La máquina del tiempo

Dramaturgos malagueños (V)

Una breve biografía de los autores más significativos que ha dado Málaga para el mundo del teatro

07.02.2016 | 05:00
Ángeles Rubio Argüelles y Enrique Llovet Sánchez.

El quinto capítulo de la serie se centra en dos autores que desarrollaron una importante artística en el mundo del teatro y con gran influencia actual

Después de publicar, periódicamente, la historia del Teatro en Málaga, como complemento a lo anterior, estamos repasando la trayectoria de sus más importantes escritores. Éste es el quinto capítulo de la serie, que sigue un orden cronológico y que se centra en este caso en autores y promotores teatrales de la segunda mitad del siglo XX.

Ángeles Rubio Argüelles. Nacida en Málaga en 1906, desde muy joven sintió la afición del teatro y la literatura en general. Casada con Edgar Neville en 1925, futuro conde de Berlanga, ambos realizaban en Málaga representaciones teatrales para su grupo de amigos y conocidos. Ya separada de Neville, después de la Guerra Civil, empezó a escribir novelas y obras de investigación.

En 1930 fundó la compañía de teatro ARA. Desde 1941 a 1949 se dedicó a programas de radio, donde retransmitía obras de teatros de autores españoles y extranjeros. Años después, recién inaugurada Radio Juventud en 1954, comenzó a emitir un programa de teatro a la semana, desde enero de 1955. En 1958 se examinó en Madrid, obteniendo el título de profesora diplomada en declamación. Así consiguió, un año después, fundar la Academia ARA de Declamación. En 1959, también comenzó a organizar los Festivales Greco-latinos en el Teatro Romano. En 1962 logró inaugurar el teatro ARA, de su propiedad, que desde 1962 a 1970 tuvo su sede en la actual Plaza de Torrijos. Después –por motivos económicos–, se trasladó a la calle Puerto, 2, con el nombre de Teatro Escuela Corral de Comedias.

Falleció en 1965. Sin embargo, el Corral continuó hasta el año 1983. Su influencia fue clave para la creación de la Escuela de Arte Dramático de Málaga.

Publicó numerosas obras de investigación histórica y en prosa. Para el teatro escribió: Lana tengo, En el kilómetro 501 y Buenas noches amor.

Aunque su producción teatral fue mínima, en relación con su producción total –más volcada en las obras histórica y de creación literaria–; su aportación como mecenas, profesora y directora en pro y por el teatro fue tan importante que merece estar, por derecho propio, en esta relación de autores de teatro malagueños.

Enrique Llovet Sánchez. Escritor, diplomático, guionista de cine, crítico teatral, teórico del arte dramático y dramaturgo, nacido en Málaga en 1917. Empezó desde muy joven a escribir en el diario Sur. En 1950 ingresó en la Escuela Diplomática de Madrid, ejerciendo como tal en París y Buenos Aires, donde comenzó a escribir sus artículos. Cuando se encontraba en Teherán empezó a utilizar el seudónimo de Marco Polo para sus crónicas.

También colaboró en el cine, tras su éxito con el guión Los héroes de Baler, llevada al cine con el título Los últimos de Filipinas, donde se hizo célebre la habanera cantada por Nani Fernández Yo te diré, con letra de Llovet.

Después escribió los guiones de: Aeropuerto, Cervantes, Simón Bolivar, Divinas Palabras y colaboró en el guión de El Cid.

Fue guionista de diversas series de televisión, como Sonatas de Valle Inclán. Además dirigió el programa cultural 300 millones para todos los países de habla hispana.

Su producción teatral fue corta. En 1946 estrenó, Don Pío descubre la primavera, escrita en colaboración con Tono. En 1960, Tururururú con Aurora Bautista y Teresa Berganza.

Como adaptador teatral trabajó con los mejores directores de su tiempo: Miguel Narros, Adolfo Marsillac, José Tamayo. Ya en 1945 había adaptado Don Gil de las calzas verdes. Con el Tartufo de Moliere, bajo la dirección de Marsillac, consiguió un gran impacto, en 1969. Le siguió el drama Sócrates, 1972, puesto en escena con una intención social y política, también con la dirección e interpretación de Marsillac en Madrid y llevada por varias provincias a lo largo de 1973.

Con José Tamayo colaboró con la versión de Las mujeres sabias, Antonio y Cleopatra, La Gaviota, Enrique IV y Don Juan Tenorio.

Otra vertiente muy importante fue su labor como crítico y teórico del teatro. Como crítico se inició en su ciudad natal y después en Madrid en el periódico ABC, junto a Alfredo Marquerie, como contrapunto de opinión y discrepancia. Además, publicó cientos de artículos de todo tipo, literatura y cultura en general en diversos diarios. Información como o El País. También dirigió varias revistas literarias.

Al mismo tiempo, compaginó su labor de crítico con la de teoría teatral: La formación del actor, 1964 y Lo que sabemos del teatro, 1967. Ha ocupado la cátedra de teatro Tirso de Molina. Profesor y conferenciante en la Real Escuela Superior de Arte Dramático en la Universidad Autónoma de Madrid. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura en 1967, con su libro España viva.

En 1987 el Área de Cultura de la Diputación de Málaga creó el Premio de teatro Enrique Llovet. En 1995 recibió la Medalla de Oro del Ateneo de su ciudad. Su última publicación fue La magia del teatro, en 2001, una antología de sus mejores artículos sobre teoría teatral. Falleció en Madrid en 2010. El Ayuntamiento de Málaga le puso su nombre a una calle: Escritor Enrique Llovet.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine