Terremoto del 25E

Málaga y las incógnitas de la calma relativa

La actividad del mar de Alborán, una de las zonas más agitadas a nivel sísmico del país, impide interpretar el último temblor como una simple anécdota

01.02.2016 | 16:14
Vista aérea de la zona costera de Málaga con el edificio de Tabacalera al fondo de la imagen.
Vista aérea de la zona costera de Málaga con el edificio de Tabacalera al fondo de la imagen.

Tensión entre dos placas en desgaste continuo

  • Diciembre de 1884. 1680. Pero también 1494 y 1581 e, incluso, 2007. Son muchos los temblores de importancia que se han notado en Málaga. Y no precisamente por empecinamiento del destino. La provincia, como bien apunta el gráfico, es uno de los puntos rojos del país en lo que se refiere a terremotos y actividad sísmica. El riesgo viene por la proximidad con el mar de Alborán, que es el punto de confluencia entre dos placas -la africana y la euroasiática- obsesionadas con imbricarse y despedir energía.

Conjura contra el ´tsunami´

  • Fueron 6,3 puntos. Poco más de la mitad de los que los científicos, precisos y sin recrearse en la metáfora, reconocen como un grado de devastación absoluta. En la provincia, el número no deja indiferente: apenas unas décimas más, en 1884, provocaron casi un millar de muertos, con daños irreparables en un listado de pueblos que incluyen a Málaga, Alcaucín, Canillas de Aceituno, Periana y Antequera. Esta vez, al menos en Andalucía, no hubo, por fortuna, ni daños ni víctimas. La evolución en la solidez de los edificios es clave, pero también la distancia respecto al epicentro. En aquella ocasión, el origen del terremoto se sitúo en la localidad granadina de Arenas del Rey, limítrofe con la Axarquía, mientras que el del pasado día 25 se produjo en el mar de Alborán, a 21 kilómetros de inmersión en las aguas. La confrontación entre ambos seísmos puede dar lugar a impresiones equívocas: no siempre el movimiento procedente de la tierra resulta más dañino. Y, sobre todo, por un fenómeno aparejado, los maremotos y tsunamis, que en 1755, por ejemplo, en Lisboa, dejaron un reguero de desapariciones.Málaga, no obstante, puede en este aspecto quedarse temporalmente tranquila. Como sostenía esta semana en estas mismas páginas Daniel Clavero, doctor en Geofísica, las posibilidades de que el mar responda a la vibración con violencia son muy exiguas. En primer lugar, se necesita proximidad y un empuje de más de 7 puntos. Además, el Mediterráneo no abriga tanta masa de agua como los océanos, por los que el revoltijo sería relativo. El Centro Oceanográfico de Málaga, en colaboración con la UMA, tiene una investigación en la que evalúa las opciones y la capacidad destructiva que puede adquirir un maremoto en la capital. La conclusión, obtenida a partir de la elaboración de 330 millones de ecuaciones, apunta a que la incidencia sería mínima; si se produjera un auténtico tsunami, lo más probable es que el avance se restringiera a los primeros 400 metros, por lo que la destrucción se limitaría a las propias playas y a las casas -pocas- de los aventurados que se niegan a cumplir con la normativa. Además, Málaga contaría con un parapeto casual: el puerto, que, por el punto en el que se ubica, razona el estudio, serviría de freno al avance de las olas. Un poco de tranquilidad en un escenario plagado de incertidumbres.

La ciencia no descarta, ni mucho menos el peligro, aunque las probabilidades son muy reducidas

La tierra tembló. Con una cadencia mórbida, de cuna asaltada por un balonazo. Si no hubiera existido un precedente cercano, el del 21 de enero, más de uno habría tirado de superstición para tratar de encajar el fenómeno. La memoria, con los seísmos, es corta y, además, tiende al escándalo. Un movimiento de 6,3 grados de intensidad en la escala Richter, la más usual, se traduce, sin duda, en alarma, pero eso no significa necesariamente que tenga que ser extraordinario. Al menos, para la ciencia y las tablas que, con su mezcla de avatares y ecuaciones, dan sentido a la realidad y dividen la frontera entre lo común y lo altamente improbable.

Frontera entre continentes, encrucijada de dos caminos geomórficos, Málaga se asienta en una zona turbulenta. Su actividad sísmica, si bien más baja que en las áreas consideradas peligrosas, está a la cabeza de España. Los datos son explícitos al respecto: de los veinticinco terremotos más fuertes computados en el país en los últimos años, hasta un total de veinte tuvieron lugar en el triángulo que forman Alicante, la provincia y el mar de Alborán. José Benito Bravo Monge, jefe de servicio del Instituto Geográfico Nacional, insiste en que agitaciones como las que alcanzaron Andalucía el pasado día 25 entran dentro de lo normal. Y más, en tiempo geológico, que es la escala, mucho más amplia, que mide hasta qué punto un hecho se convierte realmente en insólito.

Málaga acostumbra a padecer seísmos perceptibles. Incluso con una frecuencia relativamente elevada: tres o cuatro por siglo superiores a los de principios de semana. Saber si la normalidad ampara también la catástrofe, o, como mínimo, la considera una posibilidad verosímil, es algo que define en estos días el umbral de buena parte de las preocupaciones. Cuando el director Lars Von Trier estaba escribiendo Melancolía convocó a un grupo de astrofísicos. Su intención era informarse acerca de las circunstancias que debían darse para que un meteorito colisionara con la tierra y provocara el apocalipsis. La respuesta no pudo ser más desasogante. «Mañana, puede suceder mañana», le contestaron. Con los terremotos en la provincia ocurre prácticamente lo mismo. ¿Significa eso que la Costa del Sol está abocada al desastre, a la caída de edificios, al estallido de cristales? De nuevo, la serenidad viene aportada por la estadística y por los modelos matemáticos. Aunque no hay argumentos en la ciencia que permitan descartar la hipótesis, las opciones de que se produzca un fenómeno devastador son muy escasas. El riesgo, si bien remoto, está ahí, como la muerte súbita o las enfermedades de incidencia extraordinariamente minoritaria.

Las dos variables que se emplean habitualmente para aquilatar la fuerza de un seísmo son la intensidad y la magnitud. La primera, que es a la que asiste la escala Richter, refiere a la percepción humana del movimiento, y la segunda, a la energía que verdaderamente desplaza. Para que una vibración mute en calamidad ambos parámetros deben estar altos. Y, sobre todo, que el epicentro del movimiento se encuentre más cerca de Málaga. El caso de Lorca, con su balance negro de destrozos y de desalojados, obedeció a un terremoto de 5,1 puntos, inferior al que pasó recientemente y apenas como un vaivén por la provincia, pero con un origen bastante más próximo a los núcleos urbanos.

El peligro de Málaga no está tanto en la proliferación de movimientos surgidos en tierra como en la actividad de sus aguas. El mar de Alborán es una cajetilla de oscilaciones, con capacidad, incluso, para hacerse eco, como sucedió con el terremoto de Lisboa, en 1755, de las inestabilidades que se producen en una de las zonas más agitadas de Europa: el cabo de San Vicente. Por fortuna, en este último caso, la distancia funciona como garantía de protección -los doscientos kilómetros que medían entre ambos puntos hacen que las ondas lleguen muy debilitadas-

Menos remedios naturales hay en cuanto a la animosidad del mar de Alborán, que es constante y está detrás de buena parte de los alrededor de 800 seísmos que se producen en Andalucía a lo largo del año. Para explicar por qué la provincia está sometida a mayores tensiones que otros puntos casi hace falta volver a Copérnico y al hecho, hoy felizmente indiscutible, de que la tierra es redonda y que, además, se mueve. La franja de agua que separa de Marruecos se agita sobre una falla en la que confluyen dos placas fundamentales y en constante pinzamiento: la africana y la euroasiática. A cada golpe de fricción corresponde una vibración en ondas, que se vuelve más poderosa en función de la energía que venga acumulada. «No podemos olvidar que la superficie terrestre está troceada y que las placas no coinciden con los continentes. Al estar sobre un fluido en movimiento, continuamente chocan, y se van creando y destruyendo por algunas partes», puntualiza Bravo Monge.

La importancia de las placas que coinciden en el mar de Alborán no sólo se deduce de la imponencia de sus nombres. Su violenta intersección, y esto es historia geológica, originó accidentes montañosos como Los Pirineos o Los Alpes. La fuerza con la que se embisten en la actualidad, para tranquilidad de la provincia, es hoy mucho más leve. El experto del Instituto Geográfico Nacional aporta el ejemplo: «La deformación que provoca el deslizamiento de las placas se cuenta en Málaga por milímetros; otros puntos más dados a los terremotos llegan a los centímetros», razona.

Sobre la evolución de la actividad física, Bravo Monge es de los que opinan que todavía no ha pasado el tiempo suficiente como para adquirir una perspectiva que permita extraer conclusiones. Es cierto, sostiene, que ahora se contabilizan más seísmos, pero también que la técnica ha evolucionado y los sistemas de captación son muchos más sensibles. Eso sí, aún no admiten milagros, lo que en materia de terremotos tiene que ver con estar en sobreaviso. Más allá de las aportaciones de la estadística y de la reincidencia de las réplicas, no existen mecanismos que permitan anticiparse al seísmo. La prevención tiene que ver con la capacidad para minimizar los efectos del azote. Y eso conduce inexorablemente al urbanismo y la arquitectura.

Los especialistas, en este sentido, piden mucho más rigor. Y casi todos coinciden en lo mismo: la normativa antisísmica, actualizada en 2002, es exigente y avala la estabilidad. Otra cosa es que se cumpla con todos los escrúpulos. Un desastre puede quedarse en anécdota si se actúa con sentido: teniendo en cuenta el tipo de material, los materiales, el suelo y hasta el diseño. Bendito sea el fin de la cultura del ladrillo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local


Imagen del archivo del Cementerio de San Miguel.
El Cementerio San Miguel abrirá sus puertas para ofrecer el programa Noches de Verano

El Cementerio San Miguel abrirá sus puertas para ofrecer el programa Noches de Verano

Los malagueños podrán participar en ocho visitas guiadas en los meses de verano para conocer la...

Los ingenieros temen que sigan los recortes en obra pública

Los ingenieros temen que sigan los recortes en obra pública

Unas jornadas en Málaga plantean la necesidad de un plan de inversiones productivas en Andalucía...

Desarticulado un punto de venta de drogas en el distrito Oeste

Desarticulado un punto de venta de drogas en el distrito Oeste

Los cuatro detenidos están acusados de vender cocaína, hachís y marihuana

De la Torre insiste en bajar un 20% el sueldo en Limasa para municipalizar la empresa

De la Torre insiste en bajar un 20% el sueldo en Limasa para municipalizar la empresa

Los trabajadores no rechazan la propuesta, pero insisten en que hay alternativas de ahorro –...


Intervenidos 6.000 kilos de hachís en una operación de diez días

Intervenidos 6.000 kilos de hachís en una operación de diez días

La Agencia Tributaria y un representante de Francia informaron ayer en Málaga sobre el operativo

El aeropuerto recibe a los primeros niños refugiados saharauis

El aeropuerto recibe a los primeros niños refugiados saharauis

Más de un millar de niñas y niños saharauis de entre 8 y 12 años empezaron a llegar la madrugada...

Los hospitales de Málaga no logran contratar a los médicos previstos por el plan vacacional

Los hospitales de Málaga no logran contratar a los médicos previstos por el plan vacacional

El Sindicato Médico cita "la mala planificación y calidad de los contratos" como principal motivo


Enlaces recomendados: Premios Cine