EN DIRECTO
Sigue en vivo la segunda etapa de la Vuelta: Nimes - Gruissan (203 km)

Captura en zona de nadie y la extraña agonía en tierra de los supervivientes

Los heridos compartieron brevemente hospital de campaña junto a miembros de las Brigadas Internacionales

10.04.2016 | 01:31
Captura en zona de nadie y la extraña agonía en tierra de los supervivientes

Las milicias abandonaron a los prisioneros para huir de las represalias

Escuchaban sonidos extraños. Un amalgama de sílabas y de lamentos que, bajo la piel sedosa de la fiebre, les agitaba aún más la respiración. Para algunos fueron voces, incluso insultos en lenguas desconocidas. Otros recordaban del balanceo, más dócil, de la balsa, del tacto de manos curtidas tirando con fuerza de sus cuerpos. Para los supervivientes del Castillo de Olite, más de seiscientos, la llegada a tierras murcianas no fue una bendición. Los menos adoloridos, únicamente tenían la certeza, que no era menor, de haberse salvado del ataque. El resto, quién sabe, lo mismo pensaba que seguía en el infierno. En aquellos días, próximos al final de la Guerra Civil, Cartagena, bajo un signo u otro, era de todo menos un dechado de organización. Los más de 300 heridos que tocaron tierra, muchos de ellos rescatados por los pescadores locales, que hicieron caso omiso a la orden de no intervenir, fueron destinados a un hospital de campaña; una clínica sin demasiados recursos en la que agonizaban algunos de los voluntarios de las Brigadas Internacionales. Enemigos a un palmo de litera, que no tardarían en quedar temporalmente aislados. Olvidados en la agonía del conflicto. Tampoco tendrían un destino muy diferente los 294 tripulantes capturados como prisioneros, que en primera instancia, permanecieron en una prisión situada en Fuente Álamo. Allí se mantuvieron hasta que los milicianos, ya convencidos de la derrota, dejaron de custodiarles y emprendieron la evasión. De toda esa memoria, investigada a fondo por arqueólogos como Juan Pinedo y Daniel Alonso, apenas queda un recuerdo tangible: el corpachón del Castillo de Olite, que se intuye sumergido en las aguas de Cartagena, en una lámina de mar en la que se superponen los restos de diferentes naufragios. Un rincón de la historia que, como decía el almirante José Ignacio González-Aller, es también una tumba de guerra. Y que exige protección, como pasado y como patrimonio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local


Los malagueños cuentan cómo vivieron el atentado de Las Ramblas

Los malagueños cuentan cómo vivieron el atentado de Las Ramblas

Recabamos los primeros testimonios de malagueños que viven en Barcelona y que se han encontrado...

El atentado de Barcelona no altera el dispositivo de seguridad de la Feria

El atentado de Barcelona no altera el dispositivo de seguridad de la Feria

El concejal de Seguridad asegura que el nivel de riesgo es el mismo que antes de los hechos...

"Tu niña ha muerto, pero ya tienes dos hijos, ¿para qué quieres más?"

"Tu niña ha muerto, pero ya tienes dos hijos, ¿para qué quieres más?"

Susi tuvo una niña prematura en el antiguo Hospital Civil en 1968 y denuncia que, sin mediar...


Hacia la especialización: manual para la otra conquista americana

Hacia la especialización: manual para la otra conquista americana

Ya no basta con llamar a la puerta. Tampoco con las sonrisas anchurosas, obligatoriamente...

La Costa del Sol estudia con Air Europa la viabilidad de un nuevo vuelo directo con Estados Unidos

La Costa del Sol estudia con Air Europa la viabilidad de un nuevo vuelo directo con Estados Unidos

La compañía sondea a la patronal andaluza, convencida de las posibilidades comerciales y del...

La Malagueta en el cambio al siglo XX

La Malagueta en el cambio al siglo XX

Repasamos hoy algunas de las anécdotas más curiosas de la plaza de toros de Málaga de 1896 a 1910,...

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine