La señal

La guerra de Gila

31.07.2016 | 05:00
María Salmerón.

Ya echábamos de menos un casito de presunta corrupción y ahí tenemos a María Seguí que dimite como directora general de Tráfico. Que no decaiga, podríamos decir. Y otra de arena, Mauricio Valiente, portavoz de Izquierda Unida de Madrid, publica un tuit mofándose de que McDonald´s deje de vender Big Mac en Venezuela por dificultades para abastecerse de pan. El individuo cree que como se trata de una multinacional y norteamericana (léase imperialista) pues hay que alegrarse, no apenarse de que el pueblo no pueda comer.

Y la sevillana María Salmerón no ingresará en prisión porque el Consejo de Ministros la ha indultado parcialmente. Su delito fue incumplir el régimen de visitas de su hija con su ex marido, condenado por maltrato. ¿Lo justo no sería que su ex marido cumpliera la pena que le corresponda y ella la suya?, ¿o el hecho de ser mujer la exime?, pues sí, la diosa Justicia se quedó hace tiempo sin venda en sus ojos. Bueno, y todo un salto de gigante, ahora los militares españoles acompañarán a las tropas iraquíes en las batallas, eso sí, no podrán entrar en combate porque nuestro Gobierno no les deja, no se vayan a ofender los de enfrente. De Gila. ¿Ése es el precio que pagamos para que no nos maten en casa?, ¿o solo parte?

En esto hablo con Antonio Almansa Morales, ahora destinado en Diputación, que ha escrito un interesante ensayo acerca de las aplicaciones y oportunidades del open data en la Administración. Pero lo que toca en este mes de julio es quejarse de Hacienda, pagamos la declaración anual de la renta, los sueldos mensuales y las pagas extras, retenciones, IVA, Impuesto de Sociedades€ si trabajamos 181 días para Hacienda€ aunque Echenique no, él no paga la Seguridad Social de su asistente en casa, después discursea por doquier. Santa Teresa decía que la imaginación era la loca de la casa pero yo digo que es Montoro.

Y me pregunta mi amiga Yiyo por qué escribo así –esta columna– y le explico qué es el stream of conciousness, o corriente de conciencia, flujo ininterrumpido de pensamientos que me atraviesan a medida que surgen y en el orden que quieren y tal cual llegan a la mente y al teclado. Joyce utilizó está técnica en Ulises y el filósofo norteamericano William James definía la conciencia como una corriente continua. Paco Umbral, entre nosotros, podría adscribirse a este estilo. Uno no llega a tanto, ni mucho menos. Lo importante es que el miércoles el Parlamento de Cataluña daba un paso decisivo hacia la independencia y no hay nadie todavía en prisión, ni Pujol padre. Como dicen por allá «qui no té feina, el gat pentina», quien no tiene trabajo peina el gato. Pero la conversación con mis amigos iba por otros derroteros, un nuevo papel, no el de periódico, una capa de celulosa con circuitos, un papel inteligente, habrá transistores hechos de papel. Si hay una historia que contar es la del papel y el más antiguo encontrado lo fue en China dos siglos antes de Cristo, como sabía un gran especialista ya fallecido, Rafael León, poeta y esposo de María Victoria Atencia. El próximo reto, les digo, será obtener celulosa sin plantar árboles. Por cierto, que construir un pipican sobre una fosa común tiene bemoles, el PP necesita una ISO que les proteja de la fatalidad. Claro, que de Manuela Carmena qué decir, ella sostiene que Ahora Madrid no existe y Ganemos la rectifica, pero los jurados vecinales para los problemas de convivencia€ eso lleva a la delación y a las checas de barrio.

¿Y la experiencia de las piscinas nudistas?, dos docenas de bañistas, todo un éxito, y el partido en Moratalaz se solidariza con los ocho detenidos que salieron a «la caza del pijo» y apuñalaron a una persona en el rostro, mientras que a otros les golpearon en la cara por llevar ropa de marca. Ya saben, hay que ir de chusma para pasar desapercibidos entre el paisanaje. Fernández de Andrada escribía ya en el siglo XVI en su Epístola moral a Fabio:

Fabio, las esperanzas cortesanas

prisiones son do el ambiente muere

y donde al más astuto nacen canas.

El que no las limare o las rompiere,

ni el nombre de varón ha merecido,

ni subir al honor que pretendiere.

El ánimo plebeyo y abatido

elija, en sus intentos temeroso,

primero estar suspenso que caído.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine