Turismo

El alquiler vacacional deja ya en Málaga más de 1.900 millones al año

La ocupación media registrada ha superado holgadamente el ochenta por ciento este verano - Seis de cada diez viviendas que solicitan darse de alta en el negocio pertenecen a la provincia

12.09.2016 | 13:09

Del cuarto trasero de la legislación al reconocimiento. Del recelo del resto de la industria turística a la complementariedad y el principio de camaradería. De la especulación a unas cuentas que cada vez resultan más enriquecedoras y, sobre todo, visibles. Este verano, el de los récord turísticos, dejará también en la Costa del Sol una novedad muy a tener en cuenta para el futuro: la incorporación al sector, ya a pleno rendimiento, de las viviendas vacacionales. Un tipo de alojamiento que hasta hace pocos meses funcionaba al margen de la normativa, sometido en ocasiones a la picaresca y el intrusismo, y que, después de la entrada en vigor del decreto de la Junta, se ha convertido en una nueva fórmula para atraer viajeros al destino. Y, además, en sus primeros meses de normalidad, con alto porcentaje de éxito. Tanto a nivel de estancias como de creación de riqueza.

Como ya adelantó este periódico, la temporada está resultando especialmente positiva para el sector. La salida de la alegalidad no ha supuesto en este caso un freno, sino un refuerzo para los profesionales, que han visto en la aprobación de la ley una oportunidad de oro para aclarar su situación y salir oficialmente del ostracismo. Con miles de viviendas en fase de tramitar su licencia, y otras tantas funcionando, esta vez sí, en la clandestinidad, y bajo su cuenta y riesgo, los alquileres, entendiendo por estos estrictamente a los que han solicitado darse de alta, van camino de completar el verano con algo más que buena nota. A un nivel que, en su escala, es similar en cuanto a la demanda al que se está dando en los hoteles, con una tasa de ocupación que el portal Vacaciones-España.es sitúa para julio y agosto en el 80 por ciento.

Los registros que está experimentado el alquiler vacacional en este, su primer verano en sintonía con la ley, no parece que vayan a cambiar fácilmente de tendencia. La continuidad, como mínimo, está garantizada para septiembre, cuando, de acuerdo con Wimdu, no va a haber grandes descensos de precios, lo que indica que las expectativas de reservas son todavía poderosas, de plena temporada alta. Los pisos turísticos, ya sin tener que recurrir a la intuición y a aproximaciones indirectas, muestran solidez. Y apuntan a convertirse en un nuevo argumento económico para la Costa del Sol. Sobre todo, por el tipo de público que atraen, que tanto hoteleros como arrendadores insisten en diferenciar al del resto de la oferta.

Lo que no se puede decir, en cualquier caso, es que el perfil de turista que apuesta por la vivienda vacacional acuda a verlas venir y sin voluntad de gasto. Las cifras, también en este punto, son reveladoras. Según se desprende del observatorio del sector, publicado por HomeAway, en colaboración con la Universidad de Salamanca, el alquiler, en pleno crecimiento, supone ya una inyección financiera nada despreciable para la provincia, con una facturación que rebasa los 1.900 millones por temporada.

El volumen de negocio deducido para la Costa del Sol tiene además la virtud de fundamentarse en un modelo de turista que, como apuntaba el grupo Solaga, supera en capacidad de gasto al de otras áreas de gran y justificado predicamento como la de la los cruceros. De hecho, de esos 1.900 millones, el 78 por ciento corresponde al dinero invertido en restauración y en compras, dejando para el pago de los arrendamientos el 22 por ciento restante.

Si hay una provincia beneficiada por la eclosión y el acoplamiento legal de la vivienda vacacional esa es, sin duda, Málaga, que presumiblemente acumula más referencias que el resto. En el registro de la Junta, que es, hasta la fecha, el mejor termómetro del sector, las cifras no dan lugar siquiera a la comparación. Del conjunto de propietarios o intermediarios que han iniciado los trámites para legalizar su vivienda, cerca del 60 por ciento corresponden a la Costa del Sol, lo que pone de relieve la fuerza con la que ha entrado el destino en esta modalidad de alojamiento.

Los pisos vacacionales dados de alto contribuyen a engrosar las excelentes cifras de las que está haciendo gala este verano los hospedajes alternativos, es decir, los que no son hoteles. Romina Costa Randazzo, portavoz de Solaga, extrae de la estadística un dato significativo, el de la suma de apartamentos y pisos de vacaciones, que en el mes de julio alcanzó los 252.534 viajeros y los 1,3 millones de pernoctaciones.

El decreto aprobado por la Junta para poner orden en el sector obliga a los propietarios a darse de alta en un registro y cumplir con una serie de garantías que incluyen desde la instalación de aparatos de aire acondicionado a la obligación de contar con menaje, ropa de cama, botiquín sanitario y hojas de reclamaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local


Cuando hay más ollas que días

Cuando hay más ollas que días

Son tantos los días en los que celebramos eventos a lo largo del año que faltan en el calendario....

Aparicio: recuerdo de un alcalde

Aparicio: recuerdo de un alcalde

Políticos como fue Aparicio son un lujo extra para una ciudad. Inteligencia y carácter; la...

La UMA planea doblar las partidas propias para investigación en 2017

La UMA planea doblar las partidas propias para investigación en 2017

El primer plan de transferencia de la institución situará la dotación en más de 2 millones de...


´El centro ha mantenido su atención incluso en la crisis´

´El centro ha mantenido su atención incluso en la crisis´

El Hermano Mayor, Luis Valero, lleva al frente del Centro de Acogida San Juan de Dios desde 1991....

Centro de acogida San Juan de Dios: La lucha por la felicidad

Centro de acogida San Juan de Dios: La lucha por la felicidad

Son veinticinco años ayudando a los más necesitados a reconstruir su proyecto vital por un camino...

Cudeca, el faro que ilumina a los enfermos de cáncer

Cudeca, el faro que ilumina a los enfermos de cáncer

La ansiedad y la incomprensión oscurecen los días que viven los enfermos de cáncer en fase terminal


Enlaces recomendados: Premios Cine