodo.

La subida de las temperaturas también se notó en el agua del mar, mucho más cálida de lo habitual. Se alcanzaron picos de 27 grados –la media fue de 24,4 grados– mientras que el año anterior se mantuvo alrededor de 18,9 grados. Una diferencia abismal.

El otoño, por su parte se ha ido con temperaturas por encima de lo habitual y apenas precipitaciones, sin embargo, los escasos días que ha llovido la ciudad ha vivido un auténtico caos. En septiembre y octubre se registraron lluvias muy intensas en poco tiempo que se tradujeron en más de 100 litros por metro cuadrado en Alhaurín de la Torre o 60 litros en la capital en escasos 60 minutos.

Según la Aemet, la comunidad autónoma andaluza afronta la celebración de la última noche del año en medio de un periodo de transición desde la etapa de temperaturas por encima de lo normal que se ha vivido hasta ahora y en el que se observa una tendencia a la bajada en los termómetros, si bien en principio no se esperan precipitaciones significativas para el 31 de diciembre. Para hoy, la probabilidad de lluvias en Málaga apenas está al 5%, según la agencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine