Volviendo la mirada

Pedir perdón

¿En qué hubiera quedado lo del parque canino con una disculpa a tiempo? Que nadie sabe si habrá Gobierno o terceras elecciones sí que no tiene perdón

31.07.2016 | 13:39
El alcalde durante el último pleno en el que pidió perdón por el asunto del parque de perros.

Una particularidad muy española y que está especialmente desarrollada entre los políticos es la poca capacidad para pedir disculpas. El origen de esta cualidad dudosa se desconoce, pero seguramente tiene algo que ver con ese resentimiento que se ha instalado en nuestra clase política y donde al adversario se le considera más como a un enemigo que un compañero. El problema de una disculpa es que implica automáticamente la asunción de error previo y éste, en política, dependiendo de su grado, va asociado a la dimisión –al menos así debería de ser–, de quien lo haya perpetrado. Cuántas veces una disculpa en su momento justo hubiera bastado para poner fin a lo que con el tiempo ha devenido en un episodio de profundo resquemor. A veces el odio existe y uno no sabe muy bien por qué. Es lo que pasa ahora en muchos pueblos de la provincia y en sus ferias, donde se da vía libre a efusivas peleas entre los lugareños y los de la aldea de al lado, que se consideran como invasores que vienen a robar el pan y las mujeres en Villarriba contra Villabajo.

Uno de los episodios de odio más soterrados en este país se remonta a la Guerra Civil y a su herida resultante, una vez que el episodio más negro de la historia se haya querido saldar dividiendo al país en vencedores y derrotados. A algunos esto se les olvida con relativa facilidad. Ante un hecho tan dramático es lógico que algunos lo hayan querido borrar de sus memorias. Lo que ha pasado esta semana con el parque de perros diseñado para el desahogo del can, instalado con el peor de los gustos sobre la fosa común colindante al antiguo cementerio de San Rafael, donde miles de personas perdieron su vida a sangre fría, sirve muy bien para describir como funciona el alcalde de esta ciudad: primero lo niego todo. Después disparo a lo que se menea. Si la liebre sigue con vida, si eso, ya pido disculpas. Fue justo lo que hizo Francisco de la Torre en el último pleno del Ayuntamiento, una vez que constató que esto de los perros paseándose por el parque y cagándose literalmente en los muertos de alguien había llegado demasiado lejos. Concretamente hasta las páginas del The Guardian, una vez que ya se hubiera difundido por todos los noticiarios nacionales. Con semejante panorama, uno se imagina al jefe de prensa del alcalde con ganas de atarse las zapatillas para salir a correr sin ton ni son. Consuela constatar que la fuerza de los titulares sigue pesando a pesar de la debilidad endémica de los medios porque apenas unas 24 horas bastaron para solucionar un error de semejante calibre.

Perdón I Horas después llegaron las disculpas. De la Torre, en un tono comedido, pidió públicamente perdón por lo que consideró como un «incidente lamentable». En la misma línea se expresó el concejal de Urbanismo, Francisco Pomares cuya dimisión no dudaron en pedir los partidos de la izquierda, al asegurar que pedía perdón «a toda la gente que se haya sentido afectada y se hayan removido sus sentimientos». Una disculpas que, a su vez, habría que hacer extensivas a Andrés Fernández y a José Sánchez por querer poner en duda inicialmente el trabajo minucioso que llevan desarrollando durante años al frente de la Asociación para la Memoria Histórica.

En este discurrir de los nuevos tiempos en el Ayuntamiento de Málaga, el alcalde volvió a quedarse solo y se topó con el rechazo frontal del resto de portavoces. Con cierta maldad, habían insinuado que el silencio inicial de Juan Cassá se debía a que aquello de ser de Ciudadanos, no le merecía condena. La misma tarde, sin embargo, aseguró que el «Ayuntamiento debe retirar el pipicán del Parque San Rafael y pedir disculpas por la falta de sensibilidad». Todo lo que se hubiera evitado con una disculpa a tiempo. Sólo se quedó también De la Torre en su intento de amotinar al resto de partidos en su cruzada contra el metro. El alcalde pretende que la Junta le «dispense» de pagar los 14,3 millones que el Ayuntamiento adeuda a la administración andaluza por las obras del metro. La respectiva moción urgente presentada en al pleno fue rechazada por el resto de formaciones. En los pasillos del Ayuntamiento se habla de que el tema del metro se ha convertido en la «obsesión» del alcalde.

En esta maldición contra este medio de transporte, a cada parada que pasa, su capacidad de liderazgo como máximo mandatario de la ciudad se va erosionando con cada nueva calabaza que va recogiendo por el camino. En su reciente visita a Sevilla fue a verse de nuevo con el consejero de Fomento, Felipe López, que le recibió y le indicó que sobre el tema del metrobús ya está todo hablado, y que él conoce cual es "la ruta trazada".

Perdón II Al final resultó ser verdad que entre lo que se decía en público y lo que se decía en privado no había mucha diferencia. Cuando Mariano Rajoy salió de su cita con el rey Felipe IV, afirmó que iba a remangarse las mangas y ponerse a negociar con todos los partidos para ver si podía garantizarse una investidura. Una cita para la que siete meses de gobierno en funciones después todavía no hay fecha. Uno se pregunta realmente qué es lo que han hecho los actores implicados desde el pasado 26 de junio y llega a la conclusión de que realmente no han hecho nada. Y eso, poniéndolo todo en contexto, empieza a rozar la mezquindad. Lo peor es que no se atisba ninguna salida viendo el cainismo que se gastan entre ellos.

Esto nos lleva a otro episodio de odio que tampoco tiene un origen muy claro. El de Pedro Sánchez con el propio Rajoy. Empezó todo con un debate, luego, de no saber ya que decirse empezaron a no saludarse y, finalmente, empezaron a odiarse. En sus manos está formar un Gobierno.

Perdón III Primera prueba de fuego para Unidos Podemos en el Congreso. Era una cuestión de tiempo, pero la sopa de letras, esa amalgama de colores con la que se presentó a las elecciones se está cobrando su precio. Podemos Andalucía, que viene a ser Teresa Rodríguez, ha solicitado esta semana la creación de un subgrupo andaluz con bancada propia y portavocía en el Congreso. Dada la dificultad, como admite el Consejo Ciudadano Andaluz, de constituir un grupo propio se ha optado por este mecanismo para poner en sintonía «las conquistas realizadas». Papelón el de Alberto Montero, tener que lidiar con estas corrientes a las que el diputado por Málaga se encuentra diametralmente opuesto. Lo avisó Iñigo Errejón: para Podemos comienza una etapa nueva. La de ir cada uno por su lado. Mientras tanto, Pablo Echenique pidiendo perdón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine