Invasión de terrazas en el Centro

Los hosteleros amenazan con cerrar si no cesa el acoso contra las terrazas

El sector echa un pulso al Ayuntamiento y anuncia que convocará cierres si no cesa el "acoso" a las terrazas

11.02.2016 | 12:38
Las asociaciones Mahos y Amares, representadas, respectivamente, por Jesús Sánchez y José Porras, comunicaron ayer su decisión de unir esfuerzos y funcionar a partir de ahora como una sola entidad. El colectivo reunió en la Cámara de Comercio de Málaga a un nutrido grupo de representantes de la profesión, que votaron a favor de programar un calendario de movilizaciones si no se advierte en los próximos días un cambio de actitud por parte del Ayuntamiento. El plazo expira en los primeros días de marzo. En la imagen, detalle del encuentro.

Sus exigencias

  • El colectivo quiere ser parte activa en el diseño de la próxima ordenanza municipal de ocupación de la vía pública, para la que piden que sea clara y flexible en cuanto a la concentración de terrazas en zonas como el Centro.
  • El sector demanda, en este caso a la Junta, que sea sensible a sus recomendaciones y reforme las normas que rigen la actividad. Entre los aspectos a cambiar, insiste, una de las cuentas pendientes sigue siendo la de la limitación de las licencias, que, en su opinión, deberían suavizarse para permitir usos complementarios de los establecimientos.
  • Una de las peticiones más ambiciosas es la que afecta a la calificación urbanística del Centro. La hostelería pide una modificación del PGOU que priorice la conversión de la zona en área comercial abierta.
  • Tampoco se libra la Junta de Andalucía de peticiones relacionadas con la definición del distrito. El manifiesto aboga por lograr para el Centro la declaración de zona de gran influencia turística, que ahora sólo está vigente en fechas señaladas.
  • Las asociaciones reclaman una normativa de horarios menos rígida. Especialmente, con la acotación de franjas por tipo de establecimiento.
  • La hostelería pide además estar presente en la toma de decisiones y participar en el modelo de ciudad y en la elaboración de normas.

­La hostelería de Málaga, representada, de momento, por dos asociaciones, Mahos y Amares, ratificó ayer en asamblea su decisión de unirse a partir de mañana en un solo colectivo con la intención de aunar fuerzas para protestar contra lo que consideran una situación de «acoso permanente» por parte del Ayuntamiento, al que, por otro lado, conminan a ser flexible con la implantación de terrazas si no quiere enfrentarse, y en fecha señalada, a una convocatoria de huelga.

Los representantes de ambas asociaciones, Jesús Sánchez y José Porras, explicaron al término de la reunión que ya se ha marcado un calendario para la unificación definitiva del gremio e, incluso, para ejecutar su amenaza en caso de que la administración omita el diálogo y las reivindicaciones. La semana que viene el colectivo celebrará una nueva asamblea. En cuanto a la movilización, Sánchez explicó que se esperará hasta los primeros días de marzo: si el 6, coincidiendo con el encuentro andaluz de los hosteleros, no hay respuesta municipal, el sector echará el cierre, presumiblemente en una jornada de alta concentración de cruceros, si bien no se descartan, incluso, fechas todavía más controvertidas como la Semana Santa.

Sánchez, que se quejó del escaso interés mostrado por el Ayuntamiento de Málaga, que no ha avisado, de momento, al colectivo para reunirse formalmente en la mesa de negociación, avanzó que ya ha sido remitida para la evaluación del Consistorio una copia del manifiesto suscrito ayer con el beneplácito de los socios; los hosteleros entienden que ahora es al alcalde y a su equipo a los que les toca mover ficha y examinar las propuestas, entre las que destaca una muy clara y a tono con la polémica de los últimos meses: la elaboración de una nueva normativa que sea más flexible que la actual, y por supuesto menos restrictiva que la que sugieren los primeros informes, en cuanto a la ocupación con terrazas de zonas especialmente concurridas como Teatinos o el Centro.

Garantías. El sector quiere garantías de que no habrá nuevas retiradas de mesas y, para ello, apela a su aportación a la economía y a una batería de peticiones que incluyen también a la Junta. Desde el cambio de catalogación urbanística del Centro, para el que piden que se convierta legalmente en zona comercial, lo que daría mucha más alas a la actividad, a la declaración, esta sí por parte de la Administración autonómica, de área de gran influencia turística durante los doce meses del año.

La hostelería, cuya asamblea congregó ayer a numerosos profesionales y empresarios, también plantea que se modifiquen las normas generales que regulan al sector para eliminar restricciones que consideran anticuadas e innecesarias como la que impide a los locales funcionar al mismo tiempo como bares musicales y restaurantes. El colectivo anunció, además, que ha puesto en marcha una campaña de concienciación (Málaga con la hostelería) que pretende aumentar su eco con la participación de malagueños conocidos dentro y fuera de la provincia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine