Innovación en el sector vitivinícola

La Ola del Melillero también se bebe

Bodegas Victoria Ordóñez resucita para este propósito un ingrediente que lleva más de dos siglos en desuso: vuelve la uva Pedro Don Ximénez

15.07.2016 | 05:00
«La Ola del Melillero» es la última creación de la Bodega de Victoria Ordóñez.

Viñedos Pedro Ximénez

  • Proviene de siete pequeñas parcelas de entre 30 y 100 años de antigüedad, entre Málaga y Colmenar, casi ocultas en un bosque mediterráneo de encinas, alcornoques y pino carrasco. Trata de viñedos de secano, de monte, situados a una altitud entre los 800 y 1.000 metros. Una topografía escarpada, con pendientes de entre el 46 y el 76%.

La Bodega Victoria Ordóñez, tras un largo proceso científico, capta la esencia de uno de los fenómenos más conocidos de Málaga y lo convierten en vino. Para ello, recupera la uva Pedro Don Ximénez que garantiza una experiencia singular

Llega un momento en la vida en el que uno empieza. Lo habitual es hacerlo sobrepasada la barrera de los 23. Algunos ya comienzan en la pubertad, aunque nunca es demasiado tarde. Quien no se haya iniciado aún en la sana costumbre de beber vino, lo puede hacer a partir de ahora con una de las experiencias más refrescantes del hemisferio norte. La ola del Melillero, movimiento abrupto que rompe la horizontalidad de la superficie acuática, que tantas y tantas tardes de gloria ha dado, y que divide la primera línea de playa entre lugareños y forasteros, acuña desde ahora un singular vino elaborado a raíz de la uva Pedro Ximénez.

La última creación de la Bodega Victoria Ordóñez irrumpe de esta manera con una apuesta por una uva que, aunque autóctona, casi parecía desterrada en la elaboración de caldos para aventurarse en un vino blanco que promete, por encima de todo, una singularidad de sabores comparado con el resto de vinos que se encuentran en el mercado. Según los responsables de la bodega, su consumo se asemeja a una experiencia «sugerente y sorprendente». En palabras de la propietaria de la bodega, Victoria Ordóñez, La Ola del Melillero, es el resultado de un largo proceso de investigación que se ha basado primero en la localización de una uva casi inexistente ya que, según aseguró, «estos viñedos son antiguos y casi residuales».

Respecto a la elección del nombre, más allá de posibles cuestiones de mercadotecnia comercial, la bodeguera asegura que su vino está en sintonía con las sensaciones vividas a raíz de la subida repentina y efímera del nivel del mar. Cada trago, en cliché de viaje exprés de ida y vuelta a Melilla, está llamado a transmitir frescura. «Este fenómeno suele coger desprevenidos a los bañistas foráneos», recuerda Ordóñez. Los retos de la empresa, que empieza con una producción reducida, pasan por consolidar este vino y poder elevar la producción hasta en un 25 por ciento en función de la demanda. Con especial sensibilidad por lo local, Ordóñez aseguró que su objetivo es elaborar «vinos de calidad a partir de variedades malagueñas, innovando tanto en estilos de vinificación como en la recuperación de una zona vitivínicola histórica y actualmente casi extinguida». Para los más puristas, la nota de cata para este Pedro Ximénez es la siguiente: de color amarillo pajizo brillante, La Ola del Melillero posee una nariz delicada de flores blancas, presentando en boca una acidez muy integrada con la fruta, frescura, equilibrio, y a la vez, complejidad, redondez y untuosidad procedente de la fermentación y crianza en barrica de roble francés y el contacto con las lías finas durante ocho meses.

La bodega Victoria Ordóñez comenzó su andadura con la vendimia del pasado año, una cosecha experimental que le ha permitido producir unas 10.000 botellas de La Ola del Melillero que se comercializará sobre todo en Andalucía. Para el lanzamiento también se ha cuidado al detalle, tanto el diseño de la botella como el de la etiqueta, que rinde un cariñoso homenaje a los balnearios malagueños del siglo XIX. «La Ola del Melillero transmite frescura porque hace referencia al mar y a un hecho sorprendente y refrescante. Es un nombre muy sugerente», apuntilla Ordóñez sobre su última creación.

La Ola del Melillero supone, en la suma, una nueva oportunidad para todos aquellos que nunca han entrado en contacto con el vino o, si lo han hecho, sólo ha sido de manera periférica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine