Centro Histórico

La angustia de las obras perpetuas

Maite Aguilar, la única comerciante de la plaza de San Juan de Dios, con problemas para sus negocios por las sucesivas obras que se han hecho en el entorno desde 2005

03.03.2016 | 08:13
Maite Aguilar, en la plaza de San Juan de Dios esta semana.

Las obras parecen perseguir desde hace once años a Maite Aguilar, una comerciante del Centro que trata de salir adelante y que ahora podría encarar que su cafetería Los mil sabores, el único negocio existente en la pequeña plaza de San Juan de Dios y que también da a la estrecha calle Mártires, se quede aislado durante un par de años por las próximas obras de rehabilitación de un edificio de la misma plaza, los antiguos Almacenes Andaluces. Por eso reclama al Ayuntamiento y al propietario del edificio una solución.

Pero los sinsabores comenzaron en 2005. Maite tenía entonces una zapatería en el mismo local, ya que el edificio donde se encuentra es de su propiedad. Por entonces comenzaron las obras en el Palacio Villalón para convertirlo en Museo de la Ciudad, aunque finalmente acogió el Museo Carmen Thyssen.

La polvareda continua le provocó un asma que todavía padece y tras tres años de supervivencia comercial entre andamios, llegó a un acuerdo con la empresa constructora y el Ayuntamiento para cerrar el negocio y recibir durante el periodo de cierre 3.500 euros al mes, pagados por la constructora, hasta que ésta dejó de pagarle y el Ayuntamiento rebajó la cantidad a 1.500 euros después de impuestos. Tras dos años y medio, en 2010 el Consistorio dejó de pagarle y tuvo que cerrar la zapatería.

En 2011 abrió la cafetería y se topó con obras en las inmediaciones que le cortaron la calle y el 14 octubre de 2014, precisamente por peligro de derrumbe en el edificio de la plaza de San Juan de Dios que ahora van a rehabilitar, la policía levantó de sus mesas en la cafetería a 20 clientes. Durante cuatro meses, hasta febrero de 2015, tuvo la zona con andamios y la calle de nuevo estrangulada.

El mismo panorama se repitió el año pasado durante las obras de reforma en el entorno de la plaza de los Mártires: de nuevo pasarelas metálicas y su negocio perjudicado además en temporada alta. «Y en verano yo vendo de 600 a 700 euros al día, es lo que me permite seguir en invierno», lamenta.

Por este motivo, reclamó al Ayuntamiento 16.000 euros por los cuatro meses de corte y unos 40.000 por los perjuicios de los diez meses de obras en los alrededores de los Mártires. La primera petición le fue denegada (la comerciante en realidad pidió al Consistorio que le adelantara el dinero que correspondía al propietario de la vivienda con riesgo de derrumbe) y de la segunda, el propio PP le ha dicho que reclame en los juzgados.

Maite Aguilar asistió al pasado pleno municipal, como es habitual en ella, –«porque yo no me olvido», aclara–, criticó al alcalde por las obras continuas en la zona y fue expulsada.

Ahora, pide al Ayuntamiento y al propietario de la vivienda que se rehabilitará que tengan en cuenta los perjuicios que causarán a su negocio. «Yo no quiero dos años o tres años de sueldo sino que me paguen los meses peores en los que no voy a poder trabajar en las mesas de la cafetería porque este callejón es muy estrecho. Que me tengan en cuenta», reclama y recuerda que por estas obras continuas ha terminando hipotecando su casa. «La gente está creciendo y yo no. No puedo ni cambiar las mesas ni cambiar nada». Por eso reclama al Ayuntamiento que no se olvide de este perjudicado negocio del Centro «y que no me arruine».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine