Emprendedoras

Ellas también saben mandar

El próximo martes 8 se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora y, para reflexionar sobre el sentido de esa jornada La Opinión ha querido contar la historia de seis empresarias de éxito

06.03.2016 | 01:05
De izquierda a derecha: Ana María García, Pilar de Castro, Juanibel Vera, Macarena Regueira, Silvia Melero, Rosa Vera.

­Las chicas son guerreras. Y madres, hijas, empresarias, amigas, hermanas, luchadoras, soñadoras y válidas, muy válidas. Así son Macarena Regueira, Silvia Melero, Ana María García, Rosa Vera, Pilar de Castro y Juanibel Vera. Cinco malagueñas de bandera, mujeres que día a día trabajan duro para alcanzar el éxito, que no se intimidan ante las dificultades y que se niegan a renunciar a su vida familiar.

Macarena
Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas

Propietaria de Makyre
Agencia de eventos y comunicación

Hace diez años ya que Macarena Regueira se subió a sus tacones para no bajarse. Makyre, eventos con dos tacones, es el nombre de la agencia de organización de eventos y comunicación que esta publicista creó en 2006. «Me pusieron trabas por ser joven y mujer, les conteste que si era capaz de llevar todos los días tacones, podría crear mi propia empresa, y hasta ahora», recuerda. Descartó ofertas en Madrid y Barcelona y se arriesgó sin pensar en pros y contras.

Ha conseguido que su empresa crezca en resultados y empleados. Actualmente, cuenta con tres chicas en la agencia y calcula, que a lo largo del año, puede llegar a emplear a más de cincuenta personas para trabajar como staff o azafatas. Entre sus clientes, figuran desde personalidades como Ágatha Ruiz de la Prada hasta entidades como el Museo Thyssen o pymes locales.

Ama su trabajo, el cual compagina con su cargo como presidenta de la Asociación de Mujeres Emprendedoras, Profesionales y Empresarias de Málaga (Amupema) donde lucha por «visibilizar su labor y la de sus amigas y compañeras». Defensora a ultranza de «una igualdad para todo y todos», espera que algún día la naturalidad de la situación acabe haciendo desaparecer esta conmemoración.

Juanibel
Empresaria

Propietaria de Opalo
Sector textil

Con 52 años decidió embarcarse en la aventura de su vida, acostumbrada a pasar muchas horas en casa, Juanibel Vera tuvo que adaptarse pronto a Opalo, su tienda de ropa y complementos, y entender que su comercio sería a partir de entonces su día a día. El motivo de la mayoría de sus preocupaciones pero, también, de sus alegrías. «Sigo teniendo la misma ilusión. Me sigo poniendo igual de nerviosa cada vez que tengo que hacer alguna compra importante, por ejemplo». Trabaja 24 horas al día, festivos y «hasta dormida», su dedicación es absoluta y lo único que lamenta es no poder pasar más tiempo con su familia.

Más que un trabajo, se podría decir que ha cumplido su sueño. Abrir su propia tienda en «plena crisis y con la calle en obras» parecía una locura pero, hasta el momento todo ha ido mejor de lo que esperaba. Ya cuenta con una «clientela fija» e incluso, visitas desde Badajoz para renovar el armario. Amupema ha sido, para ella, una ayuda importante. Cada encuentro, dice, es muy enriquecedor. «Nunca he sido una joven emprendedora. Debo ser la única vieja emprendedora en Málaga», bromea. Considera que es una tarea más complicada para una mujer que para un hombre. «Se nota al solicitar un préstamo en un banco o tratar con proveedores de la antigua escuela. Veo como hay madres que tienen que elegir entre llevar al niño al baloncesto, hacer la cena o dormir poco. Y eso en los hombres no pasa, no es un tópico, es la realidad».

Silvia
Licenciada en Turismo

La Gioconda Novias
Sector textil

Hace nueve años nació La Gioconda Novias. Silvia Melero apostó por crear su propia empresa después de casarse y experimentar, por ella misma, la falta de asesoramiento en un día tan especial. Desde entonces, intenta proporcionar un «trato especial a todas sus clientes, una atención cuidada hasta el mínimo detalle».

El entusiasmo por los negocios le viene desde muy pequeña. Como si se tratase de algo prácticamente hereditario, «que lleva en la sangre». Encontró en sus padres, comerciantes también del sector textil, los aliados perfectos para reunir las nociones básicas sobre el mundo empresarial, y sobre todo para poder conciliar su reciente maternidad.

«Hablan de la era de la conciliación, pero yo prefiero hablar de la no conciliación. Es muy complicado y no entiendo cómo no hay más facilidades, en guarderías , por ejemplo». La atención de sus pequeños llegó a suponerle, al principio, más de 1.500 euros al mes. Tiene que hacer malabares para poder compaginar sus ocupaciones laborales con el cuidado de sus tres hijos (el más pequeño solo tiene 19 meses) y reivindica la necesidad de cambiar la situación actual. «Somos madre y padre los dos. No es normal que siempre sea la mujer la que tenga que renunciar a su empleo ». Aunque para ella tiene el mismo valor «aquella mujer que se queda en casa trabajado». Ejemplo de joven emprendora, no para de participar en charlas y reclamar más apoyo para, las que como ella, luchan a diario por un futuro mejor.

Rosa
Licenciada en Economía

Grupo Vera
Sector de la construcción

Su caso no es el más común. Pocas personas tienen tan claras sus intenciones. Desde pequeña supo que quería ser empresaria y con mucho esfuerzo consiguió hacerse un hueco. Tras estudiar economía, tuvo la oportunidad de incorporarse a la empresa familiar, Construcciones Vera, pero su objetivo era otro: emprender. Y, así lo hizo. Abrió un parque infantil, que acabó traspasando , aunque no por falta de trabajo. Le sobraban ganas y entusiasmo. Pero era duro, recuerda, «cuando llegaba a casa, mis hijos estaban prácticamente acostándose. Llegó un momento en el que quería quitarme el reloj. Es bastante difícil compaginar el trabajo con el cuidado de los hijos y del hogar».

Ahora todo es diferente. Sus hijos ya son mayores y su situación más cómoda. Pasó a formar parte de la directiva de Construcciones Vera, centrando su labor en la responsabilidad social corporativa de la empresa. La conciliación ya no es tan complicada para ella y espera que vaya mejorando con el paso de los años. «Ser mujer no es una dificultad en sí, sino un plus añadido. Tenemos asumido que cuando un niño se pone malo, somos nosotras las que lo llevamos al médico. Seguimos teniendo el peso de la casa. Pero esto es una conversación de dos». En el día a día, Rosa Vera cree que la lucha es individual. No le gusta hablar de reivindicaciones, aunque de vez en cuando, considera que es importante alzar la voz. Y, en ese sentido, «la unión hace la fuerza. Todas juntas hacemos un mucho. El apoyo entre nosotras es fundamental si queremos que se nos oiga».

Ana María
Empresaria

Autos Prima Rent a Car
Sector automovilístico

Embarazada de su tercer hijo se dirigió hasta un concesionario para comprar seis coches. No la tomaron en serio y el trato recibido no fue el más adecuado. Parecía no resultar lo suficiente fiable para ellos y al final tuvo que adquirirlos en Marbella. Fue su primera experiencia negativa en un mundo muy masculinizado. La primera vez que sintió un trato desigual por ser mujer. De esto hace ya más de veinte años. Ahora, Ana María García es una empresaria reconocida dentro y fuera de Málaga. Su negocio, Autos Prima Rent a Car crece como la espuma, tanto que en los dos últimos años se ha expandido en otros cinco locales. Eso sí, le ha costado mucho sacrificio y tiempo. En varias ocasiones ha tenido que reinventarse y ampliar su oferta, además de automóviles alquila bicicletas o segway, por ejemplo.

Es todo un ejemplo de conciliación laboral y familiar. «Cuando empecé tenía la oficina en casa y el niño en brazos», recuerda esta empresaria. El apoyo y comprensión de su pareja, así como del resto de la familia, es lo único que hizo posible, para ella, «sacar su negocio adelante». Pero no se conformó con ello y se implicó en diferentes organismos. Algo que defiende como una necesidad para hombres y mujeres. Fue presidenta de Amupema (ocho años) y, lo es ahora de Aesva y de Skal Internacional Costa del Sol.

Pilar
Diplomada en Magisterio

Naocon
Sector de la construcción

Su historia, es como muchas otras, producto de la casualidad. Dice que es empresaria de rebote, pero ya está pensando en su siguiente proyecto, del que está convencida «será un rotundo éxito». Trabaja entre reformas de viviendas, rehabilitaciones de comercios y nuevas edificaciones. El secreto de su negocio reside en adaptarse a las necesidades del cliente. Desde que llegó a este mundo, «un sector muy rudo», ha intentado suavizarlo. «En un primer momento, todos se sorprendían al verme». Las redes sociales y la comunicación, en general, es algo novedoso para ellos.

Se siente una afortunada en el tema de la conciliación, pues al ser su propia jefa, puede ser más flexible con los horarios. Pero Pilar de Castro reconoce que hace tan solo unos años, cuando sus dos hijos eran más pequeños, hubiese sido prácticamente imposible. «Los dos primeros años fue todo muy complicado», recuerda. «Hay que trabajar mucho contra el machismo, contra la cultura que fomenta la desigualdad y educar a los niños bajo la idea de en casa trabajamos todos», afirma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine