Economía

La inestabilidad política y la falta de crédito limitan la previsión de crecimiento en 2016

El Colegio de Economistas prevé que el PIB subirá un 2,7%, por debajo del 3,3% del pasado año – Temen que se retraiga la inversión extranjera

05.03.2016 | 05:00
Contenedores en el puerto de Málaga, en una imagen de archivo.

Las claves

  • Lo mejor. El paro ha bajado en nueve puntos en los dos últimos años, prácticamente el doble que en el resto de España, aunque sigue en un elevadísimo 26,9%. Sube el número de matriculaciones de vehículos y las exportaciones han firmado en 2015 un nuevo récord histórico. Baja el número de empresas que caen en concurso de acreedores. La cifra de visados para proyectos de nuevas viviendas en 2015 (2.454) triplica a la del año anterior y presagia el retorno a la actividad del sector constructor.
  • Moderadamente bueno. El precio de la vivienda libre se estabiliza y comienza a crecer en Málaga y en Andalucía. Sigue la tendencia al alza en la venta de viviendas. La demanda global crece y todo parece indicar que se está agotando el stock de viviendas que acumulaba Málaga heredado de la época del boom inmobiliario. Esto hace que el sector deba empezar a construir ya nuevas promociones, lo que debe aumentar el empleo en el sector constructor. Según los economistas, la tasa de paro en este segmento ha bajado al 16%.
  • Lo peor. El incremento del PIB previsto para 2016 baja respecto al pasado año. Subirá un 2,7% frente al 3,3%-3,5% registrado en 2015. Se reduce la capacidad de generación de empleo. En 2015 la subida de afiliados fue de más del 5%. Para este año se espera no más del 4%. El acceso al crédito bancario por parte del sector privado continúa estancado. La licitación de obra pública ha bajado de nuevo a niveles mínimos históricos con sólo unos 150 millones en 2015.

La tasa de paro, que roza el 27%, podría bajar hasta cuatro puntos pero el empleo también se ralentiza

­El Colegio de Economistas de Málaga pronosticó ayer que la economía de la provincia mantendrá este 2016 una buena tónica de crecimiento y de creación de empleo aunque el ritmo se ralentizará en relación al pasado año debido, entre otros factores, al actual panorama de inestabilidad política, a la convulsa coyuntura internacional y a la restricción del crédito al sector privado que siguen manteniendo los bancos. Según las previsiones del Colegio, el PIB de Málaga subirá este ejercicio un 2,7%, frente al 3,3% con que cerró 2015 y que supuso el mayor aumento porcentual dentro de los años de crisis. El escenario para este año se define así, para los economistas, como «positivo pero moderado»

El decano de esta institución, Juan Carlos Robles, afirmó que las estimaciones del Colegio son que el número de afiliados crezca al 4% (el año pasado lo hizo a más del 5%), lo que en todo caso servirá para continuar reduciendo la tasa de paro. Si el año 2015 cerró en Málaga con un 26,9%, los economistas calculan que el 2016 podría bajar ese porcentaje al entorno del 23% o el 24%. Robles, que presentó el Barómetro Económico de la provincia correspondiente al cuarto trimestre de 2015, afirmó que las perspectivas son «buenas» pero admitió que Málaga necesitaría mayor crecimiento para poder reducir de forma más rápida unas cifras de paro que continúan siendo «altísimas e insoportables».

«El coche no se va a parar porque tiene gasolina suficiente pero podríamos correr más, que es lo que nos conviene», comentó el decano. El Colegio se refirió a la situación política de incertidumbre que hay ahora mismo en España y reclamó la necesidad de que se conforme un «Gobierno fuerte y estable, del color que sea», ya que eso «ayudará muchísimo sobre todo a la seguridad de los inversores extranjeros». Robles afirmó que las propuestas de algunos partidos presentan «cambios de rumbo muy repentinos» y «giros» que «asustan a la inversión y aportan inestabilidad».

Otro de los puntos negativos, según el Colegio, son las dificultades de acceso al crédito bancario que sigue encontrando el sector privado. «Es más la publicidad por parte de los bancos y el estudio de operaciones que lo que realmente se concede. El crédito sigue estancado y así la economía no se puede apalancar. Sólo estamos creciendo a través del ahorro privado y eso sólo da para un crecimiento paulatino», lamentó Robles. Como freno de la actividad, el Barómetro también recoge que la licitación de obra pública en Málaga por parte de las administraciones continúa estancada en niveles mínimos históricos, con sólo alrededor de 150 millones sacados a concurso el pasado año.

En todo caso, los economistas valoraron el crecimiento experimentado por la economía malagueña en los dos últimos ejercicios, donde la tasa de paro se ha reducido en nueve puntos (llegó a estar en el 36%) y citó aspectos muy positivos del pasado año como el gran comportamiento del sector turístico (el «salvavidas» de Málaga durante la crisis), el nuevo récord de exportaciones, el descenso del número de empresas que caen a concurso de acreedores y el aumento de las matriculaciones de vehículos.

Robles, acompañado del vicedecano del Colegio, Antonio Pedraza, y del responsable de estudios, Fernando del Alcázar, destacó también la reactivación que empieza a mostrar el sector de la construcción, después de que el pasado año se triplicara la cifra de proyectos visados para la construcción de nuevas viviendas. La tasa de paro en este sector, según Robles, ha bajado ya al 16,5% y el hecho de que el stock de viviendas esté ya próximo a liquidarse apunta a que en estos meses deben empezar ya a edificarse nuevas promociones, lo que tirará al alza del empleo.

El vicepresidente del Colegio de Economistas, Antonio Pedraza, sí manifestó su temor a que la actual incertidumbre política y el contexto internacional puedan fomentar la fuga de capitales y retraer las inversiones privadas en zonas como la Costa del Sol, donde son un pilar fundamental para el impulso de la actividad, en especial en el ámbito de la vivienda y el turismo residencial.

Pedraza, no obstante, reiteró su confianza en el futuro aunque los economistas también reconocen que Málaga requiere de una apuesta a medio y largo plazo por un cambio de modelo productivo que implique una mayor tasa de industrialización frente el predominio de los servicios. «La economía malagueña trae una inercia que le va a dar para seguir tirando», dijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine