Los efectos en Málaga

El Brexit trae la incertidumbre al mercado inmobiliario de Málaga y a la exportación

Los británicos lideran las compras a cargo de extranjeros en la Costa con una de cada cinco viviendas y un importe medio de 226.000 euros

26.06.2016 | 14:25
Dos ciudadanos británicos leyendo esta semana en Málaga el periódico The Sun.

La devaluación de la libra y la pérdida de su condición de comunitarios podría afectar a las operaciones – Reino Unido es el sexto destino exportador de Málaga, aunque con sólo el 4,5% del volumen total.

­El triunfo del Brexit trae muchas incertidumbres a la economía por la previsible devaluación de la libra respecto al euro y por la incógnita sobre cuál será la nueva relación que se establecerá entre el Reino Unido y la Unión Europea. En el caso de la provincia de Málaga, y al margen del turismo, donde el Reino Unido es el principal emisor de visitantes extranjeros, el mercado británico es clave también para la inversión inmobiliaria a través de la venta de viviendas al turismo residencial, mientras que en el apartado de comercio exterior se sitúa en sexta posición del ranking de destinos exportadores, aunque en este caso representando sólo apenas el 4,5% del total de ventas al exterior de la provincia.

En el apartado de la vivienda, cabe recordar que el colectivo extranjero está siendo uno de los factores principales de la reactivación de las ventas en los dos últimos ejercicios, con los británicos a la cabeza. En 2015, el 40% de las más de 25.700 viviendas vendidas en Málaga fueron adquiridas por foráneos, según el Ministerio de Fomento. Y la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga (ACP) estima que una de cada cinco viviendas que son compradas por extranjeros tuvieron como adquiriente a los británicos.

El temor ahora es que la casi segura devaluación de la libra y las dudas acerca de la condición que estos ciudadanos mantengan en los países de la UE una vez se produzca la salida del Reino Unido (algo para lo que en todo caso faltarían al menos dos años) puedan enfriar sus inversiones en destinos como la Costa del Sol. En 2014, el valor medio de las viviendas adquiridas en Málaga por los británicos fue de casi 226.000 euros, con una superficie tipo de 145 metros cuadrados, según datos de los constructores.

La secretaria general de la ACP, Violeta Aragón, reconoció ayer la «incertidumbre» que se abre en torno al comprador británico, a espera de comprobar cómo evoluciona la libra. «Eso será determinante porque una devaluación limitaría su capacidad de compra. Nos preocupa más eso que el tema de los trámites y permisos que necesiten en caso de ser extracomunitarios, porque hay casos como el de los rusos, que también son de fuera de la UE y eso no impide que compren muchas viviendas en Málaga», apuntó.

Aragón tampoco cree que el Brexit implique que estos potenciales compradores cambien la Costa del Sol por otros destinos. «Si buscan un entorno mediterráneo tendrían los mismos problemas en el resto de países europeos», explicó. Lo que sí preocupa más a la ACP es que británicos con viviendas en Málaga se vean forzados a venderlas si se deteriora su economía, ya que eso impulsaría el mercado de segunda mano pero taponaría la salida de vivienda nueva ahora que empieza a remontar.

Por su parte, el presidente de la Federación de Asociaciones de Extranjeros de la Costa del Sol (Faecosol), Ricardo Bocanegra, afirmó que la decisión de los británicos de abandonar la UE tendrá «consecuencias nefastas» para la Costa del Sol, aunque matizó que habrá que esperar a los próximos meses para saber en qué términos se inicia la negociación con Europa en lo referente a su desconexión.

«El mercado británico ha sido siempre nuestro principal cliente exterior tanto en número de turistas como en compra de viviendas. Ahora todo va ser incertidumbre y preocupación», explicó Bocanegra, quien en los últimos tiempos afirma haber detectado ya una «ralentización» de operaciones residenciales por parte de los británicos a espera de saber el resultado de la consulta. Ahora, tras el triunfo del Brexit, y al margen de la evolución de la libra, está por ver si la negociación con la UE acabará afectando a la libre circulación de personas, lo que abocaría a los británicos –en Málaga hay 56.000 censados y se estima que otros 2o.000 no empadronados– a tener que solicitar permisos de residencia o trabajo. Todas estas circunstancias podrían convertir al destino, de entrada, en menos apetecible para los posibles compradores.

«Y eso por no citar a los que ya tienen aquí viviendas, muchos de ellos pensionistas que viven la mayor parte del año en la Costa del Sol. Una devaluación de la libra podría afectar a su capacidad adquisitiva, con el temor de que decidan vender y volver a su país. Y son un colectivo que deja mucha riqueza en Málaga», apuntó.

«La UE puede ser más o menos amistosa en este proceso de desconexión. Si adopta un actitud de represalia, las condiciones exigidas para residir en España serán más complicadas», estimó. En la Costa del Sol también hay muchos británicos trabajando, ya sea por cuenta propia o ajena. Hasta ahora, en su condición de comunitarios, no necesitaban más requisitos para su alta en la Seguridad Social, algo que también cambiaría.

«Los más perjudicados por el Brexit van a ser los propios británicos. El resultado de la votación va contra sus propios intereses. Han primado los sentimientos sobre el sentido común», opinó.

Hasta una decena de británicos, sobre todo jubilados y jóvenes, han contactado ya con Faecosol para interesarse por los trámites para obtener la nacionalidad española.

170 empresas exportadoras. En cuanto a las exportaciones, Reino Unido compró productos malagueños en el primer cuatrimestre de 2016 por valor de casi 37 millones de euros, un 13,8% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, según los datos de la agencia andaluza Extenda, situándose así como sexto destino exterior de la provincia tras Francia, Italia, Portugal, EEUU y Alemania. En Málaga hay unas 170 empresas que exportan al mercado británico, de las que 60 lo hacen de manera regular. En 2015, esa cifra de exportación alcanzó los 80,6 millones en todo el año de entre el total de 1.762 millones exportados por Málaga a todo el mundo (el peso es del 4,5%). Las principales compras de los británicos fueron frutas frescas y conservas, bebidas, legumbres y hortalizas frescas y textil.

El presidente de la Cámara de Comercio de Málaga, Jerónimo Pérez Casero, también mostró su «preocupación» por el Brexit y por la incidencia que pueda tener, fundamentalmente, en el turismo y en el mercado residencial. «Nos preocupa mucho el turismo y los residentes británicos, porque son nuestro principal mercado emisor. Todo lo que sea una devaluación de la libra nos va a perjudicar», dijo. Sobre las exportaciones, admitió que podrían verse afectadas (la devaluación de la libra supondría para los británicos un encarecimiento de los productos españoles), pero aseguró que su efecto en la economía de la provincia sería en todo caso menor al del turismo o la vivienda, donde el peso del Reino Unido es mucho mayor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine