Portavoz del grupo municipal de Ciudadanos

"A De la Torre le cuesta demasiado entender que ya no dispone de mayoría absoluta"

Juan Cassá, edil y llave de gobierno en el Ayuntamiento de Málaga, analiza la situación municipal y reprocha al regidor su tendencia a "judicializar" proyectos como el metro

10.04.2016 | 12:46
Juan Cassá durante un momento de la entrevista.

En corto

  • Sucesión del alcalde | De la Torre insiste en que su intención es finalizar el mandato. En caso de que no fuera así, ¿seguiría vigente el pacto suscrito tras las elecciones municipales con Ciudadanos? ¿A qué miembro del PP ve como potencial reemplazo?
    Los acuerdos de investidura incluyen u na cláusula en la que se especifica claramente que el pacto es con Francisco de la Torre. Si hubiera algún cambio en ese sentido habría que reformularlo todo y volver a empezar a negociar sin ningún tipo de compromiso ni predisposición previa. En cuanto a posibles sustitutos, la verdad es que no veo a nadie capacitado para asumir la sucesión. Ahora bien, Carlos Conde nos ha sorprendido por su capacidad de diálogo; es un concejal que está a la altura del cargo. De cualquier modo, lo que nosotros sí que percibimos son muchas luchas internas en el PP y en el equipo de gobierno.
  • Cultura | El proyecto de transformación de la zona del Ensanche de Heredia en un distrito cultural, el denominado Soho, continúa sin arrancar. ¿Confía en que remonte finalmente?
    De momento, si ha quedado algo de manifiesto, es que se trata de un fracaso total. El Ayuntamiento ha hecho una inversión en su peatonalización y la zona sigue desolada, sin actividad ni desarrollo. Se necesita un fuerte estímulo para la zona y éste puede venir de la conexión en el puerto. Nosotros estamos de acuerdo con el proyecto de creación de un centro comercial; conocemos la propuesta y estéticamente atractiva y favorecería la prolongación del Soho.
  • Burbuja | Muchos urbanistas advierten del crecimiento desmesurado de la oferta hostelera y turística del centro. ¿Puede Málaga llegar a morir de éxito?
    Es necesario que el turismo no se concentre únicamente en el centro. Málaga cuenta con activos a los que se le puede sacar provecho. Existen barrios marítimos, peculiares, e ideas como la que nosotros propugnamos, la creación de jardines verticales, que podrían aumentar el atractivo de otras zonas. ¿Cuántos de los turistas que vienen en crucero tienen oportunidad de conocer los productos autóctonos? Creemos que el comercio tiene que especializarse y el Ayuntamiento encargarse de que el turista llegue hasta allí.
  • Gobierno | ¿Cree que habrá finalmente acuerdo o se convocarán nuevas elecciones?
    Eso depende de la capacidad que tengan los dos grandes partidos de sentarse y buscar alianzas claras contra los que defienden el independentismo, de buscar en definitiva la estabilidad, que es justamente lo que se ha hecho en Málaga. Ese acuerdo sería el mayor guiño a Europa y una manera de aportar seguridad y atraer la inversión, que es tan sumamente necesaria.

También carga contra Málaga Ahora: "No son coherentes, han sido cómplices del PP en las recolocaciones", señala.

En poco más de doce meses, Juan Cassá ha pasado de ser un desconocido en el Ayuntamiento a convertirse, y paradójicamente desde la oposición, en el concejal que más poder ha tenido nunca en la etapa de Francisco de la Torre. La aritmética electoral, junto a la ascensión impenitente de Ciudadanos, le han colocado en un papel pocas veces visto en Málaga: el de ser una especie de voz de la conciencia, un alcalde en la sombra y en la bancada crítica que cuenta, además, con la ventaja, también inaudita, de poder contrariar e, incluso, desesperar a un hombre, De la Torre, que lleva 14 años gobernando sin necesidad de pedir segundas opiniones, a golpe de timón y de mayorías.

El nuevo mandato, que es, a su vez, el primero de su grupo en el Ayuntamiento, avanza. ¿Cuál es el estado de salud actual del pacto de investidura? ¿Se han cumplido los objetivos?
La hoja de ruta que nos marcamos en el acuerdo exigía una serie de medidas que debían adoptarse antes de que finalizara el año y que, afortunadamente, se han ido cumpliendo en el plazo fijado. Estamos bastante satisfechos con nuestro trabajo y, además, en las dos líneas en las que siempre creímos que teníamos que fundamentar el trabajo: la de ejercer de oposición crítica y responsable y la de fiscalizar la labor de gobierno. Hemos dejado nuestra influencia en asuntos muy importantes, que van desde el adelgazamiento de la administración y la reducción de cargos designados a dedo a la apuesta por el medio ambiente o el desbloqueo de los presupuestos.

El alcalde, urgido por Ciudadanos, estrenó ciclo animando a sus exconcejales a buscarse la vida fuera de la política. Menos de un año después, ocho de ellos han sido ya recolocados en diferentes cargos municipales. ¿No hubo manera de disuadirle? ¿Se siente defraudado?
Se trata de cargos de libre designación. Y, en ese sentido, carecemos de argumentos por la vía legal para impedirlo. En este periodo, siempre que hemos tenido herramientas para frenar este tipo de nombramientos, se ha conseguido. Pienso, por ejemplo, en la reducción del 50 por ciento de los puestos de confianza y en la obligación de que a partir de ahora los directores de distrito no sean elegidos por ser del partido, sino por sus méritos y su condición de funcionarios. Otra cosa es la elección de exconcejales como José del Río, que fue refrendado gracias a la abstención de Málaga Ahora y Málaga para la Gente. Insisto en que son cargos de libre designación. ¿Legal? Sí. ¿Ético? Por supuesto que no. Pero es una cuestión del alcalde, de sus formas.

¿Hasta qué punto este tipo de actitudes pueden acabar condicionando el pacto con De la Torre?
Es un tema que, en lo que a nosotros respecta, no forma parte de las cláusulas de las que depende la continuidad de los acuerdos de investidura. Y no porque no nos parezca significativo; hablamos de un asunto de ética. Pero en el acuerdo quisimos dar prioridad a Málaga y a la necesidad de garantizar la estabilidad política, que es un requisito imprescindible para atraer la inversión. Lo estamos viendo ahora en Valencia, que está en una situación que ha hecho que muchos inversores y hoteles renuncien a sus proyectos y busquen alternativas en otros puntos como nuestra ciudad. Y la inversión es la clave, junto al descenso de trabas burocráticas, para generar empleo, que es lo principal.

¿Tuvieron claro desde primera hora el respaldo a De la Torre o se plantearon la alternativa de María Gámez y la coalición?
Lo tuvimos claro. Precisamente por razones de estabilidad. También es cierto que en el proceso hubo un acto de deslealtad por parte del alcalde, que hizo una declaraciones públicas sobre el acuerdo sin consultarlo conmigo, como era preceptivo y habíamos consensuado. Al margen de ese detalle, sabíamos que si había compromiso con los objetivos, seguiríamos adelante.

Muchos apuntan que fue el discurso de Ysabel Torralbo y de Málaga Ahora, atronadoramente crítico con el PP, el que terminó de apuntalar su decisión.
El comportamiento de Málaga Ahora no deja de sorprendernos día tras día. Censuran la gestión de De la Torre y luego se alían con él y se vuelven cómplices de sus famosas recolocaciones. Lo hemos visto con la elección del gerente de Onda Azul o el nombramiento de José del Río. No tienen un criterio claro. Dan la impresión de moverse en función del estado de ánimo de Torralbo o de Espinosa. Coincidimos muchísimo más con Málaga para la Gente. Eduardo Zorrilla, por ejemplo, tiene un gran conocimiento de la ciudad.

La composición actual del Ayuntamiento le obliga a tener una relación estrecha con De la Torre. ¿Qué les separa y qué les acerca en sus respectivas maneras de concebir la política?
Lo que más nos une es el amor por Málaga. Estoy absolutamente convencido de que el alcalde quiere lo mejor para la ciudad. Eso sí, no compartimos, ni mucho menos, las formas. Y con esto me refiero, entre otros puntos, a los dedazos; a De la Torre, que es un político con muy poca capacidad de consenso, le está costando demasiado entender que ya no tiene mayoría absoluta y que no puede dejarse querer por ciertos proyectos que han demostrado ser fracasos estrepitosos. Hablamos, por ejemplo, del polo digital, al que, por cierto, el PSOE apoyó a cambio de que se hicieran ascensores en los distritos. Un proyecto, este último, con el que estamos de acuerdo, pero que es competencia de la Junta. Es alucinante que el alcalde se pase media vida dando palos a la Junta y luego acepte asumir funciones, disciplinadamente y sin rechistar , que corresponden a la administración autonómica. Y todo, por una iniciativa destinada a un proyecto global totalmente fracasado como el de Tabacalera, que lleva consumidos más de 40 millones de euros de dinero público.

Supresión de cargos de confianza, recortes del organigrama, bajadas salariales.. ¿Existe alguna otra fórmula para reducir y aligerar la estructura del Ayuntamiento?
Hemos logrado recortar el sueldo de los gerentes y acabar con la mitad de los asesores a dedo. Todavía, evidentemente, se puede hacer más. Y creo que una vía por explorar, y en la que también hemos insistido en estos meses, es la fusión de entes y de empresas. Todo lo que se avance en esa línea es importante, porque supone ahorrar un dinero que puede orientarse a otro tipo de necesidades. Para nosotros, por ejemplo, es básica la bajada de impuestos. Y hemos logrado que el alcalde se comprometa a bajar 50 millones en tributos directos, ya sea a través de bonificaciones o con otro tipo de sistema. Con eso se crearía un ecosistema más idóneo para crear puestos de trabajo.

Una de las comisiones que preside en el Consistorio es la que tiene por objeto evaluar la eficiencia y el futuro de Limasa. ¿Apuesta por la privatización, por la continuidad o por la conversión en empresa pública?
Cuando me propusieron para dirigir esa comisión hubo quienes dudaban de mi ecuanimidad. Pensaban que íbamos a ser poco críticos. Y hemos demostrado todo lo contario. El fin, en cualquier caso, no es tanto buscar un nuevo modelo de gestión como examinar el actual, ver por qué ha fallado y cuáles son sus riesgos. Dicho esto, lo que tenemos claro es que no queremos el sistema mixto, que, entendemos que, configurado así, para lo único que sirve es para reunir lo peor del modelo público y del privado. Habrá que analizarlo. En algunas ciudades funciona bien uno y en otras, el contrario.

¿Qué le ha parecido la gestión de la huelga? ¿Se podía haber evitado?
Con la huelga creo que hemos dado ejemplo de lealtad; estuvimos, en todo momento, al lado de la ciudad, que se jugaba algo tan sensible y económicamente importante como la Semana Santa. Aun así, somos muy críticos con el alcalde y con la parte privada de Limasa, que, al igual que el PSOE, se ha lavado las manos y ni siquiera se ha tomado la molestia de aparecer.

¿Fue todo culpa de la irresponsabilidad del comité? El equipo de gobierno habla constantemente de privilegios laborales y condiciones abusivas.
La huelga fue, y eso está claro, completamente innecesaria. Hemos escuchado muchas voces críticas respecto a esas condiciones. Y, sin duda, nos sumamos a ellas, aunque no es menos cierto que todos los privilegios a los que alude no surgen de la nada, sino que fueron firmados por el propio De la Torre. Los errores vienen muy de atrás. Y es del todo inaceptable, y más después de once días de huelga, que al final se tenga que resolver el conflicto por la vía judicial. La política no está para dejar los problemas en manos de un juez, sino para resolverlos con diálogo y consenso.

Otro de los puntos de desencuentro con el PP ha sido el metro. ¿La prioridad ha de ser que llegue al PTA?
En Ciudadanos tenemos una máxima: lo que se firma, se cumple. Y no es admisible, en consecuencia, que se cambie de opinión a posteriori. Nuestro grupo ya ha impulsado una moción para que el equipo de gobierno negocie con la Junta y con el BEI, que es el que aporta el crédito. Está la negativa de los vecinos del Hospital Civil, pero, por otro lado y teniendo en cuenta que la Línea 2 ya llega a las cocheras, la prolongación al PTA sería natural, además de rápida y sencilla. Para eso, insisto, se requiere diálogo. Y ahí volvemos a lo mismo. Lo que no es de sentido común, en ningún caso, es ir a los tribunales, que es justo lo que ha hecho el alcalde. Judicializar el metro es crear un problema añadido, un nuevo obstáculo para el proyecto.

El futuro de los antiguos terrenos de Repsol también resulta comprometido. A la disyuntiva ´parque´ o ´torres´, su formación responde con una vía intermedia.
Nuestra intención siempre ha sido la de aumentar la zona verde. El proyecto original, promovido por el PP, contemplaba la construcción de cuatro torres; frente a eso, hemos apostado por respetar una y reservar el resto del terreno para el parque. Creemos que es la mejor solución: por un lado, se aleja del proyecto especulativo del alcalde, y, por el otro, de la demagogia del PSOE y de Málaga Ahora, que defienden un planteamiento que supondría renunciar a una financiación de 130 millones de euros. La propuesta de Ciudadanos apenas comportaría sacrificar un 10 por ciento de las zonas verdes, porque, en puridad, se trata de un espacio que tiene que quedar despejado por la presencia cercana de las vías del AVE. Nuestro proyecto consiste en crear una isla sostenible.

Últimamente su partido se ha mostrado muy beligerante con el abandono del edificio del antiguo cine Astoria. ¿La mejor solución sería el derribo?
Apoyamos, como es lógico, la demolición. El alcalde ha tenido poca amplitud de miras; no ha aportado soluciones. Y eso ha llevado a que el edificio sea, incluso, una amenaza para la seguridad. Derribarlo supondría ampliar la plaza y abrir un periodo para usos transitorios, quizá puestos de flores o, incluso, jardines. El Ayuntamiento lleva dilapidados 21 millones de euros y aún no tiene una idea clara. Si me pregunta por el futuro, nosotros abogamos por un hotel de 5 estrellas, pero, como demócratas, entendemos que hay que abrir un concurso de ideas y consensuar la mejor opción y la más viable.
De la Torre ha dedicado en los últimos años mucho esfuerzo y dinero a la apertura de nuevos museos.

¿Los resultados en cuanto a proyección compensan el gasto?
Hay que buscar siempre el equilibrio. La inversión, en nuestra opinión, es excesiva. Y en algunos casos, como el del Ruso, no es rentable ni sostenible. Al Museo del Automóvil, sin ir más lejos, se le tuvo que inyectar recientemente una partida de 300.000 euros. No podemos perder de vista que los museos son un atractivo más, pero no todo el atractivo. Y que existen opciones como la tarjeta Málaga Pass, que combina entradas de ocio y desplazamiento, que nos permite reconducir al turista hacia otras zonas y no dejarlo todo en el centro. Hay muy buenas opciones. Pedregalejo, por ejemplo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine