Comercios

El renacer de Moreno Monroy

Los comerciantes de la emblemática calle crean una marca propia: 'Eat street'

18.05.2016 | 09:04
Ocho establecimientos de la calle se han sumado a esta iniciativa.

Los establecimientos de restauración de la céntrica calle, en colaboración con el hotel Petit Palace, iniciaron la pasada semana una campaña con la que pretenden darse a conocer como una zona de referencia culinaria en Málaga. La iniciativa, donde la variedad de productos y clientes juega un papel principal, lleva fraguándose desde principios de año y pronto se dará a conocer al público.

Bautizada con el nombre de uno de los arquitectos artífices del proyecto de la calle Larios, Moreno Monroy jamás imaginó ser protagonista de una campaña para transformarla en una calle de referencia culinaria en la capital.

Una de las principales calles de la ciudad antes de su desembocadura en la plaza de la Constitución, es el corazón en el que se fraguó, allá por el mes de febrero, un proyecto que comenzó a ver la luz el pasado 14 de mayo a través de las redes sociales y del que forman parte ocho establecimientos de hostelería. Moreno Monroy Eat Street se presentará al público muy pronto.

La idea nació en las conversaciones de tres de los dueños de locales colindantes. Unos, recién llegados como El Pintu Málaga o Malapipa que no cumplen el primer aniversario de su apertura y el otro, uno de los más veteranos después de grandes negocios tradicionales, La Burguesita, que lleva abierta desde marzo de 2010. «Coincidiendo con el bajón del turismo se nos ocurrió la idea de promover la calle como un producto unitario, además de para defendernos de posibles abusos por parte del Ayuntamiento con el tema de las terrazas», comenta Cándido Vidal, que cuando aún no ha llegado el mediodía a los relojes se encuentra limpiando las cristaleras de Malapipa.

Pablo Barbón cruzó España desde Asturias a Moreno Monroy hace seis meses: «Vine aquí porque veía que era una vía con mucho potencial», comenta mientras la calle comienza a cobrar vida. «Los fines de semana trabajamos bien y durante la semana hay buen ambiente», justifica el dueño de El Pintu, que dentro de la calle es capaz de diferenciarse a través de unos productos que unen Norte y Sur sobre un mismo soporte culinario.

Gonzalo Aquesolo, el dueño de La Burguesita, también tuvo que viajar hasta Málaga para convertir su local en el primer establecimiento capaz de ofertar únicamente hamburguesas a sus clientes. «No fue fácil ponernos de acuerdo pero muchos teníamos claro que lo que queríamos dar a conocer era más nuestra imagen que una acción concreta. Se trata de dotar a la calle de una fama que permanezca en el tiempo y que no sea efímera».

«Somos dispares pero nos une la calidad», sentencia Pablo Barbón mientras su vecino, El Chinitas, comienza a colocar su terraza. El dueño del establecimiento, uno de los más veteranos, Ángel Sánchez-Rosso, se mueve entre la cocina, el salón y la calle. «Calidad y Tradición» parece ser su lema.

Orellana es uno de los más veteranos, sin embargo, un cambio de gestión hace tres años y medio le obligó a dejar de ser el local más antiguo de la zona. Su actual dueño, Manuel Villena, afirma que una de las características del proyecto es que cada negocio tiene su identidad. Así lo demuestra también Irene Garrido, responsable de dos de los establecimientos de la zona: KGB y Wendy Gamba son tan dispares como el resto de sus compañeros a pesar de compartir cocina y gestión.

Uno de los establecimientos más conocidos es TGB, una franquicia de comida rápida que comenzó su andadura el 29 de marzo y que quiere demostrar a sus clientes que «se puede hacer comida rápida sin ser «comida basura».

Tan heterogéneos son los negocios que uno de sus colaboradores es el hotel Petit Palace, que se ha comprometido a ayudar al resto de sus vecinos.

«Nuestra marca es la calle», comenta Gonzalo Aquesolo, una vida que lucirá pronto en la única calle que permite a los viandantes de la calle Larios ver la Catedral.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine