Nueva Economía Fórum

Málaga, más y mejor que nunca

De la Torre presume de gestión municipal y reivindica un gran pacto a la alemana para responder a los desafíos del país

20.01.2016 | 05:30
Francisco de la Torre interviniendo en el Nueva Economía Fórum.

Desayunó el alcalde con el desafío improvisado de los trabajadores de Limasa. Aunque el conflicto de la basura ocupara el grueso del turno de preguntas y respuestas, De la Torre tuvo tiempo para reiterar su apuesta por una gran coalición bajo mandato popular en España, y para dibujar el pasado y el futuro de su gestión municipal. Responsable, según él, de la Málaga galáctica del momento.

Precedido por una presentación en forma de epopeya, casi en cliché de alfombra roja y con unas palabras pasadas por el tamiz de almíbar. El alcalde, Francisco de la Torre, compareció ayer para cumplir con la tradición de los coloquios que organiza el Nueva Economía Fórum y para certificar ante los asistentes lo que será la base de su estrategia política para este comienzo del 2016. En un discurso apuntalado en su habitual profundidad discursiva, con sus vuelcos espontáneos y sus guiños especialmente dirigidos a Gonzalo Sichar y Teresa Pardo, los diputados de Ciudadanos presentes en el céntrico Hotel NH, De la Torre centró su atención en aclarar sendos escenarios políticos con vigencia en la actualidad. Primero, con una mirada puesta en la situación de incertidumbre generada después de las elecciones del 20D, y las dudas existentes sobre la difícil gobernabilidad del país. Acto seguido, para apelar a la dimensión cercana de la política municipal y asegurar que la hoja de ruta trazada en los últimos años por el equipo de gobierno popular habría servido para que Málaga esté ahora «mejor que nunca».

Introducido por el decano del Colegio de Economistas de la capital, Juan Carlos Robles («los malagueños deben de ser felicitados por poder contar con un alcalde como De la Torre», llegó a decir), el alcalde puso el primer eje de su intervención sobre el panorama nacional y defendió la postura adoptada por su partido en materia de hipotéticos pactos para formar un gobierno estable. En este sentido, aludió a la construcción de una gran coalición, siguiendo el ejemplo de las «democracias maduras» del entorno europeo y abogando por fraguar esa alianza nacional entre PP, PSOE y Ciudadanos para garantizar la estabilidad del país. «No cabe duda de que lo mejor para España es un gobierno de PP, PSOE y C´s, en ese orden, para plantear respuesta a los grandes desafíos que se plantean», afirmó.

Hizo alusión directa a la necesidad de seguir dando respuesta a la crisis económica, «la más dura que ha golpeado a España en toda su historia», según De la Torre, y en tratar de solucionar el desafío catalán para poder aspirar de nuevo a una «cohesión territorial plena». Objetivos, en última instancia, que ya no sólo dependen de los partidos tradicionales, sino que están sometidos también a la voluntad de las fuerzas emergentes.

«Estamos ante un escenario preocupante y sugestivo», manifestó sobre la tramada legislatura que afronta el país y quiso apelar al sentido de la responsabilidad. «Los ciudadanos esperan de los partidos una gran altura de miras y que se pongan los intereses de España por encima de cualquier otra estrategia o consideración personal», planteó sobre la conveniencia de una coalición de amplio espectro sólido y formada por los tres partidos mencionados anteriormente. Ante la dificultad de llegar a entendimientos, pero con un proyecto seguidista del PP en mente, De la Torre esbozó una especie de agenda moderada que podría servir como hipotético banderín de enganche para llegar a acuerdos y poner el acento en el crecimiento económico y sobre la ya referida cohesión territorial. Sin hablar aún de propuestas concretas, dijo que el futuro de este hipotético gobierno tendría que cuajarse sobre tres grandes ejes. Así, habló de la transparencia, la figura del político como servidor público y de la descentralización como garantes de un sistema estable. Precisamente, según explicó, el hecho de que estas virtudes no se hayan apuntalado a través de grandes pactos de Estado en los años 80, habría dado lugar a la fulgurante irrupción de las nuevas formaciones en el actual mapa político.

Cultura y tecnología. Descendiendo a la gestión municipal, el regidor planteó una reivindicación constante de los nuevos museos y habló de una ciudad volcada con la tecnología y la creación de empleo. Aludió a Tabacalera y al proyecto del Polo Digital, en paréntesis actualmente, pero con gran potencial para completar al PTA. Aunque despojado ya de financiación municipal, De la Torre señaló al Málaga Valley, como correlato habitual de una ciudad con vocación 2.0.

No tan atrevido como Robles, quien dio por superada la crisis económica de forma definitiva y haciendo oídos sordos al último informe de Oxfam Intermón, que sitúa a España entre los cinco países más desiguales de la Unión Europea, el alcalde habló a medio camino entre la recuperación del empleo y la obligación de seguir luchando por no dejar a nadie atrás. «En Málaga hemos creado en 2014 unos 14.000 empleos», subrayó su intención de seguir luchando para que se creen más puestos de trabajo. Aplaudido a ratos sobre el pedestal, lo de De la Torre, por primera vez en minoría, fue una férrea defensa de su política municipal para concluir, que Málaga es ahora más y mejor que nunca. A pesar de la crisis.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine