Una tradición dulce

El momento mágico del roscón de Reyes

No es el mejor alimento para cuidar la línea, pero su masa dulce, horneada con aroma de limón y bañada en agua de azahar, se convierte en la tradicional tentación

06.01.2016 | 13:05
El roscón de Reyes simboliza el fin de la Navidad y es el último momento dulce antes de volver a la rutina.

Es preferible lanzarse a por el elaborado de forma artesanal si uno quiere sentir como bailan las papilas gustativas.

­Es al Día de Reyes lo que las castañas al inicio del otoño. Una puñado de masa fermentada, fruta escarchada, azúcar y algo de almendras. Tan simple como sencillo. Con estos ingredientes se hace el tradicional roscón de Reyes. El dulce por excelencia que se consume en los hogares a lo largo del día de hoy. Para muchos supone el golpe final a una rutina alimentaria que se ha basado durante las últimas dos semanas en una dieta hipercalórica y a la que ahora se le quiere dar la vuelta. No sin antes disfrutar de ese momento realmente mágico en el que se prueba el primer trozo de roscón del año y muchos notan como aumenta su poder con este dulce divino. Después de algunos años de bajón en las ventas, los pasteleros andaluces han vuelto a registrar una leve subida en cuanto a la demanda. La Federación Andaluza de Pastelería (FAEP) habla de un aumento del 5 por ciento, pero critica, a su vez, la competencia desleal que suponen las grandes superficies. A pesar del aumento en las ventas, la pastelería tradicional, según los datos publicados por la FAEP, no llega al 15 por ciento en el total de las ventas.

Las claves para elegir el roscón. Los roscones de Reyes resisten al variado repertorio de los dulces navideños y para no equivocarse la clave está en optar por uno elaborado a base de los ingredientes tradicionales. El roscón tradicional está elaborado con masa de mantequilla, sin nata artificial y cuenta con la habitual decoración en forma de fruta escarchada. En las panaderías, según informa OCU, lo habitual es usar mantequilla, pero los roscones que se venden en las grandes superficies suelen recurrir al aceite de girasol u otras aceites vegetales, que degradan el producto. Además, la masa del roscón tradicional es fermentada, esponjosa, pesada y relativamente seca y difiere en su consistencia del habitual bollo suizo. Muchos roscones no están rellenados con nata, sino con un mix vegetal. Por lo demás, la almendra debe ser cruda para que se tueste durante el horneado y se suele añadir en láminas. Debe de estar crujiente, una característica que sirve para discriminar entre un producto fresco y un roscón que ha sido previamente congelado.

Para no equivocarse y optar por un roscón de Reyes de calidad, en Málaga se puede acudir a Aparicio, El Mimbre, La Exquisita, La Canasta o a la pastelería Pathelín, entre otras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine